FRANCISCO DE ASÍS Y EL SERAFÍN CON ALAS DE ÁGUILA

FRANCISCO DE ASÍS
Y
EL SERAFÍN CON ALAS DE ÁGUILA

"Él es el Serafín
San Francisco de Asís"
y "otro Moisés,
en la cumbre del monte Nebo
..."

- I -

"El Trono de Lucifer"
Reservado para
el Hermano Francisco de Asís

En "Espejo de Perfección" está escrito el testimonio de la Visión de Fray Pacífico, el Discípulo del Hermano Francisco de Asís,

"... en la que oyó que el trono de Lucifer estaba reservado al humilde Francisco..."

***

"Dice la leyenda de los siglos, y esto lo saben los Divinos y los humanos, que cuando nuestro Hermano Francisco de Asís (1186-1226) llegó al ocaso de su vida, se multiplicaron sus éxtasis en el Monte Alverno." (V.M. Samael Aun Weor).

Francisco de Asís nació en la Víspera del Shabbath del Día Viernes 26 de Septiembre de 1186, y desencarnó entre el anochecer del Día del Shabbath 3 y la madrugada del Día Domingo 4 de Octubre de 1226, mientras cantaba el Salmo 142 (141).

El Día Viernes 26 de Septiembre de 1186 (26 del Mes de Elul, 4 Tishrei, Año Hebreo 4946-4947), Seis Astros: Mercurio, Júpiter, Saturno, el Sol, Marte y Venus, estaban alineados muy cerca uno del otro, en ese orden, en la Constelación Astronómica de Virgo, o de la Virgen, por la reciente conjunción astronómica del 14 de Septiembre del mismo año 1186. En algunas biografías sitúan la fecha del nacimiento de Francisco de Asís en el año de 1181 o de 1182. En todo caso, sea que haya nacido en el año de 1181, 1182, o de 1186, las Profecías y los Signos en el Cielo del Año de 1186 anunciaron la Misión del Alma del Hermano Francisco de Asís para aquellos tiempos y para el final de los tiempos. Un alineamiento similar aconteció el día 5 del Mes de Mayo del año 2000 (5760 del Calendario Hebreo), y no volverá a repetirse hasta el año 2675...

En 1186, Joaquín de Fiore (el Profeta Elías reencarnado y el Precursor de Francisco de Asís) terminaba de escribir "De Vita Sancti Benedicti", y se preparaba para realizar un nuevo éxodo. Por esa misma época, 1186-1187, se separó de los cistercienses y acompañado de su amigo y discípulo el monje cisterciense Raniero da Ponza, se trasladó a un lugar de quietud llamado "Pietralata", para dedicarse a la composición de sus obras, en donde vivieron durante algún tiempo como ermitaños, en celdas, para después como en un nuevo éxodo, ascender a la meseta de Sila en la primavera del año de 1189 en donde fundó a "San Juan en Fiore una nueva comunidad religiosa llamada Comunidad Florense". (Ver, por favor, nuestro estudio: "FRANCISCO DE ASÍS 1186-1226", en formato Pdf).

Para algunos discípulos de San Francisco de Asís, que acogieron las Enseñanzas de Joaquín de Fiore "... San Francisco sería el Jefe evangélico anunciado por Joaquín de Fiore, y ellos mismos los hombres de su Comunidad en la nueva Era...", en los Tiempos del Fin... Una Comunidad de Verdaderos Amigos y Hermanos, libre de ataduras Institucionales (respetando la libertad y el derecho de cada persona de decidir el pertenecer, o no pertenecer a una Institución) y sin Finanzas, es decir la Comunidad de los "pobres", la Comunidad de la cual habrán de surgir los "pocos" "pobres en espíritu mundano"... y Ricos en Espíritu Santo, Ricos "en Dios"...

"Para Joaquín de Fiore el Tercer Evangelio (El Evangelio de la Tercera Era o del Espíritu Santo o del "Consolador") no podía constituirse en ningún modo en un nuevo libro, sino en la interpretación de los mensajes... "

"... no habrá nueva literatura sino que se conocerá a fondo la ya existente"...

"Empero cuando viniere el Consolador, el cual Yo os enviaré del Padre, el Espíritu de verdad, el cual procede del Padre, él dará testimonio de Mí. Y vosotros daréis testimonio, porque estáis conmigo desde el principio." (Juan, 15: 26-27).

"Empero Yo os digo la verdad: Os es necesario que Yo vaya: porque si Yo no fuese, el Consolador no vendría á vosotros; mas si Yo fuere, os le enviaré. Y cuando él viniere redargüirá al mundo de pecado, y de justicia, y de juicio: De pecado ciertamente, por cuanto no creen en mí; Y de justicia, por cuanto voy al Padre, y no me veréis más; Y de juicio, por cuanto el príncipe de este mundo es juzgado. Aun tengo muchas cosas que deciros, mas ahora no las podéis llevar. Pero cuando viniere aquel Espíritu de verdad, (el Consolador, Menahem...) él os guiará á toda verdad; porque no hablará de sí mismo, sino que hablará todo lo que oyere, y os hará saber las cosas que han de venir. El me glorificará: porque tomará de lo mío, y os lo hará saber. Todo lo que tiene el Padre, mío es: por eso dije que tomará de lo mío, y os lo hará saber." (Juan 16: 7-15).

"01. Ha aparecido la gracia de Dios, salvador nuestro, en estos últimos tiempos, en su siervo Francisco, y a través de él se ha manifestado a todos los hombres verdaderamente humildes y amigos de la santa pobreza, los cuales, al venerar en su persona la sobreabundante misericordia de Dios, son amaestrados con su ejemplo a renunciar por completo a la impiedad y a los deseos mundanos, a llevar una vida en todo conforme a la de Cristo y a anhelar con sed insaciable la gran dicha que se espera. El Altísimo, en efecto, fijó su mirada en Francisco como en el verdadero pobrecillo y abatido (*1) con tal efusión de benignidad y condescendencia, que no sólo lo levantó, como al desvalido, del polvo de la vida contaminada del mundo, sino que, convirtiéndole en seguidor, adalid y heraldo de la perfección evangélica, lo puso como luz de los creyentes, a fin de que, dando testimonio de la luz (*2) preparase al Señor un camino de luz y de paz en los corazones de los fieles.
01. En verdad, Francisco, cual lucero del alba en medio de la niebla matinal, irradiando claros fulgores con el brillo rutilante de su vida y doctrina (*3) orientó hacia la luz a los que estaban sentados en tinieblas y en sombras de muerte; y como arco iris (*4) que reluce entre nubes de gloria, mostrando en sí la señal de la alianza del Señor, anunció a los hombres la buena noticia de la paz y de la salvación, siendo él mismo ángel de verdadera paz, (*5) destinado por Dios - a imitación y semejanza del Precursor - a predicar la penitencia con el ejemplo y la palabra, preparando en el desierto el camino de la altísima pobreza. (*6)
01. Francisco - según aparece claramente en el decurso de toda su vida - fue prevenido desde el principio con los dones de la gracia divina, enriquecido después con los méritos de una virtud nunca desmentida, colmado también del espíritu de profecía (*7) y destinado además a una misión angélica, todo él abrasado en ardores seráficos (*8) y elevado a lo alto en carroza de fuego (*9) como un hombre jerárquico. (*10) Por todo lo cual, bien puede concluirse que estuvo investido con el espíritu y poder de Elías. (Del "Prólogo", "Parte Primera" de la "Leyenda Mayor" de San Francisco de Asís, por "San Buenaventura").

"10. 9 Gloríate, ya seguro, en la gloria de la Cruz tú que fuiste glorioso portador de los signos de Cristo; diste comienzo a tu vida en la Cruz, caminaste según la regla de la Cruz y en la Cruz diste cima a tu carrera, manifestando a todos los fieles, por el testimonio de la Cruz, la gloria de que disfrutas en el cielo."
"10. 9 Sígante confiadamente los que salen de Egipto, porque, dividido el mar por el Báculo de la Cruz de Cristo, atravesarán el desierto, y, pasado el Jordán de esta mortalidad, ingresarán, por el admirable poder de la Cruz, en la Prometida Tierra de los Vivientes."(*13).
"10.9 Que el verdadero Guía y Salvador del pueblo, Cristo Jesús Crucificado, por los méritos de su siervo Francisco, se digne introducirnos en la Tierra de los Vivientes para alabanza y gloria de dios Uno y Trino, que Vive y Reina por los siglos de los siglos. Amén." (De la "Parte Tercera" de la "Leyenda Mayor" de "La Vida de San Francisco de Asís", por "San Buenaventura").

(*1).- El término "abatido", lo identifica, también, con "El Siervo Sufriente" de Isaías, Capítulo 53:

"... y nosotros le tuvimos por azotado, por herido de Dios y abatido."

(*2).-Las palabras "... dando testimonio de la luz...", claramente aluden al Espíritu del Profeta Elías o Juan el Bautista (Reencarnado en Joaquín... de Fiore), actuando a través de su Discípulo, con "todo el celo maravilloso de un Elías...", donde está escrito:

"Este vino por testimonio, para que diese testimonio de la luz, para que todos creyesen por él..." (Juan, 1: 7), es una referencia a la Misión Esjatológica de los Dos Testigos del Apocalipsis Elías y Moisés Reencarnados en los Tiempos del Fin, y de quienes Profetizó también Nuestro Venerable y Amado Maestro Samael Aun Weor:

"En los antiguos tiempos hablaron los profetas. Los dos testigos dieron entonces su testimonio, y anunciaron los tiempos del fin. Los dos testigos dieron testimonio de la luz, y la luz vino a las tinieblas, pero las tinieblas no la conocieron." (El Mensaje de Acuario", "Capítulo XXII" "Los Dos Testigos")

(*3).- San Francisco de Asís, es Visto "cual lucero del alba", que es, evidentemente "Venus-Lucifer".

Nuestro Venerable y Amado Maestro Samael Aun Weor nos Enseña que:

"XOLOTL-LUCIFER, como arquetipo del penitente y con el cinto de la castidad, convertido en anacoreta, hace luz en las tinieblas y aclara todo el Esoterismo Crístico..."

En "Espejo de Perfección" está escrito el testimonio de la Visión de Fray Pacífico, el Discípulo del Hermano Francisco de Asís,

"... en la que oyó que el trono de Lucifer estaba reservado al humilde Francisco..."

"Lucifer" o "la Estrella resplandeciente y de la Mañana", significa "Portador de Luz".

En la edad media, "Lucifer" fue confundido con su antítesis que es el "Demonio Yavé", y este gravísimo error persiste en la mayoría de las personas hasta estos tiempos...

A las multitudes se les ha inculcado el maldecir a Lucifer que es "la Estrella resplandeciente y de la Mañana" o Nuestro Señor Jesús El Cristo, y a adorar al Demonio o Anticristo que es "Yavé el Genio del Mal". (Ver, por favor, nuestro estudio titulado "ELOHIM ES EL JUSTO Y YAVÉ ES EL INJUSTO").

Para el autor del Libro del Apocalipsis, Venus-Lucifer o la Estrella resplandeciente y de la Mañana es un símbolo de Nuestro Señor Jesús El Cristo:

"Yo Jesús he enviado mi ángel para daros testimonio de estas cosas en las iglesias. Yo soy la raíz y el linaje de David, la estrella resplandeciente, y de la mañana." (Apocalipsis 22:16).

Los siguientes Textos de las Sagradas Escrituras, con Enseñanzas del Apóstol Pedro sobre "Lucifer" dejan ver claramente y sin lugar a dudas, que su Evangelio es el Evangelio sobre los Misterios de "El Portador de Luz", "Lucifer":

"... Et Lucifer oriatur in cordibus vestris"..., dice la Biblia "Vulgata Latina" de San Jerónimo y ordenada por el Papa Dámaso, palabras que traducidas al Español, significan:

"... y el lucero de la mañana salga en vuestros corazones:..."

El Texto completo en Latín es el siguiente:

"19 et habemus firmiorem propheticum sermonem cui bene facitis adtendentes quasi lucernae lucenti in caliginoso loco donec dies inlucescat et lucifer (*) oriatur in cordibus vestris..." ("Epistula beati Petri apostoli II. 1.19. Hieronymi Vulgata Hyeronimiana versio").

En la Biblia "Reina-Valera", Versión Antigua de 1909, el Texto del párrafo completo dice:

"Tenemos también la palabra profética más permanente, á la cual hacéis bien de estar atentos como á una antorcha que alumbra en lugar oscuro hasta que el día esclarezca, y el lucero de la mañana (*) salga en vuestros corazones:..." (Segunda Epístola Universal de San Pedro Apóstol. 1: 19).

Para el Apóstol San Pedro, Venus o el Lucero de la Mañana es Lucifer (el Portador de Luz).

El "Lucifer" del Apóstol San Pedro, nombrado por San Jerónimo en la Biblia Vulgata Latina, y citado anteriormente ("et lucifer..." - ver arriba) es pues, "el Lucero de la Mañana" (en la traducción al Español), "la estrella resplandeciente de la mañana", Venus, la Estrella del Amor, y que en el Libro del Apocalipsis de San Juan se refiere a Nuestro Señor Jesús El Cristo.

El "Lucero del Alba" o "Venus-Lucifer" de San Francisco de Asís es un Modelo del Arquetipo del penitente y del "anacoreta" o Ermitaño, que habiendo logrado la Castidad Verdadera "hace luz en las tinieblas" ("cual lucero del alba"), "y aclara todo el Esoterismo Crístico" (... "irradiando claros fulgores con el brillo rutilante de su vida y doctrina" orientando "hacia la luz a los que estaban sentados en tinieblas y en sombras de muerte"...).

Todavía en un Himnario de "Himnos del Breviario y Misal" Romano, se invocaba a Lucifer:

"DUM nocte pulsa lucifer
Diem propinquam nuntiat,..."

"THE golden star of morn
Is climbing in the sky;..." (*).

("THE HYMNS OF THE BREVIARY AND MISSAL", "Dum node pulsa lucifer").

(*). "LA dorada estrella de la mañana
Está subiendo en el cielo...".

En otro Himnario Católico titulado "The Hymns of the Breviary and Missal Trinity Sunday", en "Tu, Trinitatis Unitas" ("Liturgical Use: Hymn for Lauds on the Feast of the Most Holy Trinit"), "New York, July 18, 1922", la Estrella de la Mañana es llamada "Lucifer":

"Ortus refulget lucifer,
Præitque solem nuntius:
Cadunt tenebræ noctium:
Lux sancta nos illuminet."

"The star that heralds in the dawn
Is slowly fading in the skies; [*]
The darkness melts—O Thou true Light,
Upon our darkened souls arise."

(*) "La estrella que anuncia en el amanecer
Se está ocultando poco a poco en los cielos;..."

En un Himno Ambrosiano del siglo V de Nuestra Era Cristiana, "hallado en el Breviario Romano [Católico] para los Laudes en el Día Viernes: Aeterna caeli gloria O Christ, Whose Glory Fills the Heaven", Lucifer es invocado como:

"Ortus refulget lucifer,..." ("The morning star fades from the sky": "La estrella de la mañana se desvanece desde el cielo,...":

Ortus refulget lucifer,
ipsamque lucem nuntiat,
cadit caligo noctium,2
lux sancta nos illuminet.

The morning star fades from the sky,
the sun breaks forth; night's shadows fly:
O Thou, true Light, upon us shine:
our darkness turn to light divine.

(*4).- "... y como arco iris que reluce entre nubes de gloria, mostrando en sí la señal de la alianza del Señor... " Esto es:

"Como el aspecto del arco iris que está en la nube..., así era el aspecto del brillo en torno. Era este el aspecto de la semejanza de la Gloria del Señor (Ezequiel 1: 28), (...) es decir, el Pacto (de la Alianza del Señor, que es la Castidad Total) de José, porque fue un Hombre Justo, tuvo como símbolo el arco (Iris) pues el arco está ligado al Pacto (de la Alianza del Señor), y el Pacto y el Justo se integran el uno en el otro. Y porque Noe fue Justo, el Signo de su Pacto (de Castidad Total) fue el arco (Iris)..." (El Zohar, I: Sección "Noé") "José mediante una acción cumplió la Toráh entera, pues todos los preceptos de la Toráh se hallan ligados a la preservación del Santo Pacto en su integridad..." (El Zohar, II, Sección "Vayishlaj").

(*5).- "El Ángel de la Paz" es "Uriel-Metratón", que Mora en la Región o Nivel de los "Serafines", llamado también "Serafiel" el "Príncipe de los Serafines" en "El Libro Hebreo de Henoch".

(*6).- "... preparando en el desierto el camino de la altísima pobreza..." Palabras que vuelven a relacionarlo, ya con Moisés, ya con Elías... "Voz de uno que clama en el desierto: Aparejad el camino del Señor, Enderezad sus veredas." (Mateo, 3: 3).

(*7). Las palabras: "... colmado también del espíritu de profecía...", claramente definen a San Francisco como uno de los Profetas que dan Testimonio de la Luz, con el Verdadero "Espíritu de Profecía".

(*8).- "... todo él abrasado en ardores seráficos...". El Nivel de los "Serafines" es el Mundo del Anciano de los Días y del Ángel "Metratón".

(*9).- "...y elevado a lo alto en carroza de fuego... ", y (*10) "... como un Hombre Jerárquico...", indica que Vivió La Experiencia del "Carro de Fuego" de la "Merkabáh", como Enoch y como Elías.

(*11).- "... investido con el espíritu y poder de Elías..." semejantemente a Juan el Bautista y a Moisés, de quien nos dice Nuestro Venerable y Amado Maestro Samael Aun Weor:

"La Transfiguración Interpreta con suma inteligencia la Ley de Moisés, enseñando a las gentes, y desplegando en su Trabajo todo el Celo maravilloso de un Elías".

(*12).- San Francisco de Asís es llamado la "Semejanza con el Dios Viviente, esto es, con Cristo Crucificado...".

En sus Invocaciones San Francisco de Asís suplicaba con humildad que Su Corazón sea "una Semejanza" al Corazón de Nuestro Señor Jesús El Cristo. Es decir, la "Semejanza" del "Santo, Bendito Sea".

Todo Iniciado que Encarna al Cristo Interior es una "Semejanza" de Nuestro Señor Jesús El Cristo, porque en El Cristo todos somos Uno.

(*13).- Finalmente, la Misión de San Francisco de Asís es definida por San Buenaventura con paralelos y conclusiones muy idénticas a la Misión del Profeta Moisés.

Buenaventura (1217-1274), fue discípulo de Francisco de Asís, y llegó a ser "ministro general" en la Orden de los "Hermanos menores" durante 17 años. Entre sus escritos sobre San Francisco se encuentran "La Leyenda Mayor" y "La Leyenda Menor".

El Alquimista Roger Bacon, fiel servidor de nuestro Señor Jesús El Cristo, contemporáneo con Dante Alighieri (1265 – 1321), perteneció a la Orden de los Hermanos Menores de San Francisco de Asís.

El Alquimista Raimundo Lulio perteneció a la Orden Terciaria de San Francisco de Asís.

En la "La Leyenda Mayor" (1262) Buenaventura nos relata acontecimientos de la Experiencia Mística que viviera el Hermano Francisco de Asís en "La Verna", "Alverna" o "Monte Alberno", cuando después de la Visión del Alado Serafín, recibió en su cuerpo los Estigmas de La Pasión:

"08.10 Cuando llegó al retiro del Alverna [La Verna o Monte Alberno] para celebrar la cuaresma en honor del arcángel San Miguel, aves de diversa especie aparecieron revoloteando en torno a su celdita, y con sus armoniosos conciertos y gestos de regocijo, como quienes festejaban su llegada, parecía que invitaban encarecidamente al piadoso Padre a establecer allí su morada. Al ver esto, dijo a su compañero: Creo, hermano, ser voluntad de Dios que permanezcamos aquí por algún tiempo, pues parece que las hermanas avecillas reciben un gran consuelo con nuestra presencia. Fijando, pues, allí su morada, un halcón que habitaba en aquel mismo lugar se le asoció con un extraordinario pacto de amistad. En efecto, todas las noches, a la hora en que el Santo acostumbraba levantarse para los divinos oficios, el halcón le despertaba con sus cantos y sonidos."

"08.10 Este gesto agradaba sumamente al siervo de Dios, ya que semejante solicitud ejercida con él le hacía sacudir toda pereza y desidia. Mas, cuando el siervo de Cristo se sentía más enfermo de lo acostumbrado, el halcón se mostraba comprensivo, y no le marcaba una hora tan temprana para levantarse, sino que al amanecer - como si estuviera instruido por Dios - pulsaba suavemente la campana de su voz. Ciertamente, parece que tanto la alegría exultante de la variada multitud de aves como el canto del halcón fueron un presagio divino de cómo el cantor y adorador de Dios - elevado sobre las alas de la contemplación - había de ser exaltado en aquel mismo monte mediante la aparición de un serafín."

"13.1 Era costumbre en el angélico varón Francisco no cesar nunca en la práctica del bien, antes, por el contrario, a semejanza de los espíritus celestiales en la escala de Jacob, o subía hacia Dios o descendía hasta el prójimo. En efecto, había aprendido a distribuir tan prudentemente el tiempo puesto a su disposición para merecer, que parte de él lo empleaba en trabajosas ganancias en favor del prójimo y la otra parte la dedicaba a las tranquilas elevaciones de la contemplación. Por eso, después de haberse empeñado en procurar la salvación de los demás según lo exigían las circunstancias de lugares y tiempos, abandonando el bullicio de las turbas, se dirigía a lo más recóndito de la soledad, a un sitio apacible, donde, entregado más libremente al Señor pudiera sacudir el polvo que tal vez se le hubiera pegado en el trato con los hombres."

"13.1 Así, dos años antes de entregar su espíritu a Dios y tras haber sobrellevado tantos trabajos y fatigas, fue conducido, bajo la guía de la divina Providencia, a un monte elevado y solitario llamado Alverna. Allí dio comienzo a la cuaresma de ayuno que solía practicar en honor del arcángel San Miguel, y de pronto se sintió rodeado más abundantemente que de ordinario con la dulzura de la divina contemplación; e, inflamado en deseos más ardientes del cielo, comenzó a experimentar en sí un mayor cúmulo de dones y gracias divinas. Se elevaba a lo alto no como curioso escudriñador de la majestad divina, para ser oprimido por su gloria, sino como siervo fiel y prudente, que investiga el beneplácito divino, al que deseaba vivamente conformarse en todo."

"13.2 Conoció por divina inspiración que, abriendo el libro de los santos evangelios, le manifestaría Cristo lo que fuera más acepto a Dios en su persona y en todas sus cosas. Después de una prolongada y fervorosa oración, hizo que su compañero, varón devoto y santo, tomara del altar el libro sagrado de los evangelios y lo abriera tres veces en nombre de la santa Trinidad. Y como en la triple apertura apareciera siempre la pasión del Señor, comprendió el varón lleno de Dios que como había imitado a Cristo en las acciones de su vida, así también debía configurarse con El en las aflicciones y dolores de la pasión antes de pasar de este mundo."


"13.2 Y aunque, por las muchas austeridades de su vida anterior y por haber llevado continuamente la cruz del Señor, estaba ya muy debilitado en su cuerpo, no se intimidó en absoluto, sino que se sintió aún más fuertemente animado para sufrir el martirio. En efecto, en tal grado había prendido en él el incendio incontenible de amor hacia el buen Jesús hasta convertirse en una gran llamarada de fuego, que las aguas torrenciales no serían capaces de extinguir su caridad tan apasionada."

"13.3 Elevándose, pues, a Dios a impulsos del ardor seráfico de sus deseos y transformado por su tierna compasión en Aquel que a causa de su extremada caridad, quiso ser crucificado: cierta mañana de un día próximo a la fiesta de la Exaltación de la Santa Cruz, mientras oraba en uno de los flancos del monte, vio bajar de lo mas alto del cielo a un serafín que tenía seis alas tan ígneas como resplandecientes. En vuelo rapidísimo avanzó hacia el lugar donde se encontraba el varón de Dios, deteniéndose en el aire. Apareció entonces entre las alas la efigie de un hombre crucificado, cuyas manos y pies estaban extendidos a modo de cruz y clavados a ella. Dos alas se alzaban sobre la cabeza, dos se extendían para volar y las otras dos restantes cubrían todo su cuerpo."

"13.3 Ante tal aparición quedó lleno de estupor el Santo y experimentó en su corazón un gozo mezclado de dolor. Se alegraba, en efecto, con aquella graciosa mirada con que se veía contemplado por Cristo bajo la imagen de un serafín; pero, al mismo tiempo, el verlo clavado a la cruz era como una espada de dolor compasivo que atravesaba su alma."

"13.3 Estaba sumamente admirado ante una visión tan misteriosa, sabiendo que el dolor de la pasión de ningún modo podía avenirse con la dicha inmortal de un serafín. Por fin, el Señor le dio a entender que aquella visión le había sido presentada así por la divina Providencia para que el amigo de Cristo supiera de antemano que había de ser transformado totalmente en la imagen de Cristo crucificado no por el martirio de la carne, sino por el incendio de su espíritu. Así sucedió, porque al desaparecer la visión dejó en su corazón un ardor maravilloso, y no fue menos maravillosa la efigie de las señales que imprimió en su carne."

[...] Aquel que se le había aparecido le dijo algunas cosas que jamás mientras viviera revelaría a hombre alguno. Se ha de creer, sin duda, que las palabras de aquel serafín celestial aparecido admirablemente en forma de cruz eran tan misteriosas, que tal vez no era lícito comunicarlas a los hombres."

"13.5 Después que el verdadero amor de Cristo había transformado en su propia imagen a este amante suyo, terminado el plazo de cuarenta días que se había propuesto pasar en soledad y próxima ya la solemnidad del arcángel Miguel, bajó del monte el angélico varón Francisco llevando consigo la efigie del Crucificado, no esculpida por mano de algún artífice en tablas de piedra o de madera, sino impresa por el dedo de Dios vivo en los miembros de su carne. [...]."

El "serafín que tenía seis alas tan ígneas como resplandecientes", es el Ángel de la Faz del Señor Metratón Sar haPanim.

- II -
"La Verna" o "el Monte Alberno"

"Francisco y un joven compañero pasaron a la vera de un castillo todo iluminado por la fiesta que daba el señor con motivo de ser armado caballero uno de los hijos. A esta aristocrática mansión que tomaba su nombre del Monte Feltro penetraron el Santo y su acompañante con su manera casual y graciosa, y empezaron a trasmitir las buenas noticias de su cosecha. No faltó quien oyera al Santo "como si fuera un ángel del Señor", entre éstos un caballero por nombre Orlando de Chiusi que poseía extensas tierras en Toscana y que procedió a brindar al Santo un acto de cortesía singular y hasta diríamos pintoresco. Le ofreció una montaña, obsequio muy único en el mundo si los hay. [...] San Francisco sólo aceptó el regalo como había hecho con todo lo demás: por temporaria conveniencia más que como posesión personal, y lo convirtió en refugio para una vida más eremítica que monástica: allí se retiraba cuando apetecía una vida de oración y ayuno que no pedía ni a sus más cercanos amigos. Aquel refugio era el Alvenio de los Apeninos, ..."

"Lo que allí aconteció no se sabrá nunca con exactitud. El tema, según tengo entendido, ha sido materia de discusión entre los más devotos estudiosos de tan santa vida y entre éstos y los de condición y mente más secular. [...] Al parecer, Francisco contempló los cielos, por encima de él, ocupados por un dilatado ser alado, cual serafín, que se extendía por el cielo en forma de cruz. Es un misterio si la figura estaba en realidad crucificada o en actitud de crucifixión o se encerraba meramente bajo la estructura de sus alas un colosal crucifijo. Pero parece claro que, de estas posibilidades la primera fue la real pues san Buenaventura claramente dice que san Francisco dudaba y se preguntaba cómo un serafín podía estar crucificado [...] San Buenaventura sugiere que [...] san Francisco tuvo que ser crucificado como espíritu ya que no pudo serlo como hombre; [...] San Francisco vio encima suyo llenando todo el firmamento una vasta potestad, inmemorial e impensable, antigua como el Anciano de días, [...] y toda esta maravilla alada se agitaba en el sufrimiento como pájaro herido. El dolor seráfico, dicen, atravesó el alma del Santo con una espada de pesar y compasión, y cabe suponer que alguna forma de creciente agonía acompañó al éxtasis. Desvanecióse por fin aquella visión en el cielo y calmóse la agonía interior, y el silencio y el aire llenaron el crepúsculo matinal y se cernieron lentamente por sobre los lagos purpúreos y las escarpadas cimas de los Apeninos."

"La cabeza del solitario se reclinó sumida en calma y quietud donde el tiempo transcurría con apariencia de lo definitivo y consumado, y al bajar los ojos vio las marcas de los clavos en las propias manos."

- III -
"La Bendición a fray León y el Adiós al Alverna"

"Es difícil imaginarse el estado en que quedó el alma de Francisco después de la recepción de las llagas. Desde aquel instante vivía el Santo tan por encima de las condiciones ordinarias de la humanidad, que todos al verle o tratarle se veían impelidos a prosternarse en su presencia, besando el suelo que hollaban sus benditas plantas. León le sorprendía continuamente elevado en los aires a la altura de las copas más altas de los árboles, y entonces exclamaba espontáneamente el fiel discípulo: «Dios mío, muéstrate propicio a este indigno pecador que soy yo, y por los méritos de este hombre santísimo, dispénsame tu santa misericordia» (Actus, 38).

"Parece ser, sin embargo, que el efecto inmediato de la estigmatización fue para Francisco una inmensa alegría, un acabarse en él por completo todo abatimiento, todo cuidado de la tierra. Expresión elocuente de este sentimiento de inefable felicidad es el cántico de alabanzas que el Santo compuso muy poco después de haber recibido los estigmas, en acción de gracias por tan incomparable favor. He aquí la traducción de esta laude llamada Alabanzas del Dios altísimo...:"

"Tú eres santo, Señor Dios único, que haces maravillas."

"Tú eres fuerte, tú eres grande, tú eres altísimo, tú eres rey omnipotente, tú, Padre santo, rey del cielo y de la tierra."

"Tú eres trino y uno, Señor Dios de dioses, tú eres el bien, todo el bien, el sumo bien, Señor Dios vivo y verdadero."

"Tú eres amor, caridad; tú eres sabiduría, tú eres humildad, tú eres paciencia, tú eres belleza, tú eres mansedumbre, tú eres seguridad, tú eres quietud, tú eres gozo, tú eres nuestra esperanza y alegría, tú eres justicia, tú eres templanza, tú eres toda nuestra riqueza a satisfacción."

»Tú eres belleza, tú eres mansedumbre; tú eres protector, tú eres custodio y defensor nuestro; tú eres fortaleza, tú eres refrigerio.

"Tú eres esperanza nuestra, tú eres fe nuestra, tú eres caridad nuestra, tú eres toda dulzura nuestra, tú eres vida eterna nuestra: Grande y admirable Señor, Dios omnipotente, misericordioso Salvador.".

"Al mismo tiempo que Francisco se sentía en toda la plenitud de la alegría cristiana, colocado, como otro Moisés, en la cumbre del monte Nebo enfrente y a la vista de la Tierra Prometida, su mejor y más íntimo amigo [... fray] León deseaba vehementemente tener una prueba de que él no era echado en olvido por Francisco a pesar de los grandes favores que éste había recibido, de que las relaciones entre uno y otro eran las mismas de antes y de siempre. León traía a la memoria aquel tiempo en que Francisco le escribía cartas afectuosas, y todo el que sepa la impresión que produce la vista de una letra querida trazada en la cubierta de un sobre de correos, convendrá en que lo que Fray León deseaba ardientemente era recibir una vez más algún papel escrito de mano de su maestro; pero, ¿cómo obtenerlo si, según le parecía, las relaciones entre ambos no eran ya las mismas de antes?"

"Francisco, con su habitual delicada penetración, parece haberse dado cuenta de lo que pasaba en la conciencia de su amigo, pues un día de aquellos lo llamó para pedirle que le trajera un pedazo de pergamino, pluma y tinta; en seguida, mientras León aguardaba de pie, presa de intensa emoción, Francisco se puso a escribir el poema que hemos transcrito más arriba y, al terminarlo, volvió la hoja y en el dorso y con letra de grueso perfil copió la bendición del antiguo patriarca Aarón:"

«El Señor te bendiga y te guarde; te muestre su faz y tenga misericordia de ti. Vuelva su rostro a ti y te dé la paz».

"Esto escrito, Francisco se recogió un momento y luego terminó así la escritura: «El Señor te bendiga, hermano León».

"Por fin, puso la firma, pero no escribiendo su nombre, sino estampando la letra T [TAU], símbolo de la cruz en el Antiguo Testamento, debajo de la cual dibujó una calavera sobre un monte, imagen de la victoria reportada por Jesucristo sobre la muerte. Acto seguido cogió el pergamino escrito y, radiante de sonrisa y de bondad, lo alargó a León, diciéndole:"

«Toma para ti este pliego y consérvalo cuidadosamente hasta el día de tu muerte».

"Recibir León el papel, prorrumpir en dulces lágrimas y disiparse sus siniestros pensamientos, todo fue obra de un solo instante. León guardó conforme al encargo de su maestro el precioso pergamino, prenda de una amistad maravillosa, llevándolo siempre junto a su corazón hasta el último día de su vida, que fue en el año 1271; aún ahora se conserva en el Sacro Convento de Asís (2 Cel 49; LM 11,9)."

- IV -
"El día 30 de septiembre, Francisco y León dejaron el monte Alverna"

"El día 30 de septiembre, Francisco y León dejaron el monte Alverna. El Santo bajó montado en un jumento que le había enviado el conde Orlando, porque el dolor de las llagas no le permitía ya caminar a pie. Francisco oyó misa muy de mañana, y en ella dirigió una última admonición a sus hermanos. A continuación se despidió Maseo, Ángel, Silvestre e Iluminado, diciéndoles: «Quedad en paz, amadísimos hijos. Dios os bendiga, amadísimos hijos. ¡Adiós! Me separo de vosotros corporalmente, pero os dejo mi corazón. Parto con fray Ovejuela de Dios y voy a Santa María de los Ángeles, y aquí ya no volveré. Me voy, adiós, adiós a todos. Adiós Monte, adiós Monte Alverna, adiós Monte de los Ángeles. Adiós amadísimo, adiós amadísimo hermano halcón, te agradezco la caridad que conmigo tuviste. Adiós; adiós "Sasso Spico", ya no volveré jamás a visitarte. Adiós roca, adiós, adiós, adiós roca, que dentro de tus entrañas me recibiste quedando el demonio burlado; ya no nos volveremos a ver." ["... como el Sol que se oculta de noche pero da luz a todas las estrellas y planetas. Así es con Moisés: si él no se hubiese escondido [...] no habría podido dar luz a Israel. Y la noche se refiere siempre al Exilio, como en: "Centinela, ¿qué (hay) de la noche? Centinela, ¿qué (hay) de la noche?" (Isaías 21: 11). "Esto se refiere al Exilio, porque entonces Moisés se esconde en la roca, y aparece de día, en el tiempo de la Redención, acerca de lo cual se dice: "Tan pronto como la mañana fue luz..." (Génesis 44: 3)... " (Séfer haZóhar "Parashát Pinjas, Tomo II, 498).]

"Adiós Santa María de los Ángeles, te recomiendo éstos mis hijos, Madre del eterno Verbo». Mientras que así decía el Santo, lloraban sus hermanos lágrimas de intensa ternura; mas él los abrazó de nuevo y se puso en marcha, abandonando definitivamente aquella montaña, teatro de sus más íntimas comunicaciones con el cielo."

"Francisco tomó el camino de Borgo San Sepolcro, no sin pasar antes por el castillo de Chiusi a despedirse de su amigo y bienhechor el conde Orlando. Siempre acompañado de su «ovejuela de Cristo», atravesó el torrente del Rasina, franqueó los montes Arcoppe y Foresto y llegó a la cumbre del monte Casella, donde hizo alto para contemplar la última vez, por entre los nubarrones otoñales que lo envolvían, su querido Alverna; se apeó de su asno, se arrodilló y, vuelto a la santa montaña, junto con describir con su llagada diestra una gran cruz en el espacio, exclamó, dándole su último adiós, sus últimas gracias, su última bendición: «¡Adiós, monte del Señor, monte santo, monte excelso, monte escarpado, monte en que Dios tuvo a bien habitar! ¡Adiós, monte Alverna! ¡Que Dios Padre, Dios Hijo y Dios Espíritu Santo te bendigan! ¡Que su paz sea contigo! Ya no te veré más. ¡Adiós!»" ["- Las palabras de la bendición están tomadas de la Biblia, libro de los Números 6, 24-26. Sobre la T simbólica, véase Ezequiel 9,4. Sobre el empleo de este símbolo por San Francisco, véase LM 4,9 y 3 Cel 3."]

- V -
La Propia Cruz Tosca, Pesada,
Cargada "a Cuestas donde vaya",
y los Estigmas.

"3.- Esa es su propia cruz, que tiene que cargar a cuestas donde vaya, porque esa cruz no se la puede quitar; lo contrario, cada día más pesada, más tosca, más pesada." (Carta 936 del 3 de agosto de 1994 que me escribió nuestro Venerable y Amado Maestro Rabolú).

"1.- Esos son los estigmas que más adelante recibirá y eso es muy doloroso, pero nunca hay que quitarse uno esos clavos sino soportar el dolor como sea." (Carta 1479 del 1ª de noviembre de 1995, que me escribió nuestro Venerable y Amado Maestro Rabolú.)

"Esta Segunda Montaña, el trabajo es mucho más exigente porque aquí verdaderamente es el Camino que nos dejó el Cristo o Jesús, cuando nos dejó la enseñanza del Camino del Gólgota; es aquí donde vamos a vivir todo el proceso de Jesús o el Cristo, los mismos pasos, los mismos padecimientos, las mismas cosas, siente el que esté por esta Montaña, lo que le sucedió al Cristo, igual."

"Los estigmas, los recibe uno ahí en esa Segunda Montaña, que siente uno el dolor, que le duele el corazón a uno y siente uno correr la Sangre caliente, se mira y el chorro de sangre; eso parece que fuera físicamente aquello. Los clavos, cuando lo clavan en la cruz, el dolor es inmenso, un dolor que cree uno que ya se va a morir porque el dolor lo siente uno en el corazón. De modo que todos los pasos que dio Jesús, nos toca a nosotros; claro, lo vivimos en otras dimensiones, pero con una conciencia que uno cree que es físicamente que está sucediendo este caso. Las caídas con la cruz, también le suceden a uno porque viene un agotamiento, que queda el Iniciado sin fuerzas, el peso de la cruz es muy grande. Entonces a uno le fallan las fuerzas, cae con la cruz y al caer no puede uno soltar la cruz, el que suelta la cruz hasta ahí llegó. Tiene que levantarse con la cruz encima; pónganle bien cuidado que esto es lo más terrible para uno ahí, porque uno no puede soltar la cruz, tiene que levantarse con ella, donde ya las fuerzas se le agotan a uno, que ya uno piensa que dar un pasito, piensa, porque es que no tiene fuerzas."

"Entonces, ahí es donde uno se ve solo, totalmente solo, abandonado hasta de las Jerarquías, de todo, pero mentira, no está abandonado; el Padre y la Madre están listos para prestarle una ayuda que uno les pida y toda la Jerarquía. Uno está en observación de toda la Jerarquía, mas uno no ve a nadie; de modo que fíjense ustedes que nunca está abandonado uno; uno está en el Camino y se ve solo y pasan años y años y uno solo, sin ver ser humano, pero las Jerarquías están todos la vista puesta en uno a ver, si uno pidió una ayuda, inmediatamente la tiene. Eso no se espera sino es enseguida que tiene uno la ayuda, porque uno por lo regular siempre pide ahí fuerza, valor, para seguir uno adelante con esa pesada cruz. Entonces, de modo pues, que la Segunda Montaña es demasiado exigente el trabajo, porque tiene que enfrentarse uno a un trabajo muy en serio, de hechos y no de palabras." (Del Libro "Él Águila Rebelde" por Nuestro V.M. Rabolú).

La "propia cruz", es la responsabilidad en la Misión de la Gran Obra del Padre, ante la Logia Blanca y con la Humanidad Doliente, que el Iniciado que se está Cristificando, "carga a cuestas donde vaya", y que es "cada día más pesada, más tosca, más pesada." Los "estigmas" los recibe el Iniciado en cada una de Las Tres Montañas, porque en cada una de Las Tres Montañas, el Iniciado Gnóstico tiene que Vivir todo el Drama Crístico que Vivió nuestro Señor Jesús el Cristo. Primero el Iniciado recibe los estigmas "en forma simbólica", y en "la Montaña de la Resurrección", en la Segunda Montaña, hay que "formarlos, hacerlos en la Forja de los Cíclopes". En la Tercera Montaña, en los Procesos Esotéricos del "Cristo-Luz", se vuelven a recibir los Estigmas.

"Se ha hablado mucho sobre los Chacras de los pies, de las manos, sobre la lanzada aquella de Longibus en el costado del Señor, sobre la corona de espinas, etc. Esos son los estigmas. En Gautama, el Budha aparece con esos estigmas en sus manos y en sus pies. Son vórtices de fuerzas magnéticas expansivas en el Cuerpo Vital, se desarrollan completamente cuando los dos Éteres se desprenden de los dos inferiores. Y esos Éteres organizados en la forma del Hombre Celestial, integrados con la Esencia, enriquecidos por las virtudes del Alma, forman el Hombre Etérico, el Hombre Cristificado de la Quinta Ronda." (Sagradas Enseñanzas Gnósticas de nuestro Venerable y Amado Maestro Samael Aun Weor).

"No es posible la Resurrección sin haber previamente formado los estigmas del Adorable en el Cuerpo Astral... Así formé yo mismo mis estigmas, así los han formado los Místicos de todos los tiempos..." (Sagradas Enseñanzas Gnósticas de nuestro Venerable y Amado Maestro Samael Aun Weor).

En la “Primera Montaña” Trabajando, obviamente, con Los Tres Factores de la Revolución de la Conciencia, se viven los Procesos de la Crucifixión, Muerte y Resurrección en forma simbólica. En la Segunda Iniciación del Fuego, el Maestro Íntimo, Átman, se ve “crucificado en su cruz en el fondo sacratísimo del Santuario...” En la Tercera Iniciación del Fuego, “... Cuando el fuego sagrado llega al puerto maravilloso del corazón tranquilo, vivenciamos entonces aquel simbolismo relacionado íntimamente con la muerte y resurrección del Cristo...” En la Cuarta Iniciación del Fuego, en el momento cuando el Fuego Sagrado del Kundalini llega “a la altura del cerebelo”, sucede entonces que el Cuerpo Mental pasa “por la simbólica crucifixión del Señor.” En la Quinta Iniciación del Fuego se vuelve a “Vivenciar el Drama del Cristo Cósmico en esas regiones,” y se convierte “uno en el personaje central de todo el Vía Crucis,...”, “cargando con el peso de” la “propia cruz ante las profanas muchedumbres, que enfurecidas” apedrean al Iniciado. El “Paño de la Verónica” significa la “Voluntad Cristo”. Después de la Quinta Iniciación del Fuego, se le presenta al Iniciado Gnóstico la escogida del Camino. Todos estos procesos de la Crucifixión, Muerte y Resurrección en la Primera Montaña, y que son solamente simbólicos, se viven antes de la Escogida del Camino Directo, y, obviamente antes del Nacimiento Interno, el Nacimiento del Maestro Íntimo...

En el comienzo de la “Primera Montaña”, el Iniciado Gnóstico recibe una cruz muy liviana que la comienza a cargar, pero el peso prácticamente ni se siente. El Peso de la Cruz en la “Segunda Montaña” es muy grande, y muchísimo mayor aún en la “Tercera Montaña”, porque la Responsabilidad ante Dios y ante la Humanidad es... ¡inmensa!...

- V -
El Serafín con Alas de Águila

"Él es el Serafín San Francisco de Asís".

Día del Shabbath del 26 de Abril del Año 2008.

Antes, durante y después de la Semana Santa hasta el Sagrado Día del Shabbath del 26 de Abril, he estado sintiendo los procesos tan duros, difíciles y dolorosos de "La Pasión por el Señor"... Los he estado sintiendo intensamente en mi corazón y en todo mi cuerpo físico como si lo estuviera viviendo aquí físicamente. Estos últimos días han sido los más difíciles...

En este Sagrado día del Shabbath del 26 de Abril, (Otoño del Año 2008...) y estando fuera de mi cuerpo físico, en mi cuerpo Astral, tuve una vivencia esotérica que paso a relatar con las siguientes palabras:

Acompañado con mi Amada Esposa Gloria María, llegamos a un Monte en la cima de una Montaña. Estábamos con otras personas, la mayoría jóvenes. Era la hora del atardecer... Veo de pronto con asombro que mi persona era al mismo tiempo dos personas: vi que una de mis dos personas tenía sus brazos cubiertos completamente por hermosas y largas plumas de águila, con los colores variados del arco iris. Entonces de dije a mi otra persona que tenía alas de águila:

"¡Elévate y vuela hacia las alturas del cielo que puedes hacerlo!"

Comenzó a elevarse y a flotar sobre todos nosotros en la cima del Monte y aunque era mi otra persona sentía que éramos al mismo tiempo, uno y el mismo. Después descendió a donde estaba mi persona con mi Esposa y con los jóvenes y escuché una Voz Celestial que me dijo:

"Él es el Serafín San Francisco de Asís".

El "Monte" son las Dimensiones Superiores Internas, que está "en la cima de una Montaña"... Esta es la Cima de la Montaña Interna, Interior, Espiritual Esotérica: del Monte Sinaí, del Monte Tabor, del Monte de los Olivos, del Monte Alberno o La Verna...

"Era la hora del atardecer"... Porque...

"antes de que caiga la noche, es cuando germinará el hijo de David, luz de Israel,..."

"... mas acontecerá que al tiempo de la tarde habrá luz." (Zacarías, 12: 7).

("..., entonces, antes de que caiga la noche, es cuando germinará el hijo de David, luz de Israel, como está dicho: "Porque al atardecer seguirá habiendo luz"). (Zacarías 14: 7)."
("Los Capítulos de Rabbí Eliézer, Capítulo XXVIII, 3).

El Ángel Seráfico de la Presencia, es el Serafín que dictó a Moisés los Mandamientos de la Ley de Dios y las Enseñanzas contenidas en el Libro de los Jubileos...

En el "Exagoge" atribuido a Ezekiel el Trágico (con una cronología cercana a la del "Libro de los Jubileos" - Siglo II anterior a nuestra Era Cristiana), que describe la visión del Profeta Moisés en el Sinaí como su entronización celestial, Interpretada por su "Suegro Raguel" (Su Gurú Jetro o Melquisedec), está escrito:

- "Moisés: Yo tuve una visión de un gran trono en la cima del Monte Sinai y alcanzó hasta los pliegues del cielo. Un hombre noble estaba sentado en él, con una corona y un cetro grande en su mano izquierda. Él me llamó a mí con su mano derecha, para que yo me acercara y estuviera de pie ante el trono. Él me dio el cetro y me dijo que me sentara en el gran trono. Entonces él me dio una corona real y se levantó del trono. Yo miré toda la tierra alrededor y vi abajo la tierra y arriba los cielos. Una multitud de estrellas cayó ante mis rodillas y yo las contaba a todas ellas. Ellas desfilaron más allá de mí como un batallón de hombres. Entonces yo desperté de mi sueño en temor."

- "Raguel: Mi amigo, ésta es una señal buena de Dios. Pueda yo vivir para ver el día cuando estas cosas se cumplan. Tú establecerás un gran trono, y te volverás un juez y líder de hombres. En cuanto a tu visión de toda la Tierra, el mundo abajo, y ese sobre los cielos, esto significa que tú verás lo que es, lo que ha sido y lo que será."

Moisés en Su Visión, toma el lugar y los atributos de Su Contraparte Celestial Superior: El Seráfico Ángel de la Faz del Señor Metratón Sar HaPanim, porque siendo Dos son Uno y el Mismo...

El Ángel de la Faz del Señor, Metratón Sar HaPaním es la Contraparte Celestial de Moisés (es decir Su Real Ser Logoico en el Nivel del Anciano de los Días), como puede estudiarse en el Libro de los Jubileos y en el Exagoge de Ezequiel el Trágico.

- VI -
La Pasión y La Resurrección

Un Serafín o un Espíritu Seráfico es un Ser Alado, una Jerarquía Superior de la Gran Logia Blanca, cuya Morada Celestial corresponde al Mundo Qabalístico del Anciano de los Días, el Mundo de la Sephira Kether, del Real Ser Logoico, del Padre Celestial, que es la Corona Suprema del Árbol de la Vida.

"Serafines", quiere decir "Queman" ("Sorefim"). El "Libro Hebreo de Henoc", explica que por esto, "Porque queman"... "se les llama Serafines".

Nuestro Venerable y Amado Maestro Samael Aun Weor, en Su Gran Obra "Tarot y Kábala", nos da las siguientes explicaciones relacionadas con las Iniciaciones Esotéricas y los Mundos o Regiones en donde Moran Jerárquicamente los Seres Divinales:

"La Muerte [de los yoes o defectos psicológicos] se la va realizando en las Esferas de los diversos Planetas. Los Ángeles trabajan en el Mundo Astral y están gobernados por la Luna. Los Arcángeles se desarrollan bajo la regencia de Mercurio y su trabajo lo realizan en el mundo de la Mente, ellos manejan las sustancias o Esencia del Mundo Mental y lo han conseguido en la Novena Esfera [la Práctica del Arcano] de momento en momento."

"En Venus hay que hacer otro trabajo; a este mundo corresponde el Causal, Reino de los Principados. Las Virtudes corresponden al Búdhico Intuicional, son de la Esfera del Sol. Al Atman corresponden las Potestades con Marte, luego sigue Júpiter con las Dominaciones. Continúa Saturno, es lo más elevado entre los 7 Planetas; es de lo más Divinal, lo más exaltado. Más allá de Saturno está el Mundo PARANIRVÁNICO. Más allá del Empíreo lo más elevado son los Serafines. Todo el Sistema Solar está dentro de nosotros mismos."

"El Arcano No. 20: Es el de la Resurrección de los Muertos. Realmente la Resurrección del Alma sólo es posible por medio de la Iniciación Cósmica. Los seres humanos están muertos y solo pueden resucitar por medio de la Iniciación. LETRA HEBRAICA: "RESCH" HORARIO: "ONCEAVA HORA DE APOLONIO": "los ángeles, los querubines y los serafines vuelan con rumores de alas; hay regocijo en el cielo, despierta la tierra y el sol que surge de Adán (este proceso pertenece a las grandes iniciaciones de misterios mayores, donde sólo reina el terror de la ley)". AXIOMA TRASCENDENTE: "FLOR EN EL MANZANO, FRUTO EN LA VIÑA SEMBRADO EN MADUREZ". (Sagradas Enseñanzas Gnósticas de nuestro Venerable y Amado Maestro Samael Aun Weor).

- VII -
Algunas Visiones y Experiencias Extracorpóreas Relacionadas con el Hermano Francisco de Asís

Asunción. Paraguay. 24-25 de Septiembre 2010.

En mi Cuerpo Astral estuve presente viendo nítidamente todos los Dolorosos y Gloriosos momentos y procesos de la desencarnación del Hermano Francisco de Asís. Vi que su cuerpo era de estatura mediana, delgado, de piel ligeramente morena y bronceada. Vestía una muy humilde túnica de color marrón y estaba recostado sobre la tierra. la piel de su rostro estaba muy demacrada casi pegada a los huesos, y sus ojos, aunque estaban abiertos, estaban ciegos para el mundo. Vi que a su lado estaba otro Hermano Franciscano que era su más íntimo y allegado confesor (su discípulo más cercano y más íntimo: el Hermano León), y ante quien el Hermano Francisco de Asís se estaba confesando en los últimos momentos de su dolorosa y gloriosa agonía. Instantes después vi que el Hermano Francisco de Asís había desencarnado… Luego vi y escuché que su Fiel Amigo, Fiel Discípulo y confesor íntimo, dijo: "¡En todos estos momentos durante la agonía, durante la desencarnación del Hermano Francisco de Asís, y después, han sucedido acontecimientos tan grandiosos, tan sublimes, tan inefables, que no hay palabras suficientes para decirlos, para relatarlos, de todo esto tan bello en estos últimos momentos en la Agonía y Desencarnación de nuestro Querido, Amado y Bienaventurado Hermano y Padre Francisco de Asís…".

Asunción, Paraguay. Miércoles, 18 de Abril 2012.

En mi Cuerpo Astral, sintiendo un total y completo desprendimiento por todas las cosas materiales, sin apegos a nada, me despojé de las ropas que llevaba y me vestí con la túnica del Hermano Francisco de Asís. Tomé una Cruz formada con los tallos gruesos de dos ramas de un árbol, en mi mano derecha, y levantada a la altura de mi pecho y dirigiéndola hacia el frente, así me fui a caminar como Francisco de Asís, llevando la Señal de Cristo por todas partes, y donde quiera que veía la Señal de la Cruz, me inclinaba con humildad para besarla. En el Camino vi una pequeña cruz tallada en una medalla de oro, y me incliné para besar la Cruz. Esa medalla de oro quedó en manos de Fray León quien la conservó siempre como una reliquia. Después me vi con nuestro Venerable y Amado Maestro Rabolú dentro de un saloncito, en donde el Maestro me daba enseñanzas y se dirigía a mí con mucho cariño diciéndome que ya todo estaba perdonado.

Asunción, Paraguay. Miércoles, 9 de Mayo 2012.

Durante casi toda la madrugada estuve reviviendo, fuera de mi cuerpo físico, en las dimensiones superiores, toda la vida de San Francisco de Asís, su niñez, su juventud, su renuncia a la vida que llevaba en la casa donde nació, la investidura de la humilde túnica franciscana, sus predicaciones, su misión, etc.

Asunción, Paraguay. Jueves, 27 de Septiembre 2012.

En una visión astral se me mostró un gran libro abierto. El libro es un libro antiguo escrito en Latín. En las páginas en las que el libro estaba abierto, leí un subtítulo que dice "En la Academia Celestial hay un Gran Libro…" y al frente de este subtítulo hay una ilustración con la imagen de San Francisco de Asís, de frente con un gran libro abierto entre sus manos…

Un poco más abajo en latín estaba escrito un texto que dice "venerabile ordini fratelli minoris… (fratres minores") (Venerabiles Ordinis Fratrum Minorum…) (Venerabilis Ordo Fratrum Minorum"), más o menos así en latín, que en todo caso significa "venerable orden de los hermanos menores…" ("Venerabile Ordine dei Frati Minori".

En las dimensiones superiores, en este Hogar, estuvimos representando las "Vidas de San Francisco":

"Vidas de San Francisco". "¡Oh Miserere"! "Canción de Paz".

Al representar "Oh Miserere", el Hermano Francisco de Asís estaba viviendo la Pasión por el Señor.


Asunción, Paraguay. Domingo 4 de Noviembre 2012.

Aconteció en una Fiesta llena de alegría, de música muy bella y de danzas en nuestro Hogar, que me vi danzando con mi Amada Esposa. Después y acompañado de mi Amada Esposa llamé a los hijos y les mostré en una visión lo que estaba sucediendo en otras dimensiones superiores durante la Fiesta y las Danzas, y apareció en el Aire, una escena completamente viva, nítida, en la que se veía al Hermano Francisco de Asís, muy joven, vestido con su túnica carmelita danzando con gran júbilo con la contraparte Espiritual de mi Bien Amada Esposa y muy hermosa vestida con un vestido de color claro que le llegaba hasta sus pies, y a medida que danzaban daban vueltas en el aire girando en sentido horario. Les dije a los hijos mientras mi Amada Esposa seguía acompañándonos: Ahora es todo así, de acuerdo a esos tiempos.


Asunción, Paraguay. Lunes 14 de Octubre 2013.

Me vi como Francisco de Asís, con la vestidura franciscana en la cima de unos cerros verdes y sobre los cuales había unas torres medievales de ladrillo que parecían observatorios astronómicos, mas con una terraza en la parte superior, y sobre una de las cuales, la que estaba a mi derecha, vi primero a una hermosa y grande Paloma Torcaz que me miraba desde la terraza de la torre, luego vi a un señor, muy parecido al V.M. Cagliostro vestido también como un franciscano, con las manos elevadas al cielo y mirando hacia el Sol, en contemplación. A mi alrededor vi a muchas personas que caminaban alegremente, contentas en aquel lugar. Supe que en la otra torre había varios monjes, que estaban, asimismo, en estado de contemplación… Luego que regresé a mi cuerpo físico, inmediatamente, retumbó un muy potente trueno, que iluminó por todos los lados (como así me dijo mi Amada esposa que en esos momentos estaba levantada.)

Asunción, Paraguay. Miércoles 27 de Agosto 2014.

Vi al Hermano Francisco de Asís sentado al estilo del Buddha, en una Montaña, y en esa posición, dormía y cantaba, balanceando levemente su cuerpo, mientras cantaba continuamente. Una Dama muy hermosa lo acompañaba sentaba a su lado. Vi que el Hermano Francisco, al tiempo que seguía cantando en la posición del Buddha, abrazó con mucha ternura a la bella Dama que lo acompañaba y le acarició tiernamente sus cabellos largos y rojizos, y sus mejillas blancas, y luego la besó en sus labios, en su boca. Y la Hermosa Dama le correspondió con sus besos al Hermano Francisco. Vi a la Dama sonriente, muy alegre. Ella era muy Hermosa, y semejante a la Hermosa Dama de la Experiencia de la Resurrección de Adam, y a la Dama del Santo Grial. El Hermano Francisco de Asís estaba muy joven, esbelto, con su barba corta, oscura, y muy bien tenida, y vestido con su Vestidura Franciscana, muy limpia.

Asunción, Paraguay. 27 de Noviembre 2014.

Vi que en el centro de un parque o plaza había un Gran Árbol de tronco grueso que parecía una Ceiba o Yaxche (*) gigante cuyas ramas altas y frondosas cubrían toda la extensión de la plaza y en cuyo tronco había una Casa iluminada completamente en su interior, cuya luz iluminaba también hacia afuera, pues la puerta de madera en el tronco del Árbol estaba abierta, y dentro de la cual vivía una pequeña Familia. Alguien me dijo algo, que estando relacionado con esta Visión también estaba relacionado con el Hermano Francisco de Asís y su época. Inmediatamente vi una visión en la época del Hermano Francisco de Asís y respondí: ¡Sí, así es!

(*) Yaxche: Árbol Maya del paraíso a cuya sombra descansaban eternamente los bienaventurados.

- Este estudio lo he terminado de escribir con la Ayuda de Dios en la Víspera del Shabbath del Día Viernes 2 de Octubre del Año 2015.

Amamos a todos los Seres, a toda la Humanidad.
Cada Ser Humano es también la Humanidad.

"¡Que todos los Seres sean Felices!"
"¡Que todos los Seres sean Dichosos!"
"¡Que todos los Seres sean en Paz!"

De todo Corazón
para toda la Pobre Humanidad Doliente
Luis Bernardo Palacio Acosta
Bodhisattwa del
V.M. THOTH-MOISÉS

Index
Guía Práctica del Estudiante Gnóstico -
El Rescate en las Astronaves Extraterrestres