QUIA DELECTASTI ME DOMINE

DE LEAH-MATELDA
A RAJEL-BEATRIZ

"... el salmo "Delectasti" [Salmos, 92: 4] esparce una luz que puede disipar las nubes de vuestro entendimiento." (Canto XXVIII del Purgatorio de La Divina Comedia de Dante Alighieri).

"quia delectasti me Domine in factura tua et in operibus manuum tuarum exultabo" (Porque me has deleitado, Señor, en tu hechura: y en las obras de tus manos me regocijaré.) (Salmos, 92: 4).

- I -
El Salmo 92
"Canción Para El Día del Shabbath"
Compuesto primero por Adam y después Nuevamente por Moisés

"Sábado de júbilo gracias a la consolación de Elías", alegrándose en el Señor, "a causa de las penas en el cuerpo". Pues "en medio a aquellas tinieblas habrá una gran luz para aquellos que tienen temor de Dios..." (Joaquín de Fiore).

"Cuando un iniciado o una persona quiere superar con valor todas las cosas, siempre las tinieblas se le vienen encima; por eso se veía usted como un niño entre las tinieblas, porque de las tinieblas sale la luz." (Venerable Maestro Rabolú (Carta 1254) del 20 de septiembre de 1995).

"Gozosos, como los astros que recorren
los grandiosos espacios celestes,
transitad, hermanos,
por vuestro camino, alegremente,
como el héroe hacia la victoria."
(De la "Oda a la Alegría" de la "Novena Sinfonía"
de Luis van Beethoven).

- II -
¿Quiénes son estas que vuelan como nubes,
y como palomas á sus ventanas?
(Isaías 60:8).

En el Zóhar y en las enseñanzas de Isaac Luria se enseña que "Quién" se refiere a Leáh, y "Ésta" se refiere a Rajel.

"Desde Keter hasta la mitad superior de Tiféret de la superior "Ima" (Madre o Bináh) es llamada "Quiénes", mientras que desde la mitad inferior de Tiféret hacia abajo es llamada "Éstas". La radiación de "Éstas" emana desde la espalda de Zeir Anpín y llega a ser Leáh." (Isaac Luria).

La Esposa de Jacob desde la mitad superior de Tiféret (llamada "el Pecho") hacia arriba, hasta Kether, es Leáh, y la Esposa de Jacob desde la mitad inferior de Tiféret o del "Pecho" hacia abajo, hasta Maljhut, es Rajel.

Por lo tanto "¿Quién?" o "¿Quiénes?" se refiere a Leáh. Y "Ésta" o "Éstas" se refiere a Rajel.

Son llamadas "Nubes" y "Palomas" porque la Nube representa a la Sagrada Shejináh, y la Paloma al Espíritu Santo que es "Bináh" (que es Masculino y Femenino) cuyo Aspecto Femenino tiene dos "Rostros" o "Partzufim": Leáh (Quién) y Rajel (Ésta).

"Rabbí Simeón discurrió sobre el texto: "¿Quién es Ésta que aparece como el alba, hermosa como la luna, esclarecida como el sol, imponente como tropas provistas de banderas?" Dijo: Las palabras "Quién" y "Ésta" designan los dos mundos: "Quién" simboliza la esfera suprema, el comienzo incognoscible de todas las cosas, y "Esta" designa una esfera inferior, el llamado "mundo inferior"; y las dos están indisolublemente vinculadas entre sí. Cuando se unen primero, este mundo inferior "aparece como el alba" cuando procura tornarse brillante; cuando se aproximan más, es tan "hermosa como la luna" cuando caen sobre ella los rayos del sol; y, finalmente, es "como el sol", cuando se hace plena su luz lunar. Entonces, es "imponente como tropas provistas de banderas"; sí, potente como para proteger a todos, con poder provisto por el mundo superior; a través de "Jacob", el "completo", que unía los dos mundos como uno. Los unió arriba y los unió abajo, y de él salieron las doce tribus según la pauta superior, es decir, simbolizando las doce permutas del Tetragrama. Jacob, que era "un Hombre íntegro" (Génesis XXV, 27), trajo armonía a los dos mundos, como ya se explica en otra parte, al casarse [esotéricamente, espiritualmente] con Leáh y Raquel." (El Zóhar).

"¿Quiénes (Mi) son estas (Eleh) que vuelan como una nube y como las palomas a sus ventanas?" (Isaías LX, 8). El Nombre, sin ninguna separación, es decir, Elohim. [...] ¿Qué es este "gran Nombre"? Es el nombre que estaba en el comienzo, el primero de todos, sin el cual no puede haber edificio. El "Mi" nunca será construido sin "Eleh". Por eso, en ese tiempo, la edad Mesiánica, "Mi" y "Eleh" "Volarán como nube" y todo el mundo verá que el Nombre Superior fue restaurado a su perfección;..." (El Zohar).

La Nube es la Nube de la Shejináh que cubre la Sukkáh (Cabaña, Tienda, Tabernáculo, Casa o Templo), como está escrito:

"... 'Porque la Nube de YHVH estaba sobre el tabernáculo' (Éxodo 40:38). Porque al final de los tiempos cuando Moisés reaparecerá, la Shejináh se levantará..."

"... Y el Arco Iris es el esplendor de la Altura, el signo [señal, visión] más allá de todos los signos. Maljhut, llamada la Gloria en la Altura, contiene todos los Signos. Es también el Signo de las Luces Ocultas, que son los colores ocultos y no revelados. Los Tres Colores, Blanco, Rojo y Verde, que son Hesed, Guevuráh y Tiphéreth. Estas Luces están cubiertas y Ocultas arriba del Pecho, y Ellas son reveladas en el Arco Iris."

La "Gloria Superior" y la "Gloria Inferior" son los Dos Aspectos, Rostros o "Partzufim" de la Sagrada Shejináh.

La Nube con los colores del Arco Iris está indicada simbólicamente en la "Vestidura" de Colores de José el Justo, lo cual significa que José encarnó en él a la Sagrada Shejináh, y se Desposó con Ella en sus Dos Aspectos de Leáh y Rajel.

- III -
Los Desposorios con la Bella y Eterna Bien Amada Espiritual

"La lanza en ristre, al pecho el fuerte escudo, sobre el arzón el cuerpo amenazante, al héroe amaga el bárbaro sañudo, fijos los ojos, lívido el semblante; sereno el rostro, en ademán forzado, blande el caballero el hierro centelleante, y envueltos entre el polvo que levantan, la tierra en torno al embestirse espantan."

"En confusa revuelta la batalla, pelea el caballero por su Dama, todos los hijos de Satán ardiendo en ira se encarnizan, vuela en pedazos la rota malla, crudos golpes los cuerpos martirizan; no hay ceder, no hay calmar, inmoble valla, cruzados hierros mil contínuo erizan; hiérense, a herirse tornan y desprecian la muerte hirviendo en cólera y arrecian."

"La eterna Dama, el ALMA-ESPÍRITU (BUDHI), exige siempre de su caballero todo género de inauditos prodigios de valor y sacrificio."

"Ella, la Divina Esposa Perfecta, es Ginebra, la Reina de los JINAS, aquella que a Lanzarote [el Alma Humana o Tiphéreth] escanciaba el vino."

"Delicioso vino de la espiritualidad trascendente, en las copas Iniciáticas de SUKRA y de MANTI..."

"Copas que no son, en suma, sino el Santo Grial en su significación de Cáliz de la suprema bebida o néctar Iniciático de los Dioses Santos." (De "El Parsifal Develado", "Capítulo XLI", "La Reina de los Jinas", de nuestro V.M. Samael Aun Weor).

Las Bodas Esotéricas entre el Alma Humana y el Alma Espiritual son celebradas primeramente en el comienzo de "La Segunda Montaña", y posteriormente vuelven a ser celebradas en "La Tercera Montaña" después de la Resurrección del Cristo Interior. Así nos lo enseña en "Las Tres Montañas" nuestro V.M. Samael Aun Weor:

"¡Dichoso el Caballero que después de la dura brega celebre sus esponsales con la Reina de los "JINAS"! Escrito está con letras de oro en el libro de la vida, que dentro del BUDDHI (ALMA-ESPÍRITU), como un vaso de alabastro fino y transparente, arde la llama de PRAJNA (El Ser)."

"Una noche de indiscutibles delicias tuve la dicha de encontrar a mi bienamada en el paraje secreto de la Segunda Montaña..."

"Por el sendero solitario avanzaba lentamente la carroza de mi prometida..."

"Dice la leyenda de los siglos que la Marquesa de Beaupré se paseaba en un coche de singular belleza, pues estaba hecho de porcelana pura; pero la carroza triunfal de mi WALKIRIA adorable, parecíase más bien a aquel otro coche que en los tiempos del "rococó" usara la mujer del Duque de Clermont: carruaje espléndido con tronco de seis caballos, los cuales llevaban herraduras de plata, y las ruedas, llantas del mismo metal..."

"La carroza triunfal de mi adorada se detiene ante un alcázar de pórfido luciente, do la riqueza y esplendor de oriente, los muros y artesones abrillanta..."

"El espléndido vehículo se estaciona ante las puertas de bronce refulgente, que con tanta majestad espantan..."

"Pronto se ve allí cercado el carruaje por amable coro; distinguidos caballeros, príncipes y nobles; hermosas damas y delicados niños..."

"Alguien da una señal y yo obedezco; avanzo hacia la carroza del amor; veo a través de los cristales de la dicha a mi WALKIRIA (BUDDHI)."

"Ataviada ella con el vestido nupcial, el traje de Bodas del Alma, ha llegado mi prometida en su resplandeciente coche para los esponsales..."

"Desposarme ante el Ara Santa con mi Alma Gemela, el BUDDHI Teosófico ¡Qué dicha Dios mío!... Empero, se me dijo que debía todavía aguardar un poco..."

"La viril suministradora de la fuerza de lo alto me aplazaba y yo sufría lo indecible..."

"Por esa época hube de sumergirme profundamente en los Sacros Misterios de Minna, las pavorosas tinieblas lunares de un amor que es de la muerte hermano gemelo..."

"Trabajé intensivamente en la SUPER-OSCURIDAD del silencio y el secreto augusto de los sabios..."

"Tuve que aguardar por un tiempo y tiempos y la mitad... Empero, yo suspiraba por Ginebra, la Reina de los "JINAS" (mi ALMA-ESPIRITUAL)."

"Cierta noche, las estrellas centellando en el espacio infinito, parecían tener un nuevo aspecto..."

"Lejos del mundanal bullicio me encontraba en éxtasis; la puerta de mi recámara permanecía herméticamente cerrada..."

"Fue entonces ciertamente cuando celebré las Bodas con mi adorada (BUDDHI); ella entró en mí y yo me perdí en ella..."

"En esos instantes de bienaventuranza brilló intensivamente el Sol de la Media Noche (EL LOGOS SOLAR)." (De "Las Tres Montañas" (Segunda Montaña), "Capítulo XXXII Ginebra", de nuestro V.M. Samael Aun Weor).

"Realizar en sí mismo el "Misterio Hiperbóreo", el "Misterio del Grial", es urgente cuando anhelamos convertirnos en auténticos Profetas, en genuinos Pastores Cristificados..."

"Necesitamos "pasar el Mar Rojo", atravesar el Océano tempestuoso de la Vida, pasar a la otra orilla en la Copa de Oro, en el Vaso Sagrado, que Helios, el Sagrado Sol Absoluto, nos presta..."

"Concluidos los esotéricos trabajos en los Infiernos del Planeta Plutón, hube entonces de levantar Columnas... "PlusUltra", "ADAM-KADMON", "Hombre-Celeste", tales son los místicos significados que se han atribuido a las dos Columnas de Hércules..."

[...]

"ADAM-EVA es indubitable el significado más secreto de las dos columnas de Hércules..."

"Reconciliación con lo Divinal resulta urgente, inaplazable, impostergable, tú lo sabes..."

"Levantar Columnas en reconciliación, regreso de la pareja original, vuelta al Edem..."

"Necesitamos retornar al punto de partida original, volver al primer amor; eso es indiscutible, irrefutable, irrebatible..."

"En los arcaicos Misterios del Continente "Mu" o "Lemuria", yo hube de vivenciar el crudo realismo de esto en "Bodas Paradisíacas", "Edénicas"..."

"Entonces recibí por esposa a una Gran Iniciada; quiero referirme en forma enfática a la otra mitad de la naranja; a mi Eva particular primigenia; así levanté las dos Columnas de Hércules..."

"En plena mesa del festín me hallaba, acompañado dichoso por la nueva esposa y muchos Altos Sacerdotes..." (De "Las Tres Montañas" (Tercera Montaña), "Capítulo XLV El Décimo Trabajo de Hércules", de nuestro V.M. Samael Aun Weor).

En la "Segunda Montaña", la Primera Boda es el Desposorio de Jacob (Tiphéreth) con Rajel (Maljhut).

Mas en la "Tercera Montaña", "cuando Zeir Anpín se expande, Hesed, Guevurá y Tiféret ascienden y se vuelven Jojmá, Biná y Dáat, como se sabe,..." (El Zohar, "Parashát Pínjas", II, 329.) "Jesed y Guevurá ascienden y se vuelven Jojmá y Biná." Entonces es celebrada la Segunda Boda, el Desposorio de Israel (Jojmáh) con Leáh (Maljhut de Bináh).

Hesed o Jesed al ascender se convierte en Jojmáh.

Guevuráh al ascender se convierte en Bináh.

Tiphéreth al ascender se convierte en Dáath.

"Zeir Anpín" o "el Semblante Menor", dentro de cada Ser en el Kabalístico Árbol de la Vida, está integrado por las Sephiroth: Jesed, Guevuráh, Tiphéreth, Netzah, Hod y Yesod, y Maljhut es Su Nukvah o Novia-Esposa.

Maljhut o Rajel (la Reina, la Novia y la Esposa) que es también Guevuráh (el Buddhi, la Walkiria) al ascender se integra en Bináh o Leáh.

Isaac Luria enseña que "Leah es reconocida como otra parte Espiritual de Moisés."

Hemos explicado en otros estudios que a Leáh se le llama la Madre y Bináh, porque Leáh emana de la Sephiráh Maljhut de Bináh que es la Madre Divina como un todo, puesto que Bináh, y cada una de las Diez Sephiroth tienen a su vez sus propias Diez Sephiroth.

- IV -
Los Dos Aspectos de la Eva Particular Primigenia en Cada Ser

El Santo Nombre de Dios YHVH (Yod-HaVah) es la Unidad de Adam-HeVaH (Adam-Eva) en el Macrocosmos, y en el Microcosmos Humano.

"Yod" (Y) es Adam El Padre que se Desdobla en "HeVaH" o "Eva".

"Eva" tiene Dos Aspectos: las dos "Hei" (HH) del Santo Nombre YHVH.

La primera Hei (H) es Leáh.

La segunda Hei (H) es Rajel.

"... R. Judá dijo: Había dos casas, la primera casa [Leáh] y la segunda casa [Rajel], una más alta y una más baja. Hay dos Hés [en el Sagrado Nombre HaVaYaH], una más alta y una más baja; pero, todas forman una sola." (El Zóhar, Volumen I, Sección "Bereschit").

"... R. Simeón [ben Yojai] continuó: De la misma manera la Torá está situada entre dos casas, una recóndita y en lo alto [Leáh] y la otra más accesible [Rajel]. La de en lo alto es la "Gran Voz" a que se refiere el versículo: "Una gran voz que no cesa" (Deuteronomio V, 19.) Esta voz está en los huecos y no es oída o revelada, y cuando sale de la garganta expresa lo pronunciado sin sonido y fluye sin cesar, aunque es tan tenue como para ser inaudible. De esto sale la Torá, que es la voz de Jacob. La voz audible sale de la inaudible. En el debido curso se le liga el lenguaje, y por obra del lenguaje emerge abiertamente. La voz de Jacob, que es la Toráh, se liga así a Dos Hembras, a la voz interior que es inaudible [Leáh, porque es oculta y no manifiesta], y a la voz exterior [Rajel] que se oye [porque es visible, manifiesta] ." (El Zohar, Volumen I, Sección "Bereschit").

"... la vav es paralela a Yaacov, el cual es Zeir Anpín, mientras que las [Dos] Hes [HH] son paralelas a Leáh y Rajél..." "... la vav, la cual es Zeir Anpín [Jacob-Moisés], que tiene dos matrimonios. Un matrimonio es con Leáh, que es su Esposa del pecho para arriba, mientras que el segundo matrimonio es con Rajél, que es su Esposa del pecho para abajo,..." (El Zóhar, "Parashát Pínjas", II, 609).

La mayoría de los escritores kabalistas han caído en el gravísimo error de confundir a la Primera Esposa de Adam Leáh con "Lilit".

¡Leáh no fue, no es, ni será "Lilit"!

Lo que ha sucedido es que del "Adam" caído, es decir, de la humanidad edénica caída en las fornicaciones y en los adulterios se dice que tuvo "dos esposas": "Lilit y Nahemah".

Mas estas "dos esposas" no deben de confundirse jamás con las Dos Esposas Celestiales, Espirituales Leáh y Rajel de Adam como Humanidad Espiritual antes de la caída Edénica.

Por falta de conocimientos esotéricos se han interpretado erróneamente y muy gravemente estas tradiciones "de los grandes kabalistas", explicadas correctamente por nuestro Venerable Maestro Samael Aun Weor:

"Las tradiciones de los grandes kabalistas dicen que Adam tenía dos esposas: Lilit y Nahemah. Lilit es la madre de los abortos, pedrerismos, degeneración sexual, homosexualismos, infanticidios, etc., etc." "Nahemah es la madre del adulterio." (Del Libro "El Matrimonio Perfecto", "Capítulo III La Gran Batalla", del V.M. Samael Aun Weor).

Quiere decir que los hombres caídos de la antigua Lemuria, colectivamente llamados "Adam" al fornicar, y al cometer "abortos, pedrerismos, degeneración sexual, homosexualismos, infanticidios, etc., etc.", se dice que "Adam" se desposó con "Lilit", y al adulterar, se dice que se desposó con "Nahemah".

Es necesario dar estas explicaciones para que no se siga cayendo en el error grave de confundir a la Sagrada Leáh que es Uno de los Dos aspectos de la Eva Celestial, con "Lilit".

Isaac Luria enseña que: "Eva y Leáh fueron del nivel de Bináh, que, como sabemos, es llamada 'Imma Ila'a' (Madre Superior)".

- V -
Jacob-Israel
Rajel-Leáh

En el Árbol de la Vida de la Kabbaláh, Jacob se corresponde con Tiphéreth, Israel se corresponde con Jojmáh.

Cuando Jacob o Tiphéreth asciende a Jojmáh Su Nombre es llamado Israel:

"... Así se quedó Jacob solo; y luchó con él un varón hasta que rayaba el alba. Y cuando el varón vio que no podía con él, tocó en el sitio del encaje de su muslo, y se descoyuntó el muslo de Jacob mientras con él luchaba. Y dijo: Déjame, porque raya el alba. Y Jacob le respondió: No te dejaré, si no me bendices. Y el varón le dijo: ¿Cuál es tu nombre? Y él respondió: Jacob. Y el varón le dijo: No se dirá más tu nombre Jacob, sino Israel; porque has luchado con Dios y con los hombres, y has vencido." (Génesis, 32: 24-29).

"Todas las doce tribus representan sobre la tierra sus prototipos celestiales, y porque en realidad eran "hijos" en este mundo, la Shejináh se perfeccionó en ellos en los doce "linajes" ... de Israel, que se llaman "Eleh" (éstas), como está dicho" "Estas (Eleh) son todas las tribus de Israel", (Génesis XLIX, 28) pues esta palabra, en conjunción con Mi (¿Quién?) forman el nombre Elohim y así completan la construcción. Por causa de esto el representante celestial de Esaú dijo a Jacob: "No serás llamado más Jacob, sino Israel, porque has luchado con el ángel de Dios y con hombres y has prevalecido" (Génesis XXXII, 29) es decir, has prevalecido, por medio de la perfecta y original estructura, que también indican las palabras "todas estas". Por eso Israel nunca puede dejar de existir, [...] El "gran nombre" es el primer edificio, el primer Nombre, Elohim, Y ahora, cuando Israel está en exilio, todo el edificio ha caído. Pero en el tiempo por venir, cuando el Santo redimirá a Sus hijos del exilio, el "Mi" y la "Eleh", que cuando estaban en exilio se hallaban separados, se unirán como uno y el Nombre Elohim será perfectamente establecido y el mundo será curado. Por eso está escrito: "¿Quiénes (Mi) son Éstas (eleh) que vuelan como una nube y como las palomas a sus ventanas?" (Isaías LX, 8). El Nombre, sin ninguna separación, es decir, Elohim..." (El Zóhar).

Cuando Jacob luchó con el Ángel de Dios y con los hombres, y venció, fue llamado Israel y unió los Nombres Mi Eleh en un Nombre: Elohim. Esto quere decir que realizó dentro de Él a los Dos Aspectos de la Sagrada Shejináh: Leáh y Rajel.

En el Zohar, Rajel es llamada "Maljhut" (la "Reina"). ¿Cuándo Maljhut queda incluida en Elohim? Cuando la Madre la viste con Sus Vestiduras:

"... Cuando las letras Aleph, Lamed, y Hei son delineadas hacia abajo desde arriba, desde Bináh, descendiendo hacia Maljhut, esto es como si la Madre [Ima, Bináh, Leáh] prestara Sus vestidos a Su Hija [Maljhut, Rajel] y la adornara a Ella con Sus propios adornos. El Nombre de Elohim es por lo tanto trazado hacia abajo desde Bináh, quien es la Madre (Ima, Leáh), hacia la Hija, que es Maljhut [Rajel]. ¿Y cuándo Ella la adorna apropiadamente? Cuando todos los Varones aparecen ante Ella. Y entonces, está escrito concerniente a Ella que "todos sus Varones [Los Iniciados "Hombres Verdaderos" o el Pueblo de Israel Espiritual, los "viri spirituales"] aparecerán ante el Soberano, YHVH (Shemot 34:23). Porque Maljhut es llamada "Soberano" en el Género Masculino. Como está escrito: "Mirad el Arca del Pacto del Soberano (Adon [Señor]) de toda la tierra" (Yehoshua 3:11). Aquí el verso describe a Maljhut, que es el "Arca del Pacto", porque está usando el nombre del Soberano (Adon [Señor]) de toda la Tierra que es un Nombre Masculino. Esto es así, porque Ella ha recibido las Vasijas, que son llamados 'Vestidos' y la Energía Espiritual, que es llamada Adornos, de Su Madre quien es Bináh. Entonces la letra Hei [H] deja el Nombre Mah ["Que"], y es reemplazada por la letra Yod. Ahora Maljhut es llamada Mi, así como Bináh. Luego Ella se viste en Vestidos Masculinos, llamados los Vestidos de Bináh, para mirar a todos los Varones de Israel." (El Zóhar).

"Tres veces en el año todos tus varones serán vistos ante el rostro del Señor" (Éxodo XXIII, 17.) ¿Quién es, pues, este "rostro del Señor"? Ninguno que no sea Rabbí Simeón ben Yojai. Y en cuanto a la referencia a los "varones" que aparecen ante él, en realidad, solamente pueden acercarse a él "los varones de los varones", los verdaderamente varoniles, es decir, los estudiosos de la ciencia esotérica." (El Zohar, Volumen III "Sección Bo".).

Los "varones de los varones" son los "viri spirituales", los "Hombres Espirituales", los "Hombres Verdaderos"; entendiendo que tanto el varón como la mujer pueden llegar al nivel interior de "Hombre Espiritual".

Cuando una mujer fabrica sus Cuerpos (o Vasijas) de Fuego, espiritualmente llega a ser un Hombre Verdadero y puede entrar en el Reino de los Cielos.

Un Hombre Verdadero es un Iniciado que por su trabajo con "Los Tres Factores de la Revolución de la Conciencia", Fabrica sus Cuerpos de Fuego: Astral, Mental y Causal.

En el último párrafo del Evangelio del Apóstol Tomás, nuestro Señor Jesús El Cristo refiriéndose a María Magdalena dice a sus Apóstoles:

"... He aquí, Yo la conduciré para hacerla un Varón, para que ella pueda también hacerse un espíritu viviente como vosotros los Hombres. Pues toda mujer que se haga Varón entrará en el reino del cielo."

- VI -
Los Desposorios de Jacob-Israel con Rajel-Leáh

En el Camino Esotérico de "Las Tres Montañas", la Primera Boda son los Desposorios de Jacob con Rajel.

La Segunda Boda son los Desposorios de Jacob-Israel con Rajel-Leáh.

Así como el Primer Desposorio de Jacob fue (no manifiestamente) con Leáh (que significa "Delicada" y Arquetipo del Destino), así también la Primera Eva de Adam fue Leáh.

Y así como el Segundo Desposorio de Jacob fue con Rajel (que significa "Ovejita", y Arquetipo de la Libre Voluntad), así también la Segunda Eva de Adam fue Rajel.

Las Dos "Hei" (HH) del Sagrado Nombre de Dios YHVH, son: La Primera "Hei" (H) Leáh, y la Segunda "Hei" (H) Rajel.

En el Camino Esotérico de "Las Tres Montañas", la Primera Esposa o Eva Espiritual es Rajel en Guevuráh, y la Segunda Esposa o Eva Espiritual es Leáh en Bináh.

En los Desposorios Superiores de la "Tercera Montaña", Rajel o "la Segunda Eva" asciende y queda Vestida en Leáh o "la Primera Eva". Y ambas integradas son Una Única Eva, la Eva Edénica.

En los textos de la Toráh está escrito, no obstante, que el primer matrimonio de Jacob fue con Leáh, y el segundo matrimonio fue con Rajel. Mas el primero estuvo oculto a Jacob, siendo del conocimiento para Jacob el matrimonio con Rajel.

Lo anterior tiene varias explicaciones:

Cuando un hombre y una mujer comienzan a practicar correctamente el Arcano, el Maithuna, la Magia Sexual, la Pareja Celestial Shiva-Shakty individual, particular, practican asimismo el Arcano en las dimensiones superiores, y esta unión es oculta para la pareja de alquimistas, siendo obviamente esta unión un Desposorio Alquímico de Shiva-Shakty. Más adelante, en el comienzo de la "Segunda Montaña" el Alma Humana o el Jacob íntimo, (después de "Siete Años", es decir después de haber pasado por las Siete Iniciaciones de Fuego en la "Primera Montaña", más la "Octava Iniciación" que es la síntesis de todo el Trabajo anterior) se Desposa con su Alma Espiritual "Rajel" o el Buddhi interior, particular en cada Ser. Más tarde al lograrse la Resurrección del Cristo Interior en el final de la "Segunda Montaña", después en la "Tercera Montaña" son celebrados los Desposorios en Bodas Edénicas y Definitivas del Adam-Eva particular, individual.

Adam aquí es la integración de Jacob-Israel, y Eva es la integración de Leáh-Rajel.

En Jacob-Israel o el Profeta Moisés, Leáh y Rajel son los Arquetipos de la Nukvah Celestial.

Isaac Luria enseña que cuando el Profeta Moisés recibió por segunda vez las Tablas de la Ley en la cima del Sinaí, se Desposó con Leáh, y cuando descendió se Desposó con Rajel.

"And HVYH passed by, etc." (Exodus 34:6), which refers to the coupling of Ze'ir Anpin with Leah. After that, when one bows down, comes the coupling of Jacob and Rachel." (Isaac Luria, "The Tree of Life"). ["Y HVYH [una permutación del Santo Nombre YHVH] pasó por, etc." (Éxodo 34:6), que se refiere a la unión de Zeir Anpín con Leáh. Después, cuando uno desciende, viene la unión de Jacob y Rajel."]

"1 Y YHVH dijo á Moisés: Alísate dos tablas de piedra como las primeras, y escribiré sobre esas tablas las palabras que estaban en las tablas primeras que quebraste.
2 Apercíbete, pues, para mañana, y sube por la mañana al monte de Sinaí, y estáme allí sobre la cumbre del monte.
3 Y no suba hombre contigo, ni parezca alguno en todo el monte; ni ovejas ni bueyes pazcan delante del monte.
4 Y Moisés alisó dos tablas de piedra como las primeras; y levantóse por la mañana, y subió al monte de Sinaí, como le mandó YHVH, y llevó en su mano las dos tablas de piedra.
5 Y YHVH descendió en la nube, y estuvo allí con él, proclamando el nombre de YHVH.
6 Y pasando YHVH por delante de él, proclamó: YHVH, YHVH, fuerte, misericordioso, y piadoso; tardo para la ira, y grande en benignidad y verdad;... " (Éxodo 34: 1-6).

En estos Desposorios de la "Tercera Montaña", Leáh queda incluida en Rajel.

- VII -
Una Canción para El Día del Shabbath

"Rabbí Leví dijo: ... [el Salmo 92] fue compuesto por Adam y fue olvidado durante su generación, y Moisés vino... y lo volvió a componer en su propio nombre..."

"... una Canción para El Día del Shabbath (Mizmor 92); Mizmor una Canción para el Tiempo Por Venir, porque ese Día será todo Shabbath y Reposo para Vida Eterna."

"El Tiempo Por Venir", esotéricamente se refiere a Bináh, el Tercer Logos, el Espíritu Santo, que es Masculino y Femenino a la vez: Padre-Madre y al Desposorio en la Tercera Montaña entre las Dos Almas: el Alma Humana que es Masculina y el Alma Espiritual que es Femenina, la "Nukváh".

Cuando un Iniciado logra la Resurrección Esotérica en el final de la Segunda Montaña, algún tiempo después en la Tercera Montaña se Desposa en Bodas Edénicas con la Bien Amada Espiritual, con la Walkiria, la Bella Helena, la Nukváh, que es el Jubileo Esotérico o la Celebración de Pentecostés, y cristaliza dentro de él el Segundo Logos, el Hijo, el Cristo Cósmico Jojmáh, porque dentro de la Bella Helena está el Cristo, el Segundo Logos con el Cuarto Aspecto de Su Alma llamada Jayyáh o "Vida"...

"El Jubileo" es Bináh. De la Sephiráh Maljuth de Bináh que es nuestra Divina Madre Kundalini (pues cada una de las Diez Sephiroth tiene a su vez sus propias Diez Sephiroth) surge "Leáh" o el aspecto de la Bien Amada Espiritual "del Pecho hacia Arriba" de Zeir Anpín, y por lo cual también es llamada "El Jubileo" porque surge de "los Pies" (o de la Sephiráh Maljuth) de la Madre Divina Bináh.

Antes de la Resurrección Esotérica Zeir Anpín como Jacob se Desposa con Rajel (que surge de la Maljuth de Atziluth) o el aspecto de la Bien Amada Espiritual "del Pecho hacia Abajo" y después de la Resurrección Zeir Anpín como Israel se Desposa con Leáh o el aspecto de la Bien Amada Espiritual "del Pecho hacia Arriba", entonces Leáh queda integrada en Rajel, e Israel en Jacob.

La inclusión de Leáh en Rajel es explicada en El Zóhar, y por Isaac Luria de la siguente manera:

"... La Hembra fue ligada al lado del Varón hasta que Dios lo arrojó en un profundo sueño, durante el cual yació en el lugar del Templo. Entonces Dios la serró de él y la adornó como una novia y la trajo a él, como está escrito: "Y tomó una de sus costillas, y cerró con carne en su lugar" (Génesis II, 21). (El Zohar).

"Dios causó un sueño profundo que cayó en el Hombre... [Génesis, 2: 21]" (Isaac Luria).

"En el momento Leáh es incluida en Rajel. Porque Leah surge de la parte posterior de la cabeza del Pequeño Rostro [Zeir Anpín], como nosotros sabemos. El Estado Mental deja al de Pequeño Rostro y entra en Rajel que asciende (después, nuevamente) en la cabeza del de Pequeño Rostro; y entonces Leáh es incluida en ellos." (Isaac Luria).

(Ver por favor "La Resurrección de Adam-Moisés").

Nuestro Venerable Maestro Samael Aun Weor nos relata que en la antigua Lemuria, cuando Él había logrado la Resurrección, se desposó con su Bella Helena individual, particular:

"En mi obra, pues, titulada 'Las Tres Montañas', [Capítulo 45] hay algo que yo escribí y que los hermanos no han entendido. Dije que 'en la Lemuria, que después de que había desencarnado Litelantes, que yo había tomado una nueva esposa, para seguir adelante en el Camino, una gigante', y eso es interesante, ¿no? Bueno, la cuestión es que todos creyeron que era mujer de carne y hueso, la que había tomado. Esa no es de carne y hueso, esa es la Bella Helena. Aquél que llegue a la Resurrección, se desposa con la Bella Helena. Y si es una mujer la que llega a la Resurrección, se desposa con el Bienamado. En todo caso, con el Alma Espíritu." (Enseñanzas del Venerable Maestro Samael Aun Weor).

Tanto el hombre como la mujer pueden llegar a la Resurrección con su mismo cuerpo físico si se dedican a trabajar durante toda la vida con Los "Tres Factores definitivamente de hechos y no de palabras."

De acuerdo a las anteriores enseñanzas del Venerable Maestro Samael Aun Weor, el Maestro pudo realizar el Trabajo en la Gran Obra del Padre en la época de la antigua Lemuria con su Esposa-Sacerdotisa Litelantes hasta haber logrado la Resurrección al final de la Segunda Montaña, para luego tomar "una nueva esposa, para seguir adelante en el Camino, una gigante', es decir, se Desposó con su Walkiria interior, individual, celestial, particular, con su Bien Amada Espiritual, y con quien pudo terminar de realizar la Gran Obra del Padre y culminar El Camino en la Tercera Montaña.

"... Zaratustra [Zoroastro] el día de su Resurrección, se encuentra, cara a cara, con la Bella Helena; Ella le alcanza un cáliz, una copa, se acerca a Él y luego ambos, pues, se fusionan, forman un sólo Ser, íntegro, unitotal, queda Él mirando con los ojos de Ella, viendo al mundo, Resurrecto, porque dentro de Ella estaba ya el Logos. Después de eso, los discípulos, que fueron a buscar al Santo, ya no le hallaron en su caverna. ¿Qué se hizo? ¡Nadie supo para dónde fue Zaratustra!" (Enseñanzas del Venerable Maestro Samael Aun Weor).

El Santo Grial es la Esposa-Sacerdotisa de un Iniciado o Maestro de la Logia Blanca.

La entrega del Cáliz o del Santo Grial de la Bella Helena a Zoroastro, tiene idéntico significado esotérico a la entrega del Santo Grial de la Reina de Saba al Rey Salomón, lo cual significa que la Reina de Saba no es otra que la Bella Helena, la propia Walkiria, la Bien Amada Espiritual del Rey Salomón. El relato de que después la Reina de Saba regresó dejando solo al Rey Salomón, es simbólico. Quiere decir que la Reina de Saba, Balkis o la Bella Sulamita, la Walkiria del Rey Salomón se integró en Él.

La Reina de Saba existió como Mujer aquí en el mundo físico, mas en el relato que se nos ha transmitido hay asuntos esotéricos que no se deben de interpretar literalmente. Quiere decirse que el Alma Humana Masculina del Rey Salomón y el Alma Espiritual Femenina de la Reina de Saba se integraron espiritualmente en Una Unidad ("Ejad"), porque ambos eran un Par de Almas Gemelas encarnadas.

Por desconocimiento de estas enseñanzas esotéricas, muchos (no solamente eruditos o intelectuales, sino inclusive algunos Iniciados) han cometido gravísimos errores de interpretación, ya contra el Rey Salomón, ya contra Su Bella y Amada Esposa la Reina de Saba.

Si se reflexiona en las Palabras de nuestro Señor Jesús El Cristo donde da testimonio de la Reina de Saba y del Rey Salomón, tal vez se cambiaría de opinión:

"La reina del Austro [del Sur] se levantará en el juicio con esta generación [en este final de los tiempos], y la condenará; porque vino de los fines de la tierra para oír la sabiduría de Salomón: y he aquí más que Salomón en este lugar." (El Santo Evangelio Según San Mateo 12: 42).

La "Reina de Sheba" es Maljuth, la Shejináh, la Reina y Novia-Esposa o Nukvah de Zeir Anpín o el Rey Salomón; es decir, la Bella Helena, la Walkiria, el Buddhi, el Alma Espiritual, la "Reina de Siete" o la Maljuth que significa "Reina" de las Siete Sephiroth desde Jésed hasta Yesod-Maljuth; y desde Tiphéreth hasta Kether (incluyendo a la Sephiráh Da'at). Es decir, los Dos Aspectos de la Bien Amada Espiritual: Rajel "del Pecho hacia Abajo" y Leáh "del pecho hacia Arriba".

- VIII -
"Adam y Eva":
La Obra de las Manos de Dios

"El Midrash (Midrash Tehillim 90:1) establece que Moisés fue el autor de once salmos, al principio del libro cuarto de Tehillim (90-100)."

"El Salmo 92 es el único Salmo en el salterio Hebreo expresamente conectado con el Shabbath..."

"Porque me has deleitado, Señor, en tu hechura: y en las obras de tus manos me regocijaré.") (Salmos, 92: 4).

"Porque Tú, Dios, me has hecho feliz a través de Tus acciones; yo triunfaré a través de las obras de Tus manos..."

"Rabbí Simeón [ben Yojai], comenzó su exposición así: "Los cielos declaran la gloria de Dios, y el firmamento manifiesta la obra de Sus manos". (Salmos XIX, 2). Dijo: El sentido interno de este versículo es como sigue: Cuando la novia despierta en la mañana del día de su boda, ella comienza a preparar sus ornamentos y decoraciones con la ayuda de las acompañantes que se han regocijado con ella toda la noche, así como ella con ellas. Tan pronto como la novia mira a su esposo: "Los cielos declaran la gloria de Dios". "Los cielos" es el novio, que entra bajo el palio nupcial [La Sukkáh]. "Declaran" (meSaPeRim) significa que irradian brillo como el de un zafiro, que alumbra y centellea de un extremo del mundo al otro. "La gloria de Él" (Dios) significa la gloria de la novia que es llamada Él ("Dios"), como está escrito "y Él ("Dios") está indignado todos los días (contra el inicuo)" (Salmos VII, 12); todos los días del año es llamado Él ("Dios"), pero ahora cuando entra bajo el palio nupcial es llamado Gloria. También al mismo tiempo es aún llamado Él ("Dios"), que significa gloria sobre gloria, esplendor sobre esplendor y dominio sobre dominio. Así, en ese tiempo cuando el cielo entra en el palio e irradia sobre ella, todas esas acompañantes que estaban junto con ella cuando se adornaba, tienen sus nombres recordados aquí arriba, como está escrito: "Y el firmamento manifiesta la obra de Sus manos" (Salmos XIX, 2), siendo las palabras "la obra de sus manos" una alusión a aquellos que han entrado en una alianza con la novia. Los confederados de la alianza son llamados "la obra de sus manos", como está dicho: "La obra de nuestras manos confirma sobre nosotros" (Salmos XC, 17). Esto es una referencia a la alianza que está grabada en el cuerpo del hombre." (El Zóhar).

Las palabras en Isaías 60:21: "obra de mis manos, para glorificarme... aluden a Adam y Eva...", llamados asimismo "el retoño de Mi plantío".

En el Salmo 92 el Sagrado Nombre de Dios "YHVH", está escrito Siete Veces, y contiene "siete diferentes epítetos para los malvados, y siete positivas cualidades para los justos..."

"Rabbí Abba observó aquí: ¿Cómo podemos saber que también fueron plantados Adam y Eva? Del versículo 'la rama de mi plantío, la obra de mis manos de la que Yo me glorío' (Isaías LX, 21). Se los llama 'la obra de las manos de Dios' porque en su formación no estaban involucradas otras criaturas. Se nos ha enseñado que las plantas fueron primero como las antenas de saltamontes, y su luz era débil, hasta que fueron plantadas y firmemente establecidas, cuando su luz fue aumentada y se las llamó 'cedros del Líbano'. También Adam y Eva cuando fueron primero plantados, no ostentaban luz ni emitían un aroma suave; para seguridad fueron desarraigados y vueltos a plantar y debidamente establecidos." (El Zóhar).

- IX -
Encuentro de Dante Alighieri con Leáh-Matelda y con Rajel-Beatriz

"Hay dos Aspectos del Principio Femenino: Leáh y Rajel. Estos están indicados por las dos [Letras] Hei [H] del Santo Tetragrammatón [YHVH]." (Isaac Luria).

En el Canto XXVIII del Purgatorio, Dante, al encontrarse con Matelda-Leáh, a quien describe como una Hermosa y Virgen Dama, que le recuerda a la Diosa Venus, y a Perséphone o Proserpina, después de describir su encuentro con Ella, y ante su asombro e incomprensión, escucha de sus labios las siguientes palabras:

"- Sois recién llegados -dijo ella- y quizá porque me sonrío en este sitio escogido para nido de la humana naturaleza os causo asombro y hasta alguna sospecha; pero el salmo "Delectasti" [Salmos, 92: 4] esparce una luz que puede disipar las nubes de vuestro entendimiento."

Matelda-Venus-Perséphone, la "Donna Angelicata", la "Donna Gentile", la "Donna Innamorata", la "Bella Donna", la "Única" o Sola Mujer (o la "Sin Par", Virgen, no unida con ningún varón) y Guardián del Paraíso Terrestre, combinando en su grácil y encantadora figura Humana todos los encantos Divinales del Eterno Femenino, semejante a la Diosa de la Justicia "Astraea", encarnación del pudor, de la inocencia y de la belleza virginal, en el Paraíso Terrestre, danzando con gracia sublime y encantadora, mientras va recogiendo flores (como antes lo hiciera Leáh en el "Sueño" de Dante) a lo largo de la ribera del Río Letheo, le explica al Sumo Poeta, que ese lugar fue "el origen de la raza humana", donde "la primavera y los frutos son eternos: este es el verdadero néctar de que todos hablan." Montaña denominada por los Poetas con el nombre del "Parnaso" de "la Edad de Oro". Es decir, el Jardín del Edén, el Paraíso Terrestre, la Poética Arcadia.

Los encantos del Amor entre Dante y Matelda representan, en una de sus simbologías, la felicidad conyugal terrenal-espiritual sin pecado, la práctica del Arcano con verdadera Castidad.

La radiante juvenil y resplandeciente mirada de la Doncella Matelda-Leáh, en todo el esplendor de su virginal mocedad, es comparada por Dante con la mirada de la Diosa del Amor Venus que enflechada por los dardos del Amor de Cupido-Eros, los dirige con pudor hacia Dante que quiere alcanzar la otra ribera del río donde está Mathelda y estar menos lejos de Ella:

"Así como bailando se vuelve una mujer, con los pies juntos y arrimados al suelo, poniendo apenas uno delante de otro, de igual suerte se volvió aquélla hacia mí sobre las florecillas rojas y amarillas, semejante a una virgen que inclina sus modestos ojos, y satisfizo mis súplicas aproximándose tanto, que llegaba hasta mí la dulce armonía de su canto, y sus palabras claras y distintas. Luego que se detuvo en el sitio donde las hierbas son bañadas por las ondas del lindo riachuelo, me concedió el favor de levantar sus ojos. No creo que saliera tal resplandor bajo las cejas de Venus, cuando su hijo la hirió [con los dardos de Cupido-Eros] inconsideradamente. Ella se sonreía desde la orilla derecha, cogiendo mientras tanto las flores que aquella elevada tierra produce sin necesidad de simiente. El río nos separaba a la distancia de tres pasos; pero el Helesponto por donde pasó Jerjes, cuyo ejemplo sirve aún de freno a todo orgullo humano, no fué tan odioso a Leandro, por el impetuoso movimiento de sus aguas entre Sestos y Abydos, como lo era aquél para mí por no abrirme paso." (Purgatorio, Capítulo XXVIII).

La "Bella Dama" y Virginal Doncella que aparece en la cima de la Montaña del Jardín del Edén, no se le identifica a Dante con su nombre de Matelda, nombre revelado después por Beatriz a Dante en el Canto XXXIII (33: 118-119).

Porque Matelda-Leáh es el aspecto oculto de la Bien Amada Espiritual.

Así como Jacob-Israel se unió espiritualmente, esotéricamente, interiormente, en los encantos del Amor primeramente con Leáh, secretamente, sin saberlo y sin comprenderlo, antes de poderse desposar siete años después, con Rajel, así también Dante describe los encantos del Amor con la virginal y encantadora doncella Matelda.

Uno de los significados de Matelda-Leáh es "la Vida Activa".

Mas, en otro significado diferente, aunque relacionado con el anterior, Leáh es uno de los Dos Rostros o "Partzufim" de la Sagrada Shejináh.

Matelda-Leáh sumerge a Dante dentro de las aguas del Río Leteo, lo que significa morir al pasado pecaminoso para recuperar la Pureza del alma que se había perdido, para beber después las Aguas del Río Eunoe que reviven las virtudes o flores del Alma.

Uno de los orígenes del nombre Matelda o Mathilda, procede del nombre germánico "Mechtilde", y "Mahthildis", de "Macht" (fuerza, potencia) y "hild" ("batalla"); es decir, fuerte y poderosa guerrera en las batallas, lo que la identifica con las características de la Virgen Guerrera o "Walkyria", el Alma Espiritual, el Buddhi.

Isaac Luria enseña que en el lugar en donde se encuentra el "talón de la Humildad" Leáh es realizada y ahí comienza la Corona (Kether) de Rajel. Y explica que Su Sitio o Lugar es llamado "una Mujer Valiente". Asimismo que cuando Moisés ascendió a la Puerta Cincuenta (Bináh) que es la Puerta de la Intuición, atrajo la Esencia de Leáh que es la Humildad. Donde, en otro lugar, dice que Moisés obtuvo la Realización Intuitiva...

"Dante himself is the type of the soul of man in its search after this perfection; Matilda is the active life, which works with temperance, prudence, fortitude, and justice (Conv. iv. 22), but, in order to attain its highest bliss, needs to be blended with the contemplative, as indicated by the allusion to "the Psalm Delectasti" By this a man is guided through the world, figured, as we are told in the De Monarchia, by the earthly paradise, and led on to the point where he becomes worthy to enjoy the beatific contemplation of the Deity." ("The Purgatory of Dante Alighieri...", by Arthur John Butler...", 1880).

Traducción;

"Dante mismo es el tipo del alma del Hombre en su búsqueda de esta perfección; Matilda [Leáh] es la vida activa, que trabaja con templanza, prudencia, fortaleza y justicia (Convivio, iv 22.). Pero, a fin de alcanzar su nivel de más alta dicha, debe ser integrado con la contemplativa [Beatriz-Rajel], según lo indicado por la alusión a "el salmo Delectasti". En esto el Hombre es guiado a través del mundo, figurado, como se nos dice en La Monarquía, por el paraíso terrenal, y conducido hasta el punto en que se vuelve digno de disfrutar de la contemplación beatífica de la Deidad."

Matelda o Mathilda es para Beatriz, así como Leáh lo es para Rajel.

Mathilda-Leáh representa el Jubileo esotérico, y "simboliza lo no develado para la mente humana,..."; y por lo cual se Le presenta como un enigma para Dante; enigma que Ella le invita a descifrar, con las palabras que le dirige:

"... el salmo 'Delectasti' esparce una luz que puede disipar las nubes de vuestro entendimiento."

Leáh es llamada la "Tierra Superior"; y Rajel, la "Tierra Inferior".

"Leáh" o la "Tierra Superior" viene a ser visible y revelada solamente cuando el Intelecto o Intelección Iluminada se adquiere, y con el cual se disipan "las nubes" del "entendimiento".

En este nivel, el Alma Humana o Tiphéreth, llega al desarrollo o nivel de la Madurez Mental, la "Conciencia Intelectual" o del Entendimiento, la Mente-Cristo.

Mathilda-Leáh emerge del Alma Humana "como una radiación de su Mentalidad", en su unión mística del Alma Humana con Ella, no obstante, ser un proceso todavía oculto para el entendimiento.

Después de haber conducido Matelda a Dante hasta Beatriz, Matelda-Leáh o "el Mundo Oculto", no vuelve a aparecer. Porque Mathelda se integra espiritualmente en Beatriz-Rajel que personifica "el Mundo Revelado".

Este es el significado esotérico de las palabras: "de un Mundo a otro Mundo".

Matelda-Leáh, como un aspecto de Eva (dentro de cada Ser) al unirse con Su Alma Humana, tiene el significado místico de las palabras de la Sagrada Toráh: "Y Adam conoció a su Esposa".

"Zeir Anpín o el Microprosopus" (cuyo centro es Tiphéreth), es, asimismo, "Adam", el Adam Interior, Espiritual.

Mas esta unión de Zeir Anpín con Leáh, es oculta, y se refleja en el asombro de Dante y en las enigmáticas palabras que Mathelda-Leáh le dirige a Él.

- X -
Creación de Adam

5 Quia delectasti me, Domine, in factura tua: et in operibus manuum tuarum exultabo. (Porque me has deleitado, Señor, en tu hechura: y en las obras de tus manos me regocijaré.)
6 ¡Quam magnificata sunt opera tua, Domine! nimis profundae factae sunt cogitationes tuae. (¡Cuán magníficas son, Señor, tus obras! extremadamente profundos son tus pensamientos.)

"7 Vir insipiens non cognoscet: et stultus non intelleget haec. (El varón insensato no conocerá, y el necio no entenderá estas cosas.") (Salmos 91 (92): 5-7).

"... 'obras' y 'obras de tus manos' (Salmos, 92: 4), se refieren a Adán, que fue hecho por Dios y no por carne y sangre." (El Zóhar).

"... "el hombre necio no sabe, y el insensato no entiende de esto" (Salmos 92, 6). Dijo: [Rabbí Simeón ben Yojai] cuán estúpida es la humanidad que no se toma la pena para conocer los caminos del Todopoderoso por los que el mundo es mantenido. ¿Qué les impide a los hombres hacerlo? Su estupidez, porque no estudian la Torá, pues si estudiaran la Torá conocerían los caminos del Santo, Bendito Sea. "Un insensato no entiende esto": es decir, no entiende los caminos de la Schejináh, en el mundo, cómo juzga al mundo. Porque solamente ven los castigos sobre los justos y no sobre los inicuos que trasgreden los preceptos de la Torá, y que heredan este mundo en toda dirección, como está escrito, "los inicuos brotan como el pasto". No conoceríamos mejor si el Rey David no nos iluminara en la segunda parte del versículo que dice "serán destruidos para siempre"; es decir, serán destruidos en el otro mundo, donde serán polvo bajo los pies de los justos." (El Zóhar).

"Cuando Adán vio el poder del Sábado, dijo:"

"- No en vano el Santo, Bendito Sea, bendijo el Sábado y lo santificó."

"Y comenzó a cantar y tañer en honor del Sábado, según está dicho: "Salmo. Cantar para el Día del Sábado." (Salmo 92, 1)."

"Rabbí Yismael decía: Este Salmo lo recitó el Primer Hombre, pero quedó en olvido por generaciones hasta que vino Moisés y lo volvió a recitar, como está dicho: "Salmo, Cantar para el Día del Sábado." ("Los Capítulos de Rabbí Eliézer", "Capítulo XIX", "La Víspera del Sábado".)

Isaac Luria confirma las anteriores enseñanzas de Rabbí Yishmael: "Es sabido que Adam compuso este Salmo."

"Salmo 92: Canción para el día del Sábado.
BUENO es alabar á YHVH, Y cantar salmos á Tu Nombre, oh Altísimo; Anunciar por la mañana Tu misericordia, Y Tu verdad en las noches, En el decacordio y en el salterio, En tono suave con el arpa. Por cuanto me has alegrado, oh YHVH, con Tus obras; En las obras de Tus manos me gozo. ¡Cuán grandes son Tus obras, oh YHVH! Muy profundos son Tus pensamientos. El hombre necio no sabe, Y el insensato no entiende esto: Que brotan los impíos como la hierba, Y florecen todos los que obran iniquidad, Para ser destruidos para siempre. Mas Tú, YHVH, para siempre eres Altísimo. Porque he aquí Tus enemigos, oh YHVH, Porque he aquí, perecerán Tus enemigos; Serán disipados todos los que obran maldad. Empero Tú ensalzarás mi cuerno como el de unicornio: Seré ungido con aceite fresco. Y mirarán mis ojos sobre mis enemigos: Oirán mis oídos de los que se levantaron contra mí, de los malignos. El justo florecerá como la palma: Crecerá como cedro en el Líbano. Plantados en la casa de YHVH, En los atrios de nuestro Dios florecerán. Aun en la vejez fructificarán; Estarán vigorosos y verdes; Para anunciar que YHVH mi fortaleza es recto. Y que en él no hay injusticia."

Porque Él Es el Dios de la Rectitud y de la Justicia.

La Shejináh, en Dos de Sus Aspectos, Guevuráh y Maljuth, cuando es así la Voluntad del Santo, Bendito Sea, se integran para hacer Guerra en los Mundos Internos contra todas las fuerzas tenebrosas:

"... Rabbí Isaac dijo: El Santo, Bendito Sea Él, tiene Dos Días, uno que está con Él, llamado Guevuráh, y otro que viene ante Él, llamado Maljuth. Y con estos, Él hace guerra sobre todo. Cuando ese Día, Maljuth, viene a hacer guerra, se integra con el otro Día, que es Guevuráh de Zeir Anpín. Toma las armas de Guevuráh de Zeir Anpín y suplementa sus propias armas, 'porque el Día de YHVH de los Ejércitos vendrá sobre cada uno que es soberbio y altanero, y sobre cada uno que es engreído para que sea derribado." (Isaías 2: 12)." (El Zóhar). En el Zóhar, Maljuth (la Shejináh) es llamada "Una Espada" y "Una Mujer", y "Temor de Dios".

En el Jardín del Edén, la "Bella Dama" la Enamorada y Joven Doncella Matelda-Leáh, conduce a Dante hasta la Bien Amada Espiritual Beatriz-Rajel.

En el Zóhar la Shejináh es llamada "El Jardín del Edén".

Ocultos en el Salmo 92 y en las Palabras dirigidas por Matelda-Leáh, a Dante, se hallan en lenguaje esotérico los procesos del Iniciado que ha llegado al nivel del Adam interior o del Hombre Verdadero, y de los procesos esotéricos del "tikkún" o restauración de los dos aspectos de la Bien Amada Espiritual Leáh-Rajel.

La aparición y el encuentro de Dante con Matelda, es precedido del encuentro en un "Sueño" del Poeta, con Leáh y con Rajel.

En la experiencia onírica, Dante describe a Leáh como: "... una mujer joven y bella, que iba cogiendo flores por una pradera, y decía cantando..."

Un poco más adelante, al encontrarse con Matelda, la describe con palabras similares: "... una mujer sola, que iba cantando y cogiendo flores de las muchas de que estaba esmaltado todo su camino."

He aquí los textos completos de los Capítulos del "Purgatorio": el encuentro de Dante con Leáh y Rajel; y luego, con Matelda y Beatriz:

- XI -
- De Leáh-Matelda a Rajel-Beatriz

Purgatorio
Canto Vigésimo Séptimo

EL Sol estaba ya en aquel punto desde donde lanza sus primeros rayos sobre la ciudad en que se derramó la sangre de su Hacedor; el Ebro caía bajo el alto signo de Libra, y las ondas del Ganges eran caldeadas al empezar la hora de nona; de modo que donde estábamos terminaba el día, cuando nos divisó placentero el Ángel de Dios, que apartado de la llama se puso en la orilla a cantar: "Beati mundo corde," en voz bastante más viva que la nuestra. Después dijo:

- No se sigue adelante, almas santas, si el fuego no os muerde antes: entrad en él, y no os hagáis sordas al cántico que llegará hasta vosotras.

Así habló cuando estuvimos cerca de él, por lo que me quedé al oírle como aquel que es metido en la fosa.

Elevé mis manos entrelazadas mirando al fuego, y se representaron vivamente en mi imaginación los cuerpos humanos que había visto arder. Mis buenos Guías se volvieron hacia mí, y Virgilio me dijo:

- Hijo mío, aquí puedes encontrar un tormento; pero no la muerte. Acuérdate, acuérdate... y si te guié sano y salvo sobre Gerión, ¿qué no haré ahora que estoy más cerca de Dios? Ten por cierto que, aunque estuvieras mil años en medio de esa llama, no perderías un solo cabello; y si acaso crees que te engaño, ponte cerca de ella, y como prueba, aproxima con tus manos al fuego la orla de tu ropaje. Depón, pues, depón todo temor; vuélvete hacia aquí, y pasa adelante con seguridad.

Yo, sin embargo, permanecí inmóvil aun en contra de mi conciencia. Cuando vio que me estaba quieto y reacio, repuso algo turbado:

- Hijo mío, repara en que entre Beatriz y tú sólo existe ese obstáculo. Así como al oír el nombre de Tisbe, Piramo, cercano a la muerte, abrió los ojos y la contempló bajo la morera, que desde entonces echó frutos rojos, así yo, vencida mi obstinación, me dirigí hacia mi sabio guía, al oír el nombre que siempre está en mi mente. Entonces él, moviendo la cabeza, dijo:

-¡Cómo! ¿Queremos permanecer aquí?

Y se sonrió, como se sonríe al niño a quien se conquista con una fruta. Después se metió en el fuego el primero, rogando a Estacio, que durante todo el camino se había interpuesto entre ambos, que viniese detrás de mí. Cuando estuve dentro, habríame arrojado, para refrescarme, en medio del vidrio hirviendo; tan desmesurado era el ardor que allí se sentía. Mi dulce Padre, para animarme, continuaba hablando de Beatriz y diciendo: "Ya me parece ver sus ojos." Nos guiaba una voz que cantaba al otro lado; y nosotros, atentos solamente a ella, salimos del fuego por el sitio donde está la subida.

-"Venite, benedicti patris mei" se oyó en medio de una luz que allí había, tan resplandeciente que me ofuscó y no la pude mirar. -El Sol se va -añadió-, y viene la noche; no os detengáis, sino acelerad el paso antes que el horizonte se obscurezca. El sendero subía recto a través de la peña hacia el Oriente, y yo interrumpía delante de mí los rayos del Sol, que ya estaba muy bajo. Habíamos subido pocos escalones, cuando mis sabios Guías y yo, por mi sombra que se desvanecía, observamos que tras de nosotros se ocultaba el Sol; y antes de que en toda su inmensa extensión tomara el horizonte el mismo aspecto, y de que la noche se esparciera por todas partes, cada uno de nosotros hizo de un escalón su lecho [de Jacob está escrito que: "Tomó piedras del lugar y las puso bajo su cabeza", (Génesis XXVIII, 11)]; porque la naturaleza del monte, más bien que nuestro deseo, nos impedía subir. Como las cabras que antes de haber satisfecho su apetito van veloces y atrevidas por los picos de los montes, y una vez saciado éste, se quedan rumiando tranquilas a la sombra, mientras el Sol quema, guardadas por el pastor, que, apoyado en su cayado, cuida de ellas; y como el pastor que se queda fuera y pernocta cerca de su rebaño, para preservarlo de que lo disperse alguna bestia feroz, así estábamos entonces nosotros tres, yo como cabra, y ellos como pastores, estrechados por los dos lados de aquella abertura. Poco alcanzaba nuestra vista de las cosas que había fuera de allí; pero por aquel reducido espacio veía yo las estrellas más claras y mayores de lo acostumbrado.

Rumiando de esta suerte y contemplándolas me sorprendió el sueño [Ver el Sueño de Jacob, Génesis, 28: 11 y siguientes]; el sueño que muchas veces predice lo que ha de sobrevenir. En la hora, según creo, en que Citerea [Venus], que parece siempre abrasada por el fuego del amor, lanzaba desde Oriente [Ver Nota 1] sus primeros rayos sobre la montaña, me parecía ver entre sueños una mujer joven y bella, que iba cogiendo flores por una pradera, y decía cantando:

- Visión Astral consciente de Dante de Rajel y Leáh, "soñadas" por Dante antes del Alba. Leáh prefiguró a Matelda, y Rajel prefiguró a Beatriz. (Purgatorio XXVII, 94-99) -

"Sepa todo aquel que preguntó mi nombre, que yo soy Leáh, y voy extendiendo en torno mis bellas manos para formarme una guirnalda. Para agradarme delante del espejo, me adorno aquí; pero mi hermana Raquel no se separa jamás del suyo, y permanece todo el día sentada ante él. A ella le gusta contemplar sus hermosos ojos, como a mí adornarme con mis propias manos: ella se satisface con mirar, yo con obrar."

Ya, ante los esplendores que preceden al día, tanto más gratos a los peregrinos, cuanto más cerca de su patria se albergan al volver a ella, huían por todas partes las tinieblas, y con ellas mi sueño; por lo cual me levanté, y vi a mis grandes Maestros levantados también.

La dulce fruta que por tantas ramas va buscando la solicitud de los mortales, hoy calmará tu hambre. Tales fueron las palabras que me dirigió Virgilio; palabras que me causaron un placer como no lo ha causado jamás regalo alguno. Acrecentóse tanto en mí el deseo de llegar a la cima del monte, que a cada paso que daba sentía crecer alas para mi vuelo. Cuando, recorrida toda la escalera, estuvimos en la última grada, Virgilio fijó en mí sus ojos y dijo: —Has visto el fuego temporal y el eterno, hijo mío, y has llegado a un sitio donde no puedo ver nada más por mí mismo. Con ingenio y con arte te he conducido hasta aquí: en adelante sírvate de guía tu voluntad; fuera estás de los caminos escarpados y de las estrechuras; mira el Sol que brilla en tu frente; mira la hierba, las flores, los arbustos, que se producen solamente en esta tierra. Mientras no vengan radiantes de alegría los hermosos ojos que, entre lágrimas, me hicieron acudir en tu socorro, puedes sentarte, y puedes pasear entre esas flores. No esperes ya mis palabras, ni mis consejos: tu albedrío es ya libre, recto y sano, y sería una falta no obrar según lo que él te dicte. Así, pues, ensalzándote sobre ti mismo, te corono y te mitro. (1)
(1) Tu albedrío es ya libre; recto y sano, por el esclarecimiento de tu razón y el dominio de tus pasiones : por lo tanto te hago señor de ti mismo, en lo tocante a la dirección civil (corona), y a la espiritual (mitra).

Purgatorio
Canto Vigésimo Octavo

DESEOSO ya de observar en su interior y en sus contornos la divina floresta espesa y viva, que amortiguaba la luz del nuevo día, dejé sin esperar más el bordo del monte y marché lentamente a través del campo, cuyo suelo por todas partes despedía gratos aromas. Un aura blanda e invariable me oreaba la mente con no mayor fuerza que la de un viento suave: a su impulso, todas las verdes frondas se inclinaban trémulas hacia el lado a que proyecta su primera sombra el sagrado monte; pero sin separarse tanto de su derechura, que las avecillas dejaran por esta causa de ejercitar su arte sobre las copas de los árboles, pues antes bien, llenas de alegría, saludaban a las primeras auras, cantando entre las hojas, que acompañaban a sus ritmos haciendo el bajo, con un susurro semejante al que de rama en rama va creciendo en los pinares del llano de Chiassi, cuando Eolo deja escapar el Sirocco.

Ya me habían transportado mis lentos pasos tan adentro de la antigua selva, que no podía distinguir el sitio por donde había entrado, cuando vi interceptado mi camino por un riachuelo, que corriendo hacia la izquierda, doblegaba bajo el peso de pequeñas linfas las hierbas que brotaban en sus orillas. Las aguas que en la tierra se tienen por más puras, parecerían turbias comparadas con aquellas, que no ocultan nada, aunque corran obscurecidas bajo una perpetua sombra, que no da paso nunca a los rayos del Sol ni de la Luna. Detuve mis pasos, y atravesé con la vista aquel riachuelo, para admirar la gran variedad de sus frescas arboledas, cuando se me apareció, como aparece súbitamente una cosa maravillosa que desvía de nuestra mente todo otro pensamiento, una mujer sola, que iba cantando y cogiendo flores de las muchas de que estaba esmaltado todo su camino.

- ¡Ah!, hermosa Dama, que te abrasas en los rayos de Amor, si he de dar crédito al semblante que suele ser testimonio del corazón; dígnate adelantarte -le dije- hacia este riachuelo, lo bastante para que pueda comprender qué es lo que cantas. Tú traes a mi memoria el sitio donde estaba Proserpina [Perséphone], y cómo era cuando la perdió su madre, y ella perdió sus lozanas flores.

Así como bailando se vuelve una mujer, con los pies juntos y arrimados al suelo, poniendo apenas uno delante de otro, de igual suerte se volvió aquélla hacia mí sobre las florecillas rojas y amarillas, semejante a una virgen que inclina sus modestos ojos, y satisfizo mis súplicas aproximándose tanto, que llegaba hasta mí la dulce armonía de su canto, y sus palabras claras y distintas. Luego que se detuvo en el sitio donde las hierbas son bañadas por las ondas del lindo riachuelo, me concedió el favor de levantar sus ojos. No creo que saliera tal resplandor [fulgor] bajo las cejas de Venus, cuando su hijo la hirió inconsideradamente. Ella se sonreía desde la orilla derecha, cogiendo mientras tanto las flores que aquella elevada tierra produce sin necesidad de simiente. El río nos separaba a la distancia de tres pasos; pero el Helesponto por donde pasó Jerjes, cuyo ejemplo sirve aún de freno a todo orgullo humano, no fué tan odioso a Leandro, por el impetuoso movimiento de sus aguas entre Sestos y Abydos, como lo era aquél para mí por no abrirme paso.

- Sois recién llegados -dijo ella- y quizá porque me sonrío en este sitio [lugar*] escogido para nido de la humana naturaleza, os causo asombro y hasta alguna sospecha; pero el salmo "Delectasti" esparce una luz que puede disipar las nubes de vuestro entendimiento." [En otras palabras: 'Como un fulgor de su Mentalidad'].

"Voi siete nuovi, e forse perch' io rido',
-cominciò ella-, 'in questo luogo eletto
a l'umana natura per suo nido,
maravigliando tienvi alcun sospetto;
ma luce rende il salmo Delectasti,
che puote disnebbiar vostro intelletto
."
(Purg. XXVIII, 76-81)

Y tú, que vas delante y me has rogado que hable, dime si quieres oír otra cosa, que yo responderé con presteza a todas tus preguntas hasta dejarte satisfecho.

- El agua -le dije- y el rumor de la floresta impugnan en mi interior una nueva creencia sobre una cosa que he oído y que es contraria a ésta.

A lo que ella contestó:

—Te diré cómo procede de su causa eso que te admira, y disiparé la nube que te ciega. El Sumo Bien, que se complace sólo en sí mismo, hizo al hombre bueno y apto para el bien, y le dio este sitio como arras en señal de eterna paz. El hombre, por sus culpas, permaneció aquí poco tiempo: por sus culpas cambió su honesta risa y su dulce pasatiempo en llanto y en tristeza. A fin de que todas las conmociones producidas más abajo por las exhalaciones del agua y de la tierra, que se dirigen cuanto pueden tras del calor, no molestasen al hombre, se elevó este monte hacia el cielo tanto como has visto, y está libre de todas ellas desde el punto donde se cierra su puerta. Ahora bien, como el aire gira en torno de la tierra con la primera bóveda movible del cielo, si el círculo no es interrumpido por algún punto, un movimiento semejante viene a repercutir en esta altura, que está libre de toda perturbación en medio del aire puro, produciendo este ruido en la selva, porque es espesa; y la planta sacudida comunica su propia virtud generativa al aire, el cual girando en torno deposita dicha virtud en el suelo; y la otra tierra, según que es apta por sí misma o por su cielo, concibe y produce diversos árboles de diferentes especies. Una vez oído esto, no te parecerá ya maravilloso que haya plantas que broten sin semillas aparentes. Debes saber, además, que la santa campiña en que te encuentras está llena de toda clase de semillas, y encierra frutos que allá abajo no se cogen."

[* Sobre la explicación esotérica de las palabras "este Lugar" o "este Sitio", Está escrito: "El Señor (YHVH) es Uno y Su Nombre es Uno" (Zacarías XIV, 8). Aquí se indican dos unificaciones, una del Mundo superior [Leáh] en sus grados, y una del Mundo inferior [Rajel] en sus grados. La unificación del mundo superior se consuma en este punto. La vida de los Mundos fue firmemente basada aquí y a través de su unidad el Mundo superior fue ligado, como conjunto, y por eso se lo llama 'un lugar'.!" El Zóhar. Es por ello que más adelante Matelda que representa a Leáh no vuelve a aparecer, porque se integra en Beatriz que representa a Rajel.]

"El agua que ves no brota de ninguna vena que sea renovada por los vapores que el frío del cielo convierte en lluvia, como un río que adquiere o pierde caudal, sino que sale de una fuente invariable y segura, que recibe de la voluntad de Dios cuanto derrama por dos partes. Por esta desciende con una virtud que borra la memoria del pecado; por la otra renueva la de toda buena acción. Aquí se llama Letéo; en el otro lado, Eunoe; y no produce sus efectos si no se bebe aquí primero que allí: su sabor supera a todos los demás. Aunque tu sed esté ya bastante mitigada sin necesidad de más explicaciones mías, por una gracia especial, aún te daré un corolario; y no creo que mis palabras te sean menos gratas, si por ti exceden a mis promesas. Los que antiguamente fingieron la edad de oro y su estado feliz, quizá soñaron en el Parnaso este sitio. Aquí fué inocente el origen de la raza humana; aquí la primavera y los frutos son eternos: este es el verdadero néctar de que todos hablan."

"Entonces me volví completamente hacia mis Poetas y vi que habían acogido con una sonrisa esta última explicación: después dirigí de nuevo mis ojos hacia la bella Dama."

Purgatorio
Canto Vigésimo Noveno

"DESPUÉS de aquellas últimas palabras, continuó cantando [Matelda-Leáh] cual mujer enamorada: "Beati, quorum tecta sunt peccata" (1): y a la manera de las ninfas, que andaban solas por las umbrías selvas, complaciéndose unas en huir del Sol, y otras en verlo, púsose a caminar por la orilla contra la corriente del río; y yo al igual de ella, seguí sus cortos pasos con los míos. Entre los dos no habíamos aún adelantado ciento, cuando las dos riberas equidistantes presentaron una curva, de tal modo que me encontré vuelto hacia Oriente. A poco de andar así, volvió la Dama enteramente a mí, diciendo: "Hermano mío, [como en el Cantar de los Cantares del Rey Salomón*] mira y escucha." Y he aquí que por todas partes iluminó la selva un resplandor tan súbito, que dudé si había sido un relámpago; mas como éste desaparece en cuanto brilla, y aquél duraba cada vez más..."

*["Rabbí Shimón [ben Yojai] nos dijo que el nombre Salomón (Shlmo), se refiere a Zeir Anpín, a quien la paz (Shalom) pertenece."]. ["Hemos establecido que está escrito 'Y su Hermana [la 'Hermana' o Novia del Rey Salomón] estaba lejos de él' (Éxodo 2:4). La Shejináh, llamada la Hermana de Zeir Anpín, estuvo desde una distancia, significando que Zeir Anpín ocasionó que Ella estuviera a una distancia..."]. (El Zohar).

"(1) Beati, quorum remissae sunt iniquitates, et quorun tecta sunt peccata: palabras del segundo Salmo penitencial, con las cuales la Dama congratula a Dante por verle limpio de las manchas de los siete pecados..."

"... resplandeciente, decía yo entre mí: "¡Qué será esto¡" Circulaba por el luminoso aire una dulce melodía, por lo cual mi buen celo me hizo censurar el atrevimiento de Eva; [aquí Matelda-Leáh representa a uno de los dos aspectos de la Eva Edénica,] pues que allí, donde obedecían la tierra y el cielo, una mujer sola y apenas formada, [cuando el Padre-Madre la sacó del Cuerpo de Adam] no pudo sufrir el permanecer bajo ningún velo; cuando si hubiera permanecido resignado bajo él, habría yo gozado más pronto, y luego eternamente aquellas inefables delicias."

"Mientras iba yo enteramente absorto en la contemplación de tantas primicias del placer eterno, y deseoso todavía de más dichas, el aire, semejante a un gran fuego, apareció ante nosotros inflamado bajo las verdes ramas, y la dulce armonía que habíamos percibido se convirtió en un canto claro y distinto. ¡Oh sacrosantas Vírgenes! Si alguna vez he soportado por vosotras el hambre, el frío y las vigilias, prestadme en cambio la ayuda, que la necesidad me obliga a demandaros. Es preciso que Helicón derrame para mí sus aguas, y que el coro de Urania me ayude a poner en versos cosas apenas concebibles."

"Parecióme ver algo más allá siete árboles de oro (1), engañado por la gran distancia que todavía mediaba entre nosotros y ellos; mas cuando me hube aproximado tanto, que la semejanza engañadora del sentido no perdía ya por la distancia ninguno de sus rasgos distintivos, la facultad que prepara materia al raciocinio me hizo conocer que eran candelabros, y que las voces cantaban "Hosanna." Los hermosos muebles llameaban en su parte superior despidiendo una luz mucho más clara que la Luna a media noche y a la mitad de su mes. Me volví lleno de admiración al buen Santo; Virgilio, y él me respondió con una mirada no menos llena de asombro. Después fijé de nuevo mi atención en los altos candelabros, los cuales avanzaban en nuestra dirección tan lentamente que una recién desposada los habría vencido en celeridad. La Dama me gritó:"

"- ¿Por qué contemplas con tanto ardor esas vividas luces, y no reparas en lo que viene tras de ellas?"

"Entonces vi venir detrás de las luces, y como guiadas por éstas, muchos personajes (1), vestidos de un blanco tan puro como no ha brillado jamás en el mundo. A la izquierda resplandecía el agua, y reflejaba la parte izquierda de mi cuerpo; así es que me miraba en ella como en un espejo. Cuando desde mi orilla llegué a un punto en que únicamente el río me separaba de aquéllos, me detuve para mirar mejor, y vi las llamas caminando hacia adelante, dejando tras de sí pintado el aire con rasgos semejantes a banderolas extendidas; de modo que sobre ellas se veían claramente siete listas formadas de los colores de que el Sol hace su arco y Delia su cinturón. Aquellas listas se extendían por el cielo más allá de lo que alcanzaba mi vista, y según me pareció, las de los extremos distaban entre sí diez pasos una de otra (2). Bajo el hermoso cielo que describo, se adelantaban de dos en dos veinticuatro ancianos coronados de azucenas (3). Todos cantaban:"

"Bendita tú eres entre las hijas de Adán, y benditas sean eternamente tus bellezas."

"Después que las flores y las frescas hierbecillas que había en la otra ribera frente a mí se vieron libres de aquellos espíritus elegidos, oí como en el cielo siguen unas a otras las estrellas, en pos de los ancianos vinieron cuatro animales, con ellos coronados de verdes hojas (1). Cada uno tenía seis alas, con las plumas llenas de ojos, como serían los de Argos si viviese (2). Lector, no empleo mis rimas en describir las formas de estos animales, pues me contiene tanto el gasto futuro, que no puedo ser ahora pródigo; pero puedes leer a Ezequiel, que los pinta tales como los vio acudir de las frías regiones, con el viento, con las nubes y con el fuego; y del mismo modo que los encontrarás en sus libros, así se presentaban aquí si se exceptúa que, en cuanto a las alas, Juan está conmigo y se separa de él. El espacio que quedaba entre los cuatro lo ocupaba un carro triunfal sobre dos ruedas, que iba tirado por un grifo. [El Grifo es el símbolo del Cristo.] Este extendía sus alas entre la lista de en medio y las tres de ambos lados, sin que interceptara ninguna de ellas al hender el espacio entre las mismas comprendido. Se elevaban tanto, que se las perdía de vista: la parte de su cuerpo que era ave tenía los miembros de oro, y los de la otra parte eran blancos manchados de rojo. Ni Escipión el Africano, ni aun Augusto, hicieron jamás recrearse a Roma en la contemplación de un carro tan bello, y aun comparado con él, sería pobre aquel carro del Sol, que desviándose de su camino, fué abrasado, por los ruegos de la Tierra suplicante, cuando Júpiter fué misteriosamente justo. Tres mujeres venían danzando en redondo al lado de la rueda derecha; una de ellas tan roja, que apenas se la hubiera distinguido dentro del fuego: la otra era como si su carne y sus huesos fuesen de esmeralda: la tercera parecía nieve recién caída (1), [los colores en el Zóhar del "Arco Iris" que representa a la Shejináh.] Tan pronto iba a la cabeza la blanca, como la roja; y según el canto de ésta, así las demás ajustaban el paso, avanzando lentas o rápidas. Hacia la izquierda del carro venían gozosas otras cuatro vestidas de púrpura ajustando sus movimientos al de una de ellas, que tenía tres ojos en la cabeza. (2) En pos de estos grupos de que acabo de hablar, vi dos ancianos con diferentes vestiduras; pero iguales en su actitud, venerable y reposada. Uno de ellos parecía ser de los discípulos de aquel gran Hipócrates, a quien hizo la naturaleza en favor de los seres animados que le son más queridos;(3) el otro demostraba un cuidado contrario, con una espada tan reluciente y aguda, que a través del río me causó miedo. (4) Después vi otros cuatro de humilde apariencia; (5) y detrás de todos venía un anciano solo y durmiendo, pero con la faz inspirada. (6) Estos siete estaban vestidos como los veinticuatro primeros; pero no iban coronados de azucenas, sino de rosas y de otras flores coloradas; quien los hubiese visto desde algo lejos, habría jurado que ardía una llama sobre sus sienes. Cuando el carro estuvo frente a mí, se oyó un trueno; y aquellos dignos personajes, como si se les hubiera prohibido seguir adelante, se detuvieron allí al mismo tiempo que los candelabros."


Purgatorio
Canto Trigésimo

"CUANDO se detuvo el septentrión del primer Cielo, que no conoció nunca orto ni ocaso, ni más niebla que el velo que sobre él corrió el pecado, y que allí enseñaba a cada cual su deber, como el septentrión más bajo lo enseña al que dirige el timón para llegar al puerto, los veraces personajes que iban entre el Grifo y los siete candelabros se volvieron hacia el carro, como hacia el fin de sus deseos; y uno de ellos como enviado del Cielo, exclamó tres veces cantando;"

RAJEL SPONSA DE LIBANO

- Beatriz-Rajel -

"Veni, sponsa, de Libano," [Cantar de los Cantares] y todos los demás cantaron lo mismo después de él. "

"Así como los bienaventurados, cuando llegue la hora del juicio final, se levantarán con presteza de sus tumbas, cantando "AleluYah" con su voz recobrada por fin, del mismo modo se elevaron sobre el carro divino, "ad vocem tanti senis," cien ministros y mensajeros de la vida eterna. Todos decían: "Benedictus qui venis," y después, esparciendo flores por encima y alrededor, añadían: "Manibus o date lilia plenis."

"Yo he visto, al romper el día, la parte oriental enteramente sonrosada, el resto del cielo adornado de una hermosa serenidad, y la faz del Sol naciente cubierta de sombras, de suerte que a través de los vapores que amortiguaban su resplandor, podía contemplarla el ojo por largo tiempo; del mismo modo, a través de una nube de flores que salía de manos angelicales y caía sobre el carro y en torno suyo, se me apareció una Dama coronada de oliva sobre un velo blanco, cubierta de un verde manto, y vestida del color de una vívida lIama. Mi espíritu, que hacía largo tiempo no había quedado abatido, temblando de estupor en su presencia, sin que mis ojos la reconocieran, sintió no obstante el gran poder del antiguo amor, a causa de la oculta influencia que de ella emanaba. En cuanto hirió mis ojos la alta virtud que me había avasallado antes de que yo saliera de la infancia, me volví hacia la izquierda, con el mismo respeto con que corre el niño hacia su madre, cuando tiene miedo, o cuando está afligido, para decir a Virgilio: No ha quedado en mi cuerpo una sola gota de sangre que no tiemble; reconozco las señales de mi antigua llama. Pero Virgilio nos había privado de sí, Virgilio, el dulcísimo padre, Virgilio, que me había sido enviado por aquélla para mi salvación. Ni aun todo lo que perdió la antigua madre pudo impedir que mis mejillas enjutas se bañaran en triste llanto."

"- ¡Dante, no llores todavía; no llores todavía porque Virgilio se vaya, pues es preciso que llores por otra herida!"

"Como el almirante que va de popa a proa examinando la gente que monta los otros buques, y la anima a portarse bien, del mismo modo sobre el borde izquierdo del carro, vi yo, cuando me volví al oír mi nombre, que aquí se consigna por necesidad, a la Dama que se me apareció anteriormente velada por los halagos angelicales, dirigiendo sus ojos hacia mí de la parte acá del río. Aunque el velo que descendía de su cabeza, rodeado de las hojas de Minerva, no permitiese que se distinguieran sus facciones, con su actitud regia y altiva continuó de esta suerte, como aquel que al hablar reserva las palabras más calurosas para lo último:"

DANTE Y BEATRIZ

- Mírame bien, soy yo; soy en efecto Beatriz. ¿Cómo te has dignado subir a este monte? ¿No sabías que el hombre es aquí dichoso?"

"Mis ojos se inclinaron hacia las limpias ondas; pero viéndome reflejado en ellas, los dirigí hacia la hierba; tanta fue la vergüenza que abatió mi frente. Parecióme Beatriz tan terrible como una madre irritada a su hijo, porque amarga el sabor de la piedad acerba. Ella guardó silencio, y los ángeles cantaron de improviso: In te Domine speravi, pero no pasaron de pedes meos. Así como la nieve se congela y endurece al soplo de los vientos de Esclavonia, entre los árboles que crecen sobre el dorso de Italia; y luego se licúa por sí misma, en cuanto la tierra que pierde la sombra envía su aliento, semejante al fuego que derrite una vela; así me quedé sin lágrimas ni suspiros antes que cantasen aquellos cuyas notas responden siempre a la armonía de las esferas celestiales; mas cuando comprendí por sus dulces palabras que se compadecían de mí más que si hubiesen dicho: Mujer, ¿por qué así le maltratas? el hielo que oprimía mi corazón se deshizo en suspiros y agua, y junto con mi angustia, salió del pecho por la boca y por los ojos. Estando Ella, sin embargo, inmóvil sobre el costado izquierdo del carro, dirigió de este modo sus palabras a las compasivas substancias:
- Vosotros veláis en el eterno día, de modo que ni la noche ni el sueño os roban ninguno de los pasos que da el siglo en su camino; así pues, responderé con más cuidado, a fin de que me comprenda el que allí llora, y sienta un dolor proporcionado a su falta. No solamente por influencia de las grandes esferas que dirigen cada semilla hacia algún fin, según la virtud de la estrella que la acompaña, sino también por la abundancia de la gracia divina (cuya lluvia desciende de tan altos vapores, que no puede alcanzarlos nuestra vista), fue tal ése en su edad temprana por natural disposición, que todos los buenos hábitos habrían producido en él admirables efectos; pero el terreno mal sembrado e inculto se hace tanto más maligno y salvaje, cuanto mayor vigor terrestre hay en él. Por algún tiempo le sostuve con mi presencia: mostrándole mis ojos juveniles, le llevaba conmigo en dirección del camino recto; pero tan pronto como estuve en el umbral de la segunda edad, y cambié de vida, ése se separó de mí y se entregó a otros amores. Cuando subí desde la carne al espíritu, y hube crecido en belleza y virtud, fui para él menos querida y menos agradable. Encaminó sus pasos por una vía falsa, siguiendo tras engañosas imágenes del bien, que no cumplen totalmente ninguna promesa: ni siquiera me ha valido impetrar para él inspiraciones, por medio de las cuales le llamaba en sueños o de otros modos, según el poco caso que de ellas ha hecho. Tan abajo cayó, que todos mis medios eran ya insuficientes para salvarle, si no le mostraba las razas condenadas. Por él he visitado el umbral de los muertos, y dirigí mis ruegos y mis lágrimas al que le ha conducido hasta aquí. Se hubiera violado el alto decreto de Dios, si pasara el Leteo y gustara tales manjares sin haber pagado alguna parte de la penitencia que hace verter lágrimas. (De "La Divina Comedia" de Dante Alighieri.

Las palabras: "Veni, sponsa, de Libano," son del Cantar de los Cantares del Rey Salomón a Su Bien Amada Espiritual, en sus varios significados. En un significado es Su Alma Espiritual, Divinal, Su Buddhi, la Shejináh:

"Rabbí Judá dijo: Si los hombres sólo conocieran el amor de Dios a Israel, rugirían como un león hasta que pudieran seguirlo. [Es decir, tendrían la fuerza y el valor de un león, y la tenacidad y la continuidad para estudiar y vivir continuamente la Sagrada Toráh, sin ahorrar ni esfuerzos, ni súper esfuerzos, ni sacrificios.] Porque cuando Jacob bajó a Egipto, el Santo reunió a toda Su celestial Familia y dijo: 'Todos vosotros debéis bajar a Egipto, y Yo iré con vosotros'. La Shejináh dijo: '¿Pueden ejércitos quedar sin un rey?' El le dijo a Ella: 'Ven conmigo del Líbano, novia. Conmigo del Líbano. Mira desde la cima del Amana, de la cima de Senir y Hermón, de las guaridas de los leones, de las montañas de los leopardos' (Cantar de los Cantares, 4: 8), es decir, 'Ven conmigo del Santuario de arriba. Mira desde las cimas de los que son las cabezas de los Hijos de la Fe (Amana es igual a emuná). Ved, están por recibir Mi Toráh del monte Hermón, que será su escudo en el exilio. Venid de las guaridas de los leones, las montañas de los leopardos, [diferentes al Tigre y al Jaguar que tienen un significado esotérico Superior] las naciones paganas que los atormentan con toda suerte de opresión'. Rabbí Isaac aplicó las palabras 'Mirad desde la cima del Amana' al Santuario arriba [Leah] y al Santuario abajo [Rajel], de acuerdo con el dicho de Rabbí Judá de que la Shejináh nunca partió del muro occidental del Templo [del Templo Interior]. Rabbí Judá aplicó las palabras 'desde las guaridas de los leones', a los estudiosos de la Toráh en las guaridas, es decir, en las sinagogas y casas de estudio." (El Zóhar).

"While outwardly the Song of Songs is simply a beautiful love song, it actually is the most profound song of unification of Z'er Anpin [the male face of God, also Tiferet] and his Bride. It thus contains a hidden holiness, just [as] this... world contains the hidden holiness of the Shekhinah..." - Nehunia ben Hakanah -T

Traducción:

"Mientras exteriormente el Cantar de los Cantares es simplemente una hermosa canción de amor, realmente es la más profunda canción de unificación de Zeir Anpín [el Rostro Masculino de Dios, o Tiféret] y Su Novia-Esposa [Maljuth, la Shejináh]. Contiene por lo tanto una santidad oculta así como este ... mundo contiene la santidad oculta de la Shejináh ..."

- XII -
Rajel Representa a la Iglesia Espiritual

De acuerdo a las Interpretaciones de Joaquín de Fiore:

La Virgen María y Rajel representan a la "Iglesia Espiritual":

"La Simiente de Jacob y Rajel: José y Benjamín, representan a la Comunidad de los "Hombres Espirituales" de la "Iglesia Espiritual" de la "Tercera Edad", la Edad del Espíritu Santo, que comenzó en los tiempos de la vida de Joaquín de Fiore y se proyecta hasta el final de los tiempos."

"Francisco de Asís, Modelo de los "viri spirituales", inició, asimismo, cual Nuevo José, la Era del Espíritu Santo."

El "Ángel Fuerte" o el "Ángel Poderoso" que estaba parado sobre las Aguas, del Apocalipsis (capítulo 10), y del Libro del Profeta Daniel (capítulo 12), es el Dios Thoth, o Hermes-Anubis, Jesús Aberamenthouth, Yeshúa Sar haPanim o Metratón Sar haPanim, el Espíritu Santo que proviene del Padre y del Hijo, Su Ángel, el Ángel de la Faz del Señor, el Serafín con Alas de Luz. El "Ángel fuerte" (Apoc. 10:1-3) que desciende del cielo en estos tiempos del Sexto Sello del Apocalipsis, "... un predicador de la verdad descendido de la vida contemplativa a la activa, modelo de los viri spirituales [Hombres Espirituales] enviados por el Espíritu al mundo... ", anunciado por Joaquín de Fiore en "Expositio in Apocalypsi".

En la Carta del Apóstol Pablo a los Hebreos (9: 24), en la versión en Inglés de la "Ortodox Jewish Bible", el Apóstol Pablo dice que nuestro Señor Jesús El Cristo o El Mesías "entró en el mismo cielo, para aparecer ahora ANTE LA FAZ DE DIOS [el Ángel de la Faz de Dios] por nosotros":

"|24| For Rebbe, Melech HaMoshiach did not enter into a Kodesh HaKodashim made by human hands, a mere TAVNIT (pattern, copy Ex 25:40) of the true Kodesh HaKodashim, but Moshiach entered into Shomayim itself, now to appear before the face of Hashem for us." "(Moshiach's Letter to the Ma'aminim Hameshichiyim from among the Yehudim", 9, 24, "OJB".)

De acuerdo al Espíritu Profético de Joaquín de Fiore el Pueblo Santo del Libro del Profeta Daniel es la "ecclesia spiritualis" integrada por los "viri spirituales" en la época de la apertura del Sexto Sello del Apocalipsis.

"... Y cuando se acabare el esparcimiento del escuadrón del pueblo santo, todas estas cosas serán cumplidas." (Daniel, 12:7).

Joaquín de Fiore en el "Tratado sobre los Cuatro Evangelios", se refiere a la "Iglesia de los Continentes" o Castos, la cual, hasta la época de Joaquín de Fiore con relación al "número perfecto de los Hombres Espirituales [viri spirituales] ha quedado, como Rajel, en la esterilidad…" Luego refiriéndose a la Concepción "por la gracia del Espíritu Santo y de la Potencia del Altísimo", pregunta: "¿Cuándo será esto?". Y luego dice que "En el sexto mes", cuando "Gabriel… fue enviado a María…" Luego, refiriéndose a la gravidez de la anciana Elizabeth y al sexto mes cuando Gabriel fue enviado a la Virgen, dice que se relaciona con la "apertura del sexto sello del Apocalipsis" (que comenzó desde la misma época de Joaquín de Fiore y se extiende hasta el final de los tiempos) y en el cual es necesario "que una virgen dé a luz poco después de una anciana…" En este Sexto tiempo, la "Iglesia Virginal y Contemplativa" deberá de concebir "… aquel pueblo de santos, a los cuales, según Daniel, debe de ser dado el reino que está bajo todo el cielo." Y su parto será "al final de los tiempos", naciendo el Hijo de esta "casta madre" y saliendo "desde las tinieblas de este mundo y nazca en la patria de la eterna luz." Luego dice que esto corresponde a "la misión del ángel a María según Lucas cuando también concibió por obra del Espíritu Santo…"

La "Anciana" que primero Da a Luz, es Elizabeth la Madre de Juan el Bautista, el Profeta Elías, reencarnado en este final de los tiempos en nuestro Venerable Maestro Rabolú.

Y poco después "una Virgen da a Luz", que es "Rajel" la Madre de José y de Benjamín

José, dado a luz por Rajel, representa a este Orden de "viri spirituales", o el Nuevo Orden Espiritual del Sexto periodo, y "Benjamín" el segundo y último Hijo de "Rajel", representa a la Orden de los Monjes de la Nueva Era del Espíritu Santo, que nacen entre dolores de parto...

"1Es el tiempo de la prueba que vie[ne... ] Judá para completar [... ] 2 Belial, y quedará un resto [ ] para el lote, y pondrán en práctica toda la ley [....] 3 Moisés; ella es [ ] como está escrito en el libro de Daniel, el profeta: «Los impíos [obran impíamente ... ] 4a y los justos [... serán blan]queados y acrisolados y un pueblo conocedor de Dios se mantendrá firme..." [01.]4QFlorilegio (4Q174 [4QFlorilegium]). Frag. 1-3 coL 11.") (De Los Textos de Qumrán).

Joaquín de Fiore en "De Vita Sancti Benedicti Et De Officio Divino Secundum Eius Doctrinam", Cap. 45, dice que nuestro Señor JESÚS EL CRISTO después de haber resucitado y de haber recibido "la Plenitud del Espíritu" Santo, lo envió a Sus Discípulos que había dejado en la tierra, viniendo después "en la Orden Cisterciense", y entre los cuales "Bernardo [de Claraval] [el Maestro y Guía de Dante en el Paraíso] obtuvo el Primado". Luego, refiriéndose a los "tres años y medio" de predicación (1260 días), de "los Dos Testigos" (Apoc. 11: 3), reinando el "undécimo cuerno (el "Anticristo") (Daniel 7: 24,25), anuncia el descenso de la Paloma del Espíritu Santo, "e cosí sia condotto alla passione e giunga alla gloria." Luego dice Joaquín de fiore, sobre "el remanente" que recibirán "las plumas de la contemplación" y sobre los cuales "descenderá la plenitud del Espíritu" Santo, y entonces el Evangelio es predicado en toda la tierra, "y así llegará el fin".

Joaquín de Fiore refiriéndose a estos tiempos y a estos acontecimientos da una voz de aliento para los "elegidos" y para quienes habrá un

"Sábado de júbilo gracias a la consolación de Elías", alegrándose en el Señor, "a causa de las penas en el cuerpo". Pues "en medio a aquellas tinieblas habrá una gran luz para aquellos que tienen temor de Dios..."

"... Joaquín [de Fiore] debía tomar por el tercer estado una Ecclesia Spiritualis [Iglesia Espiritual] y dice esto claramente. Sería una Iglesia puramente mística, contemplativa, la Iglesia de los monjes,... "

Pedro Juan Olivi, interpretando los textos del Apocalipsis a la luz de las enseñanzas de Joaquín de Fiore, y de revelaciones que recibiera personalmente de Corrado da Offida (que conoció al Hermano León), ve en el Ángel del Apocalipsis, 10: 1-3, el descenso de Cristo en Su siervo Francisco, que:

"... descenderá espiritualmente como un león contra la malicia del mundo; su rostro será como el del sol, «inflammatus et illuminatus et illuminans et inflammans»..."

En "Enchiridion" "1343-1370", Joaquín de Fiore, explica que la "Iglesia de los Contemplativos" se refiere a la Mujer que huyó en el desierto, del "Apocalipsis", 12: 6,

"12 Y UNA grande señal apareció en el cielo: una mujer vestida del sol, y la luna debajo de sus pies, y sobre su cabeza una corona de doce estrellas. Y estando preñada, clamaba con dolores de parto, y sufría tormento por parir. Y fué vista otra señal en el cielo: y he aquí un grande dragón bermejo, que tenía siete cabezas y diez cuernos, y en sus cabezas siete diademas. Y su cola arrastraba la tercera parte de las estrellas del cielo, y las echó en tierra. Y el dragón se paró delante de la mujer que estaba para parir, á fin de devorar á su hijo cuando hubiese parido. Y ella parió un hijo varón, el cual había de regir todas las gentes con vara de hierro: y su hijo fué arrebatado para Dios y á su trono. Y la mujer huyó al desierto, donde tiene lugar aparejado de Dios, para que allí la mantengan mil doscientos y sesenta días." (Apocalipsis 12: 1-7).

Los "protagonistas" del "Tercer Estado" o del Espíritu Santo, son los de la "Orden Contemplativa".

La "tribulación última" es dirigida contra ellos, contra "el Hombre Interior", atacados sutilmente "por el Diablo con astucia y picardía".

"5. ... S. Francesco d'Assisi un giorno confidò a un suo intimo compagno: "Se capissero i frati quante e che gravi tribolazioni e afflizioni mi danno i demoni, non ci sarebbe alcuno di loro che non si muoverebbe a compassione e a pietà di me." (FF. 1798)."

"5. ... San Francisco de Asís confió un día a un compañero íntimo: "Si entendieran los hermanos cuántas y graves tribulaciones y aflicciones me dan los demonios, no habría alguno de ellos que no se moviera a compasión y a piedad de mí..."

Estas grandes tribulaciones y aflicciones son el anuncio de que el Reino de los Cielos se acerca, cuando un Iniciado Cristificado logra la Resurrección del Cristo Íntimo y del Espíritu Santo, y los Desposorios Edénicos con su Bien Amada Espiritual Leáh-Rajel.

Este es el Jubileo Esotérico, Espiritual, la Fiesta Esotérica de Pentecostés.

Los Desposorios en "Bodas Edénicas" del Cristo Resurrecto acontecen en la Tercera Montaña.

Los Siete Días de "Sukkot" o "La Fiesta de las Cabañas", junto con "Shemini Atzeret ("el Octavo (día) de la Asamblea"), que es un "Día Adicional", son considerados como la "Calificación" de "Yom HaKippurim" o de "Los Días del Arrepentimiento".

Esotéricamente significa que "Sukkot" más "Shemini Atzeret" son las Calificaciones de las Ocho "Iniciaciones Venustas" en la Cima de la Segunda Montaña, para poder lograr la Resurrección del Cristo Interior después de la Calificación de la Octava Iniciación Venusta. Luego el Cristo Resurrecto es Glorificado al Desposarse con Su Bien Amada Espiritual "Rajel-Leáh", "Matelda-Beatriz", o las "Dos Tiendas", el Buddhi, la Walkyria, en la Tercera Montaña.

- XIII -
Dos Partes del Espíritu del Profeta Elías

Así como el Profeta Elías le dió dos partes de Su Espíritu o "Ruach" a Su Discípulo Eliseo, así también en este final de los tiempos nuestro Venerable Maestro Rabolú (el Profeta Elías reencarnado) le transmite al V.M. Thoth-Moisés ("Nuevo Eliseo"), las dos partes de Su Espíritu, como "Águila de Mando" que lo cubre "con Su Manto."

El Manto del Águila de nuestro Venerable Maestro Rabolú es el Manto que el Profeta Elías le dio a su Discípulo Eliseo, cuando fue arrebatado en un Carro de Fuego al Cielo.

Las "dos partes de Su Espíritu" se refieren a dos partes de Su "Ruach" o Espíritu Santo.

Isaac Luria enseña que en Eliseo había una combinación de "dos niveles", y explica que la principal "centella" de su Alma provenía de "José el Justo" el Hijo de Jacob en quien estaba reencarnada la Neshamáh (Alma Superior) de Henoch o Metratón que es también Moisés, y recibió, asimismo, las dos partes del Espíritu Santo o del "Águila de Mando" del Profeta Elías para el cumplimiento de Su "Gran Misión".

- Estudios terminados de realizar con la Ayuda de Dios
en el Día Jueves del 26 de Septiembre del año 2013,
en "Shemini Atzeret" el "día VIII de la Asamblea", en el Aniversario XIII de la encarnación del Cristo Interior.

Amamos a todos los Seres, a toda la Humanidad. Cada Ser Humano es también la Humanidad.

"¡Que todos los Seres sean Felices!"
"¡Que todos los Seres sean Dichosos!"
"¡Que todos los Seres sean en Paz!"

De todo Corazón
para toda la Pobre Humanidad Doliente
Luis Bernardo Palacio Acosta
Bodhisattwa del
V.M. THOTH-MOISÉS

Índex - Gnosis - La Voz del Águila-
Guía Práctica del Estudiante Gnóstico
-
El Rescate en las Astronaves Extraterrestres