BEETHOVEN
ORPHEUS Y EURÍDICE

Beethoven-Orfeo-y-Euridice


ORFEO Y EURÍDICE
DE
LUIS VAN BEETHOVEN
EN SU CONCIERTO N° 4 PARA PIANO Y ORQUESTA EN (G) SOL MAYOR, OPUS 58 (1805-1806), Y OTROS ESTUDIOS.


"The forms that music will take In
the future are as yet unimagined; but
these forms will always be the form
of Eurydice plucked by Orpheus vainly
out of Hell. And they will not be
abstract forms but the apparition of a
real love which, bitten by the serpent
of life, descended into the kingdom of
Pluto."
("ORPHEUS OR The Music of the Future").

Traducción al español:

"Las formas que la música tomará en
el futuro son aún inimaginables; pero
estas formas serán siempre la forma
de Eurídice rescatada del Infierno
por Orfeo en vano.
Y no serán formas abstractas sino
la aparición de un amor verdadero que,
mordido por la serpiente de la vida,
descendió al reino de Plutón."
("ORFEO O La Música del Futuro").

Ulises y Penelope

"Nada es mejor o más deseable en la Tierra que un Hombre y una Mujer unidos en tierno amor, pacíficamente ordenando su hogar." (Luis Van Beethoven).

- I -
"EL RETORNO DE ULISES"

"… El arte de Beethoven procede de su espiritual Ser… No hay duda de que Beethoven ha tocado cuerdas en la mente humana [y en el corazón] que ninguno antes de él tocó -que emplea los medios a su alcance con un poder y que por él- la contienda de pasiones y la lucha por la libertad individual son más poderosamente expresadas y sin vacilar, que por cualquiera de sus predecesores…" ("Life of Mozart," Vol, I., Otto Jahn [1813-1869], arqueólogo Alemán e investigador de la música. Uno de los antiguos biógrafos de Beethoven.)

La Odisea de Ulises (del Poeta Griego Homero, - siglo VIII anterior a nuestra era Cristiana- "Gran Iniciado", y cuya "ceguera" fue solo un "velo" que significa que era un "Gran Clarividente"), fue uno de los libros preferidos de Luis van Beethoven, quien estuvo pensando en componer una Ópera titulada "El Retorno de Ulises"… Obra que no alcanzó a realizar…

El 21 de Abril de 1812, Luis van Beethoven le escribió una carta a un poeta amigo suyo, Karl Theodor Körner, y a quien le había encargado que le escribiera los textos de una Ópera con el título "El Retorno de Ulises".

De acuerdo al Dr. Ludwig Nohl (1831-1885), músico, escritor, erudito Alemán, y biógrafo de Beethoven:

"… esta carta fue hallada en el bolsillo de la camisa de Körner después de su muerte en batalla el 26 de Agosto de 1813. El joven poeta escribió a su padre el 10 de Febrero de 1813: 'Yo me he aproximado a escribir Ulysses Wiederkeher [El Retorno de Ulises] para Beethoven…"

"[According to Nohl. This letter was found by Dr. Friedrich Förster of Berlin, after Körner's death, on August 26, 1813, in his breast pocket. The most brilliant period for Körner was at Vienna, 1811-1812, when everybody, especially one of the directors of the Vienna Court Theatre, Prince Lobkowitz, expected that Körner would write the much-desired libretto for the composer Beethoven. So Lobkowitz announced a libretto competition in the year 1812, which, however, did not bring about the hoped-for result. Beethoven remained afterwards as before, without a satisfactory libretto. There is, perhaps, a tone of resignation in Beethoven's letter to Körner. The latter had specially begun an opera, The Return of Ulysses, as he knew Beethoven's special preference for Homer's Odyssey. The plan of the Ulysses text, which has been preserved in the Körner Museum at Dresden, was published for the first time in Adolph Stern's great edition of the works of Theodor Körner. For further details concerning Körner's intercourse with Beethoven, see my article in the Hamburger Signale, 1891.] (BEETHOVEN'S LETTERS A CRITICAL EDITION WITH EXPLANATORY NOTES BY DR. A. C. KALISCHER. VOL. I.").

Traducción al Español:

"[Según Nohl. Esta carta fue encontrada por el Dr. Friedrich Förster de Berlín después de la muerte de Körner el 26 de Agosto de 1813 en el bolsillo de su chaqueta. El período más brillante de Körner fue en Viena, 1811-1812, cuando todos y especialmente uno de los directores del Vienna Court Theatre, el Príncipe Lobkowitz, esperaban que Körner escribiera el muy deseado libretto para el compositor Beethoven. Así Lobkowitz anunció un concurso para la realización del libretto en el año de 1812 que, sin embargo, no dio el resultado esperado. Beethoven quedó igual que antes, sin un libretto satisfactorio. Hay, talvez, un tono de resignación en la carta que Beethoven escribió a Körner. Este último había empezado especialmente una ópera, El Regreso de Ulises, pues sabía de la especial preferencia de Beethoven por la Odisea de Homero. El proyecto para el texto de Ulises, que ha sido conservado en el Körner Museum de Dresde, fue publicado por primera vez en la gran edición de Adolph Stern de las obras de Theodor Körner. Para ulteriores detalles que conciernen a la relación entre Körner y Beethoven, ver mi artículo en el Hamburger Signale, 1891.] (BEETHOVEN'S LETTERS A CRITICAL EDITION WITH EXPLANATORY NOTES BY DR. A. C. KALISCHER. VOL. I.").

En su Libro de la "Odisea", tenía Beethoven subrayadas las siguientes palabras:

"Nada es mejor o más deseable en la Tierra que un Hombre y una Mujer unidos en tierno amor, pacíficamente ordenando su hogar."

Arrepentida en su vejez por haber sido uno de los instrumentos que se le opusieron a Luis van Beethoven de poderse casar con su Eternamente Amada Josephine von Brunswick, y poder estar ambos "unidos en tierno amor [Zärtliche Liebe...], pacíficamente ordenando su hogar", su hermana Therese von Brunswick, aunque ya muy tarde… escribió en su Diario:

"¡Beethoven! -¿Por qué mi hermana Josephine no se casó con él cuando enviudó de Deym? Habría sido más feliz que con S[tackelberg]…" (Diario de Therese Brunswick, 4 de Febrero 1846). "… los dos juntos … habrían sido felices…" (Diario de Therese Brunswick, 1846). "Beethoven -¡él, que estaba íntimamente compenetrado con ella!-, [con Josephine] el amigo de la casa y del corazón de Josephine… Habían nacido el uno para el otro y vivirían los dos si se hubieran unido." (Diario de Therese Brunswick, Marzo1847).

En su "Diario" en 1860, Therese von Brunswick escribió que las cartas a la "Amada Inmortal" escritas por Luis van Beethoven los días 6 y 7 de Julio de 1812:

"... deben de haber sido dirigidas a Josefina a quien él [Beethoven] amó apasionadamente..."

En la primavera de 1805, en una de las 15 Cartas que Luis van Beethoven le escribe a su Bien Amada Josephine von Brunswick, después de confesarle que por causa de "un suceso" (acaecido en años anteriores), estuvo dudando intensamente y durante largo tiempo de poder encontrar la felicidad en este mundo, aquí en la tierra, mas que por haberse ganado el amor de su corazón, su creatividad se incrementará, le promete solemnemente a su bien amada Josephine que pronto estarán en pie la dignidad de ambos: de Beethoven y Josephine:

"... Un suceso me hizo dudar durante mucho tiempo de la felicidad de la vida aquí en este mundo – ahora no es ni la mitad de grave, he ganado su corazón, oh! lo sé con certeza, le he dado gran valor, mi actividad aumentará de nuevo, y – aquí le prometo a usted solemnemente, en poco tiempo estará aquí en pie mi dignidad y la suya – oh! déle usted algún valor, para fundar – para aumentar – mi felicidad a través de su amor, oh! amada J.[osephine],..."

Luis van Beethoven cumplió la promesa hecha en su carta escrita en la primavera de 1805 a Josephine von Brunswick: con la composición de su única Ópera Leonore (1804-5/1806, y más tarde en 1814...); la Sonata para Piano en F menor, Opus 57, llamada la "Appassionata" (1804-1805); el Concierto N. 4 para Piano y Orquesta en Sol mayor, Opus 58 (1805-1806, ["... estrenado por Beethoven como solista en un concierto privado dado en marzo de 1807 en el palacio de su [patrocinador], el príncipe Lobkowitz. Sin embargo, el estreno público no fue hasta el 22 de diciembre de 1808 en el Theater an der Wien de Viena de nuevo con Beethoven al piano..."]); la Cuarta Sinfonía, Opus 60 (1806); el Concierto para Violín y Orquesta en Re Mayor Opus 61 (1806), publicado en 1808, [... "el único concierto del compositor para este instrumento...", "... existe además una adaptación para piano y orquesta compuesta por el mismo Beethoven, denominada Op. 61a..."]; y los Tres Cuartetos para Cuerdas Nos. 7, 8 y 9, Opus 59 (1806, publicados en 1808), llamados "Rasumowsky"; creatividad abundante que continuó en los años siguientes, en el periodo entre 1804-1809, que fueron los años de las 15 Cartas de Amor que Luis van Beethoven le escribió a su Bien Amada Josephine von Brunswick, y que comenzó a reducirse, cayendo Beethoven en una gran depresión, "durante Enero y Febrero, 1810, alrededor del tiempo del matrimonio de Josephine" con su segundo marido, que resultó ser "el peor de los maridos"…

"De acuerdo a una tradición sostenida por Liszt y otros el andante con moto [del Cuarto Concierto para Piano y Orquesta en Sol Mayor, Opus 58] es asociado con Orpheus amansando a las furias; ..."

"Un comentario en el Allgemeine Musikalische Zeitung de mayo de 1809 dice que '[este] es el más admirable, singular, artístico y complejo concierto que Beethoven haya escrito'… ".

"Franz Liszt caracterizó el segundo movimiento como un diálogo entre el piano (Orfeo) y las Furias representadas por las cuerdas al unísono. Su quieto final en Mi menor se enlaza sin pausa con los acordes de Do mayor que comienzan el finale."

F. Reichard, discípulo del gran maestro Gluck el compositor de la ópera "Orfeo y Eurídice", hablando del "Adagio" del Concierto para piano en Sol mayor, Opus 58, dado por Beethoven en el año de 1808, dijo que es

"una obra maestra de una canción desarrollada hermosamente, que él [Beethoven] bellamente canta en su instrumento, con un sentimiento de profunda melancolía que parecía penetrarme a mí también."

Este fue el último Concierto para Piano que Luis van Beethoven interpretó...

La semejanza entre el segundo movimiento del Cuarto Concierto para piano en Sol mayor, Opus 58,

"y la escena de la ópera Orfeo y Eurídice de Gluck en la que Orfeo calma las furias con su canción, para que le permitan entrar en el Hades (y traer de regreso a su amada Eurídice al mundo) ha sido muy comentada, notablemente por Liszt…"

El "Andante con moto" del "Cuarto Concierto para Piano y Orquesta en Sol Mayor, Opus 58" de Luis van Beethoven, tiene varios puntos que evocan la Escena del descenso de Orfeo al Hades, enfrentándose contra las furias del Infierno y domándolas con su Canto y con el sonido mágico de su Lira.

En 1785, la ópera Orfeo y Eurídice de Gluck fue presentada en el "Court Theater" en Bonn, Alemania, la ciudad natal de Beethoven, cuando tenía 14 años de edad. Obviamente que esta presentación de Orfeo, dejó inquietudes profundas en el genio musical de Beethoven.

Romain Rolland en su libro "Beethoven, The Creator", se refiere a analogías entre el Segundo Acto de Orfeo y Eurídice de Gluck, y el comienzo de la Patética de Luis van Beethoven, en los siguientes términos:

"… los dramáticos elementos teatrales en la Pathética son innegables; y la evidencia para ellos es respaldada por ciertas analogías de estilo y de expresión no solamente con los pocos trabajos de él, tales como el Prometheus de 1801, (154) que fueron escritos para el escenario, sino con su gran modelo trágico de Gluck, el aria y dueto en el segundo acto de quien Orfeo nos hace recordar inequívocamente de los furibundos comienzos del primer allegro de La Pathética." (Romain Rolland, Beethoven The Creator).

"La Sonate Pathétique, opus 13, de 1798-99 ha gozado de gran popularidad en parte a causa de su título romántico pero ello no disminuye su verdadera importancia. Hasta aquí es de todas las sonatas para piano de Beethoven la que exhibe energía más dinámica, la primera sonata que utiliza una introducción lenta y dramática, y la primera cuyos movimientos aparecen clara e inequívocamente vinculados mediante el empleo del material temático afín y las reminiscencias conscientes. A su modo ardiente y juvenil abre paso a las «Sonatas fantasía» de los años siguientes."

"(Insuficiente atención ha sido dada a la influencia de Gluck en el joven Beethoven. Por mi parte no tengo dudas en lo que respecta a la construcción sinfónica en la que el compositor de Orfeo no tiene mucha habilidad, pero en cuanto a la expresión dramática, energía de acento, concisión de expresión musical, amplitud y claridad de diseño, también como la monumental homofonía, la poderosa acumulación de pasión y una especie de colosal escultura… Gluck fue uno de los cinco músicos cuyos retratos él tuvo, o quiso tener en su cuarto…") "… Beethoven fue un admirable intérprete en el piano de las partituras de Gluck…" (Romain Rolland, Beethoven The Creator).

En los Carnets Íntimos (Manuscrito Fischhoff), Beethoven escribió en 1815:

"¡Ocupad un lugar en mi alcoba, retratos de Haendel, de Bach, de Gluck, de Mozart, de Hayden! Podéis ayudarme a aceptar mis sufrimientos." (Ludwig van Beethoven "Carnets Intimes", 1815 (42), páginas 31 y 32).

En el verano de 1808, Josephine comenzó a caer en las redes del barón Stackelberg, y fue casada con él en febrero 1810… Durante todo el tiempo de su matrimonio con él, su vida fue solamente una cadena de peores y mayores sufrimientos...

Luis van Beethoven quedó en su corazón destrozado…

Hacia finales de 1810, compuso el Cuarteto para Cuerda No 11 en Fa menor, Opus 95, (publicado en 1816), llamado también "Cuarteto Serioso", "que expresa rebelión, melancolía, y sueños de reminiscencia…", e "introspección", con "poderosas tensiones dramáticas".

En el final llamado "Allegretto agitato" hay un paralelo con la Obertura Egmont (1810) Op. 84, con

"tensiones dramáticas que no son resueltas, pero que son olvidadas y aparentemente trascendidas en una brillante y regocijante conclusión."

Eurídice-Josephine, la Eternamente Amada de Orpheus-Beethoven, fue picada mortalmente por el veneno viperino del Barón Stackelberg…

Orpheus-Beethoven en su Cuarto Concierto para piano en Sol mayor, Opus 58, describió, en Visión-Musical Profética, la Odisea de su descenso al Hades para buscar y rescatar el Alma de su Bien Amada Eurídice-Josephine, cuyos fatales presagios de un segundo matrimonio ya presentía Beethoven...

- II -
LUIS VAN BEETHOVEN
ORPHEUS
EL HIJO DE APOLO

En una Carta que Luis van Beethoven le escribió a Franz Brunswick, hermano de Josephine von Brunswick, desde Viena, el 18 de Junio de 1811, sobre un viaje que Beethoven, (por órdenes de su médico), tenía que hacer para tomar baños curativos en las aguas termales en Teplitz * (y a quien en siguientes cartas escritas desde Viena en el verano de 1813, y el 13 de Febrero de 1814, lo llama "DEAR FRIEND AND BROTHER!": "QUERIDO AMIGO Y HERMANO!"… - "The Letters of Beethoven", Emily Anderson, Volume I, Cartas "427" y "462"), sintiéndose en la necesidad de tener que viajar con la compañía de su secretario, le dice:

"So far as I am concerned, if I were not such a clumsy son of Apollo, I should prefer to travel without one - …"

("Por lo que a mí respecta, si yo no fuera un hijo tan torpe de Apolo, preferiría viajar sin ninguno - …"). ("The Letters of Beethoven", Emily Anderson, Volume I, Carta "313" "To Count Franz Brunsvik, Buda", Vienna, June 18, [1811]).

(* Los datos actuales de la distancia entre Budapest (Hungría) y Teplitz (República Checa), son de "612.8 km".)

En un significado "un Hijo de Apolo" es un Maestro de la Música, como Beethoven, Haendel, Bach, etc.

Mas en otro significado, Beethoven se refiere a Orpheus el hijo del Dios Apolo.

Luis van Beethoven fue a la vez, intensamente Humano y sublimemente Divino... Una integración en la que lo Divino se Humaniza y lo Humano se Diviniza...

La Humana persona de Luis van Beethoven fue el Bodhisattwa de un Gran Maestro de la Logia Blanca: el Guardián del Templo de la Música en el Mundo Causal o Cielo de Venus.

Su Bodhisattwa estaba luchando por levantarse y aunque no llegó a la Liberación total, logró grandes triunfos espirituales, encarnando a su Maestro Íntimo, habiendo pasado triunfante por su "Noche Espiritual" con el Auxilio de Su Madre Divina Kundalini Isis-Minerva-Neith.

"Todo lo que Dios creó era puro y sin tacha. Si después, cegado por la pasión, me he hundido en el mal, tras haber largamente expiado y haberme purificado, he vuelto a la fuente original, pura, noble, a la Divinidad y a mi arte. No, no fui empujado a ello por egoísmo: ¡que así sea siempre! Los árboles se doblan por la abundancia del fruto; henchidas de una lluvia bendita, las nubes se inclinan hacia la tierra y los bienhechores del género humano portan sin orgullo el peso de sus riquezas. Si la lágrima tiembla al borde de las bellas pestañas, oponte enérgicamente a su primer impulso, no la dejes caer. Durante tu peregrinaje sobre esta tierra, donde los ásperos senderos, unas veces ascendentes, otras descendentes, hacen difícil reconocer el buen camino, la huella de tus pasos será a veces desigual, pero la virtud te guiará por la vía justa." (Luis van Beethoven, "Carnets Íntimos", 1815.)

"Tout ce que créa Dieu était pur et sans tache. Si, plus tard, aveuglé par la passion, j'ai sombré dans le mal, après avoir longuement expié et m'être purifié je suis revenu à la source originelle, pure, noble, à la Divinité et à mon art." (Luis van Beethoven, "Carnets Íntimos", 1815.)

El Nombre del Real Ser Espiritual de Luis van Beethoven es "Bacchus", el Dios de la Música, el Genio del "Arte Divino".

Luis van Beethoven a sí mismo se declaró ser "Bacchus encarnado", y un Hijo de Apolo (en ambos sentidos, como Músico o Hijo de la Música, y como Vástago espiritual de Apolo: Orfeo).

"Yo soy Bacchus encarnado, para dar a la humanidad el vino [de la Música] para ahogar [las penas de] su dolor... [Cada persona] que vislumbre el secreto de mi música es liberada de la miseria que ronda el mundo." (LUDWIG VAN BEETHOVEN, Sinfonía No. 7 en A Major, Op. 92").

"... Él apareció, no como un dios poderoso, sino como un Hombre Divino, como un Profeta, un Poeta y Músico..."

"El Dios Apolo enseñó a Orpheus la magia de la poesía y de la música y le dio su Lira mágica de cinco cuerdas. Pronto él llegó a ser el más grande músico y poeta que el mundo haya conocido." ("La Historia de la Ópera, "La Máscara de Orpheus", Acto I.)

Beethoven-Orfeo

-Ludwig van Beethoven (1804) a la edad de 34 años. Pintura al óleo por W. J. Mähler. En su mano izquierda tiene su Órfica Lira-Guitarra, de Cinco Cuerdas. Al fondo un Templo de Apolo-

Uno de los retratos realizados en 1804 por el pintor Mähler, pintando a Luis van Beethoven en referencia simbólica al Cuarto Concierto para piano y orquesta, en Sol Mayor, Opus 58, presenta a Beethoven teniendo en su mano izquierda una Lira-Guitarra DE CINCO CUERDAS, mientras extiende su mano derecha abierta con sus cinco dedos.

 

Beethoven-Orpheus

-Orpheus-Beethoven con su Lira de Cinco Cuerdas. Al fondo, un Templo del Dios Apolo el Padre de Orpheus-

 

Cristo-Orpheus-Beethoven

-1. "Cristo como Orpheus [con su Lira de Cinco cuerdas] en las Catacumbas". 2. Orpheus con su Lira de Cinco Cuerdas. Mosaico Bizantino. 3. Retrato de Beethoven con su Lira-Guitarra de Orpheus, de cinco cuerdas, pintado por Mähler -

Por aquellos años las "Metamorfosis de Ovidio", en cuyo "Libro Décimo" se narra el Descenso de "Orfeo" al Hades para rescatar a su Bien Amada Esposa "Eurídice", en su texto original en Latín, y traducido al Alemán, podía ser comprado en las librerías de Viena, o leído en las bibliotecas privadas de los mecenas o patrocinadores de Beethoven y a cuya lectura y estudio podía acceder fácilmente.

"El proceso de transformación que es uno de los temas centrales de las Metamorfosis de Ovidio se transforma en proceso gobernante del Cuarto Concierto para Piano en una gran variedad de ingeniosas vías musicales."

"En verdad, a lo largo de todo el concierto, un rol de moralidad de Ovidio, se desarrolla en lo que en última instancia es concedido a la Lira, el símbolo de la música en sí misma…".

Música con cuya Lira Orfeo eleva el Alma de su Bien Amada Eurídice, sacándola y salvándola de las tinieblas del Abismo…

"El musicologista Keisuke Maruyama interpretó el retrato de Beethoven, de Willibrord Mähler en una similar manera… y construyó sus elementos "de acuerdo a la propia visión de Beethoven como el heredero de la antigua gloria: la lira en la mano izquierda, el templo de Apolo en el fondo. Estos son claramente atributos que pertenecen al héroe mitológico del arte que ha experimentado el 'programa educacional' del Prometheus terrenal y en solitaria eminencia escribe una nueva música Apolínea, llamada la Eroica [Heroica]." "(Schleuning)".

 

CRISTO COMO
"ORPHEUS
PSICOPOMPO"

Cristo-Orpheus

"CRISTO COMO ORPHEUS EN LAS CATACUMBAS… "… El culto de Orpheus en la antigüedad clásica enseñó la inmortalidad del alma… Orpheus… fue el mágico cantor, quien, como inaugurador de los misterios Órficos descendió al Infierno y (como Ulises) ha regresado vivo… Su nombre fue Orpheus,… Él apareció, no como un dios poderoso, sino como un Hombre Divino, como un Profeta, un Poeta y Músico… Hermes (en Latín, Mercurio) es mencionado en conexión con la leyenda de Orpheus… El psicopompus, conductor de las almas [como el Dios Anubis] cumplió una parte importante en el tiempo de transición representando la idea de la resurrección."

Hermes

"Su nombre fue identificado con una espiritual interpretación de las antiguas visiones. Él representó el nuevo pensamiento al cierre de la antigüedad clásica. Él fue llamado el Tres Veces Grande, Trismegisto, y el Pastor de la humanidad, Poimander… Hay escasamente poca antipatía a esta pagana concepción de la inmortalidad, y fue por lo tanto natural que los Cristianos vieran a su [nuestro] propio Salvador, Jesús Cristo, en las figuras de Orpheus, Ulises, y también en Hermes…. Orpheus… fue el prototipo del Salvador que brinda la dádiva de la vida eterna a la pobre humanidad doliente. Ulises fue otra simbólica personalidad del mismo tipo quien fue recordado por los Cristianos… La representación cristiana de Cristo como Ulises es hallada en el sarcófago de Tyranius, cuyo monograma aparece en un campo vacío en frente… " ("The Portrayal of Christ", "The Open Court", "A Monthly Magazine". "December 1913").

Cristo-Orfeo

Jesús-Cristo como Orfeo con su Lira de Cinco Cuerdas en las Catacumbas Romanas de San Pedro y San Marcelino.

"Las más antiguas pinturas de Jesús lo representan a él como Orpheus [Orfeo] con la lira, y la identificación de Orpheus y Cristo no es puramente accidental, porque ambos tipos se remontan a la más antigua concepción de un salvador que desciende al Infierno [Hades] y prueba su poder sobre el reino de la muerte." [...] "En las Catacumbas nosotros hallamos representaciones de Orpheus con la lira junto con la resurrección de Lázaro por Cristo y otras historias simbolizando la doctrina de la inmortalidad. El antiguo Orpheus se ha transformado en Cristo, y así para los Cristianos Greco-Romanos la pintura de Orpheus significaba Cristo, porque ambos significan la conquista sobre la muerte y la esperanza de inmortalidad." ("The Open Court", "Orpheus. A Study in Comparative Religion.").

- III -
LA LIRA DE ORFEO

"Aquellos que han alcanzado la victoria sobre la bestia, se pasean felices sobre el mar de vidrio, hablando la palabra perdida; parlando en el orto purísimo de la Divina Lengua."

"La laringe es la Lira de Orfeo. Hay que aprender a tocar la Lira de Orfeo. Hay que encarnar el Verbo. Cuando el Verbo se hace carne en nosotros, entonces pulsamos la lira de Orfeo, y nos paseamos victoriosos sobre el mar de vidrio."

"Esos son los victoriosos que han alcanzado la victoria sobre la bestia, y sobre la imagen y el número de su nombre."

"Y cantan el cántico de Moisés, siervo de Dios, y el cántico del Cordero, diciendo: Grandes y maravillosas son tus obras. Señor Dios Todopoderoso; justos y verdaderos son tus caminos, Rey de los Santos. ¿Quién no te temerá, oh Señor, y engrandecerá tu nombre?, Porque tú sólo eres santo, por lo cual todas las naciones vendrán y adorarán delante de ti, porque tus juicios son manifestados" (Ap. 15: 3, 4)." (De las enseñanzas de nuestro Venerable y Amado Maestro Samael Aun Weor.)

***

"Cuando hayamos reconquistado la inocencia, arrojaremos nuestras coronas a los pies del Cordero, entonces sabremos lo que es ciertamente el Cristo Interno, lo que es ciertamente el Inmolado, el Redentor. Ha llegado la hora, mis queridos hermanos, de disolver todo lo que nos afea, acabar con esa polvareda de los siglos que cargamos en nuestro interior; el Cordero nos lava con su sangre redentora, esa sangre es el fuego."

"Amemos al Cordero, rindámosle culto porque Él ciertamente es el Salvador. ¿Quién se podría sacrificar por nosotros? ¿Quién mejor que el Cordero? Él, dentro de nosotros mismos, haciéndose cargo de nuestros procesos mentales, volitivos, sentimentales, emotivos, sexuales; Él, dentro de nosotros mismos, eliminando todo lo que tenemos de horripilante, al fin nos salva, por eso es nuestro Salvador. Rindamos culto al Cordero y arrojémonos a sus pies, porque Él es digno de toda honra y gloria y majestad; Él nos permitirá volver a la inocencia purísima de los antiguos tiempos; Él nos permitirá volver a experimentar en nuestros corazones las melodías que se escapan de la Lira de Orfeo; Él nos permitirá volver a sentir en nuestra Conciencia el centelleo de los planetas de nuestro Señor el Cristo."

"Él nos permitirá entonces volver nuevamente regenerados a la antigua Arcadia, donde los ríos de agua pura de vida manarán leche y miel; allá arriba en los cielos estrellados palpitan los soles del Espíritu; aquí abajo a la orilla de los ríos cantarines, resplandecen las flores del Alma. Es necesario que el Espíritu y el Alma en matrimonio perfecto convivan para nuestro bien."

"Es necesario que la piedra bruta y el diamante se fusionen integralmente para que se conviertan en soles espirituales; es necesario comer de los frutos del Árbol de la Vida; es necesario arrojarnos, mis queridos hermanos, arrojarnos a los pies de Nuestro Señor, el Cristo Íntimo y adorarle eternamente." (De las enseñanzas de nuestro Venerable y Amado Maestro Samael Aun Weor.)

Víspera del Shabbath del Día
Viernes 24 de Junio 2011,
en el Día de San Juan: "El Caballero Helías".

De todo Corazón
para toda la "Pobre Humanidad Doliente"
Luis Bernardo Palacio Acosta
Bodhisattwa del
V.M. Thoth-Moisés

Índex -
Guía Práctica del Estudiante Gnóstico
-
El Rescate en las Astronaves Extraterrestres