"Buscad a YHVH mientras puede ser hallado, llamadle en tanto que está cercano."  (Isaías 55:6). "Ella [La Toráh] es más preciosa que rubíes’ (Proverbios III, 15). Ciertamente en ella están ocultos innumerables tesoros, de modo que David, al considerar la Toráh en el espíritu de la Sabiduría y al comprender cuántas verdades maravillosas se despliegan desde ella, hubo de exclamar: ‘Abre tú mis ojos, para que yo pueda contemplar cosas maravillosas de Tu Ley’ (Salmos CXIX, 18).” (El Zóhar). “Rabbí Simeón dijo: No hay en la Toráh una palabra que no contenga sublimes y preciosas enseñanzas místicas…” (El Zóhar).

SHEMÁ YISRA'EL
El Señor Nuestro Dios es EJAD...


Para entender mejor este estudio, rogamos al amable lector, leer los estudios titulados: Amar a Dios por sobre todas las cosas, y El Árbol de la Vida.

El Señor Nuestro Dios es EJAD...

“Oye, Israel [Shemá Yisrael], el Señor nuestro Dios, el Señor Uno Es.”

“Hear O Israel, the LORD our God is One LORD.”


“SHEMA YISRAEL ADONAI ELOHEINU ADONAI ECHAD [EJAD].”

“The “declaration of God's unity”—“Hear, O Israel, HVYV our God, HVYH is one”—is spelled with 25 letters: SheM’A YiSR’AeL HVYH ‘ELoHeYNU HVYH ‘EChaD. In the prayer book, this is accompanied by “Blessed is the name of His glorious kingdom for ever and ever,” which is spelled BaRUKh SheM KaVOD MaLKhUTO L’EOLaM Va’ED. Note that this actually contains only twenty-four letters, but in kabbalistic arithmetic, adding 1 “for the whole” makes it twenty-five.” (“The Tree of Life”, Isaac Luria, p. 150 - note 2
).

“Z’eir Anpin and Nukva are then called “one” (echad), “the brother of the dalet,” Z'eir Anpin being the brother and dalet being malchut.”  (Isaac Luria “Apples From The Orchard”).

“La “declaración de la unidad de Dios” - “Escucha, Oh Israel, HVYV nuestro Dios, HVYH es uno”- se deletrea con 25 letras: SheM'A YiSR'AeL HVYH 'ELoHeYNU HVYH 'EChaD. En el libro de oraciones, esto va acompañado de “Bendito sea el nombre de Su glorioso reino por los siglos de los siglos”, que se escribe BaRUKh SheM KaVOD MaLKhUTO L'EOLaM Va'ED. Obsérvese que en realidad sólo contiene veinticuatro letras, pero en la aritmética Kabalística, añadiendo 1 “por el todo”, hace que sean veinticinco.” (“El Árbol de la Vida", Isaac Luria, p. 150 - nota 2).

“Z’eir Anpin y Nukva son entonces llamados “Uno” (Ejad), “el hermano de la [letra] dalet [“la Letra “D” de EjaD]. Z'eir Anpin siendo el Hermano y Dalet siendo Malchut.”  (Isaac Luria “Manzanas del Huerto”).

“Ej” de “Ejad” es “El Hermano”, o “Zeir Anpin”,  y la “D” (Daleth) de “EjaD”) es “La Hermana” o Malkhut, “La Nukvah” o la  “Femenina” (La Novia-Esposa) de “Zeir Anpin”.

La Unidad del “Hermano”, que es el Novio y el Esposo con la “Hermana” que es la Novia y la Esposa, Ambos son “EjaD”: El Señor Nuestro Dios.

Esta Unidad pronunciada en La “Shema” atrae Bendiciones del Cielo.

Sin embargo la pronunciación sola, aunque se haga con la mayor devoción y concentración, no llega a quedar en Completitud hasta tanto no se Realice Interiormente, Esotéricamente, EL MATRIMONIO MÍSTICO DE TIFÉRET que es EL CIELO, CON MALKHUT, que es “LA TIERRA DE YISRAEL” y “LA REINA” y “EL REINO”.

Solamente cuando se realiza el Matrimonio o Boda Mística de Tiféret con Malkhut es que se entra en El Reino de los Cielos, porque “Nadie subió al Cielo sino el que descendió del Cielo, el Hijo del Hombre (Tiféret) que está en el Cielo”.

Realizar dentro de sí mismos la Unidad o “Ejad”, solamente es posible practicando durante toda la vida Los Tres Factores de la Revolución de la Conciencia.

En el Santo Evangelio según San Marcos (12:29-34), está escrito que nuestro Señor Jesús el Cristo da testimonio de que la "Shemá Yisrael..." es el primero y el principal mandamiento de todos:

"... El primer mandamiento de todos es: Oye, Israel [Shemá Yisrael], el Señor nuestro Dios, el Señor uno es. Amarás pues al Señor tu Dios de todo tu corazón, y de toda tu alma, y de toda tu mente, y de todas tus fuerzas; este es el principal mandamiento. Y el segundo es semejante á Él: Amarás á tu prójimo como á ti mismo. No hay otro mandamiento mayor que éstos..."

El Verdadero y más antiguo Nombre de Dios: "IAO", está escrito en un fragmento hallado en Qumrán, clasificado con los nombres "4Q120 (4QpapLXXLevb) 4QSeptuagint Leviticusb").

En este Antiguo Texto Griego, de la Septuaginta, hallado en Qumrán, del Libro del Levítico de Moisés (Levítico 4: 27), datado del Siglo I anterior a nuestra era Cristiana, el Nombre de Dios está escrito: "IAW" (IAO).

Este pequeño, pero a la vez, preciosísimo y valioso fragmento del Libro del Levítico de Moisés, hallado en una de las cuevas de los alrededores de Qumrán (en la Cueva 4: 4Q120, fragmento 20, 4), a orillas del Mar Muerto, que tiene escrito el Nombre Inefable de Dios "IAW" (IAO), es otra prueba incuestionable de que el Nombre de Dios del Profeta Moisés es IAO...

La pronunciación secreta del Santo Tetragrammatón YHVH o IEVÉ es IAO (nuestro ELOHIM verdadero), que nunca se debe de pronunciar en vano. Los Dos Nombres: IAO ELOHIM, significan el Señor nuestro Dios, porque "el Señor es Dios"; es decir, IAO es ELOHIM, porque "forman una unidad indivisible", como está escrito:

"A ti te fue mostrado esto, para que supieses que sólo el Señor [IAO] es Dios [ELOHIM]; ningún otro hay fuera de él." (Deuteronomio, 4: 35).

"Conoce este día, y recapacítalo en tu corazón, que el Señor [IAO] es Dios [ELOHIM[ arriba en el cielo, y abajo sobre la tierra; no hay otro." (Deuteronomio, 4: 39).

La pronunciación de la "Shemá" o "Schema", en Hebreo, es:

"ShemÁ Yisra'el, IAO ELOHIM, IAO EjaD".
("Oye, oh, Yisrael, IAO ELOHIM, IAO Uno es").

O, también:

"ShemÁ Yisra'el, IEVE ELOHIM, IEVE EjaD" (*)
("Oye, oh, Yisrael, IEVE ELOHIM, IEVE Uno es").

* (Shemá Israel YHVH Elóhim YHVH ejad).

Su respuesta en Hebreo, es:

"Barukh shem kevad malkhuta le-alam va-ed".
("Bendito sea el Nombre de la Gloria de Su Reino por siempre jamás").

En la pronunciación de ambas recitaciones "está el resumen de toda la Toráh".

El Árbol de la Vida de la Kabbaláh con Sus Diez Sephiroth o Vasijas de Luz Espiritual. La Sephirah Oculta "Daath" (Ciencia, Conocimiento, Gnosis) es el Alma Oculta de Tiféreth.


"Cuando Israel, con intención perfecta, proclama la Unidad, misterio que la Shemá contiene, sale del oculto mundo superior una luz que se divide en setenta luces, y estas setenta luces se dividen en las setenta ramas luminosas del Árbol de Vida. Entonces el Árbol y todos los otros árboles del Jardín de Edén emiten aromas suaves y alaban a su Señor, porque entonces la Matrona [La Shejináh] Se prepara para entrar bajo la sombra del palio, para allí unirse con su Esposo. Y todas las potencias superiores se unen en un anhelo y una voluntad de estar unidas en unión perfecta, sin separación alguna. Entonces el Esposo se prepara igualmente para entrar bajo el Palio a fin de unirse con la Matrona. Por eso proclamamos en voz alta: “Oye, oh Israel; prepárate, tu Esposo ha venido para recibirte”. Y también decimos: “El Señor nuestro Dios, el Señor es uno”, que significa que los dos se han unido en uno, en una unión perfecta y gloriosa, sin ningún asomo de separación que la frustre. Tan pronto como los israelitas dicen “El Señor es Uno”, para suscitar los seis aspectos, estos seis se unen entre sí y ascienden en un ardor de amor y deseo. El símbolo de esto es la letra Vav, cuyo valor numérico es seis, cuando se halla sola sin estar unida a otra letra. Entonces la Matrona se prepara con alegría y se adorna con deleite y Sus ayudantes La acompañan, y en silencio de quietud Ella se encuentra con su Esposo. Y sus doncellas proclaman “Bendito sea el Nombre de la Gloria de Su Reino por siempre jamás”. Estas palabras se dicen en un susurro, porque así es como ella debe presentarse a su Esposo. ¡Feliz es el pueblo que percibe estas cosas, que ordena sus plegarias de acuerdo con este misterio da la Fe! Cuando el Esposo se une con la Matrona sale del Sud un heraldo, que proclama: “¡Despertad, oh, vosotras huestes superiores, y desplegad las banderas del amor en honor de vuestro Señor!” Entonces, uno de los jefes de la formación celestial, ese cuyo nombre es Boél (Dios es en él), se adelanta y en sus manos hay cuatro llaves, que obtuvo una de cada uno de los cuatro rincones de la tierra. Una de las llaves lleva grabado el signo de la letra Yod; la segunda, la letra Hei, y la tercera, la letra Vav. Y él coloca estas tres llaves debajo de las ramas de! Árbol de Vida. Luego estas tres se vuelven una. Entonces, la cuarta y última llave, que lleva la segunda letra Hei, se junta a las tres que se volvieron una. Y todas las huestes angélicas entran, por medio de esas llaves, en el Jardín de Edén, donde proclaman, a una sola voz, la unidad Divina en el mismo momento en que ella se proclama aquí abajo. Entonces, la Shejiná, la Novia, es conducida al Palacio del Rey, Su Novio, porque ahora Él se halla completo en toda su belleza superior y puede proveerla de todo lo que Ella necesita. Así, sus ayudantes. La traen a Él en silencio. ¿Por qué en silencio? Para que ningún “extraño”, ninguna mala potencia, pueda participar en el júbilo de ella. Así como Él se unió arriba de acuerdo a seis aspectos, así también Ella se une abajo según otros seis aspectos, de modo que la unidad pueda completarse, arriba y. abajo, como está escrito: “El Señor será Uno y su Nombre Uno” (Zacarías XIV, 9). Seis palabras arriba —Shemá Israel YHVH Elóhim YHVH ejad, correspondientes a los seis aspectos, y seis palabras abajo, baruj shem kevod maljutó leolam vaed (Bendito sea el Nombre de la gloria de su reino para siempre), que corresponden a los otros seis aspectos. El Señor es uno arriba, y Su Nombre es Uno abajo. Decimos esta respuesta silenciosamente, aunque es una triunfante expresión de la “Unidad, a causa del “mal ojo”, que aún tiene poder bajo la presente dispensación…"

"Pero en la futura Edad Mesiánica [ahora, en estos tiempos de "la última Generación", a partir del Año 2000, Año 5760 del Calendario Judío], cuando el “mal ojo” haya dejado de existir y no tenga dominio alguno sobre este mundo, proclamaremos abiertamente y en voz alta la Unidad Divina y su pleno cumplimiento. En el presente, como el “otro lado” aún adhiere a la Shejiná, Ella no es enteramente Una, y, por eso, aunque en el tiempo presente proclamamos la unidad, lo hacemos silenciosamente, simbolizándola con las letras de la palabra vaed (siempre), que por ciertas permutas, equivalen a las de la palabra ejad (uno)."

"Pero en el tiempo que será, cuando ese otro lado sea apartado de la Shejiná y desaparezca del mundo, esa unidad será proclamada abiertamente. Cuando Ella entra bajo el palio y se une con el Rey Superior, despertamos el júbilo de la Derecha y de la Izquierda, como está, escrito: “Amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón”, etc., es decir, sin temor o presagio, porque el “otro lado” no se acerca y no tiene poder aquí. Pero mientras, Sus servidoras La traen al Rey, ellas deben mantener un grande y solemne silencio. De esto es simbólico Jacob. Antes de su muerte, cuando estuvo por hablar del “fin de los días”, y la Shejiná lo abandonó, dijo a sus hijos: “Acaso alguna mancha está pegada a mí o a mi simiente?”. Pero ellos respondieron: “No, no hay tal mancha, ni hay falta alguna. Tu corazón sólo el Uno lo posee, y, en cuanto nos concierne, nosotros no tenemos contacto con el “otro lado o con alguno de sus esbirros”. Al contrarío, nosotros, como tú, sólo estamos unidos con el Rey, pues toda nuestra voluntad y propósito fue separarnos del “otro lado”. Entonces dijo Jacob: “Bendito sea el Nombre de la gloria de Su Reino por siempre jamás”. En esa hora Jacob y sus hijos se convirtieron por un lapso en retratos vivientes de la Shejiná aquí abajo. Jacob simbolizaba los seis lados del mundo superior como un todo único, y sus hijos fueron modelados a la semejanza de los seis aspectos como se manifiestan en el mundo inferior. Ahora él deseaba revelarles cierto “'fin”, porque, como lo hemos señalado antes, en otra parte, hay un “fin de los días” (Ketz hayamim), que se refiere al Reino Santo, al misterio de la Fe, al misterio del Reino del Cielo. Y otro “fin de los días” (Ketz hayamim) que es el misterio del Rey Culpable, del “otro Rey” gobernante de los poderes de la oscuridad, y a este fin se lo llama “el fin de toda carne”. Y bien, cuando Jacob percibió que la Shejiná se retraía de él, interrogó a sus hijos en la forma que indicamos. Y así Jacob y sus hijos proclamaron la unión del mundo de arriba y del mundo de abajo, así también debemos hacerlo nosotros. Bendito es aquel que concentra su mente y su voluntad, con anhelo y humildad, en ese misterio. Bienaventurado es él en este mundo y en el mundo por venir. Rabbí Jamnuna el Anciano dijo: Esta promoción de la unidad en realidad ha sido expuesta recta y justamente, y lo que acabamos de oír es efectivamente muy verdadero. Y en el futuro, las palabras que hemos pronunciado ahora se hallarán ante el Anciano de Días, y de ningún modo avergonzadas."  (El Zóhar).

Al pronunciar la "Shemá", hemos de hacerlo con devoción, entregándonos totalmente a Dios, a nuestro Padre-Madre que Es el Señor nuestro Dios interior, íntimo, individual, particular, con todo nuestro corazón, y con toda nuestra alma, y con toda nuestra mente, y con todas nuestras fuerzas.

"... hemos de concentrar nuestro Espíritu en el principio de Unidad, en la unión de las dos moradas; hemos de poner todo nuestro Ser, todos los miembros de nuestro cuerpo, nuestra devoción completa en ese pensamiento de modo de elevarnos y ligarnos a En-Sof (Infinito), y así alcanzar la Unidad de los Mundos Superior e Inferior."

***

"Si en tu corazón no arde una inquietud que te abrase hasta la consumación de tu cuerpo, no podrás invocar ni a Dios ni al Espíritu Santo. Y no sabes pedir y por eso tu hora aún no ha llegado." (V.M. Judas de Kariot, "El Vuelo de la Serpiente Emplumada"):

La "Shemá Yisrael", incluyendo Su respuesta, debe de ser recitada, elevando nuestro corazón a Dios como se ha explicado, al despertarnos en la mañana, y antes de conciliar el sueño en la noche.

¡El Sagrado Nombre de Dios IAO, que es la pronunciación secreta del Santo Tetragrammatón YHVH, pronunciado también IEVÉ, nunca debe de pronunciarse en vano!

Al pronunciar en Oración diariamente dos veces la Schemá con ambas recitaciones, en la mañana y en la noche, con verdadera devoción, como se ha explicado, proclamamos la Unidad del Nombre de Dios IAO ELOHIM y aceptamos recibir "el Yugo del Reino del Cielo", y la Sagrada Shejináh que es nuestra Madre Divina Kundalini, descansa sobre la cabeza de quien recita debidamente la Schemá Yisrael, bendiciéndole y protegiéndole.

"Nunca se apartará de tu boca esta Torá [este Libro de la Ley], sino que día y noche meditarás en ella [en él]." (Josué, 1:8).

Orar, Vivir y Realizar, la "Schemá Yisrael" completa, es aceptar y llevar "el Yugo" del Reino de los Cielos, del que nos habla nuestro Señor Jesús El Cristo:

"Venid á Mí todos los que estáis trabajados y cargados, que Yo os haré descansar. Llevad Mi yugo sobre vosotros, y aprended de Mí, que soy manso y humilde de corazón; y hallaréis descanso para vuestras almas. Porque Mi yugo es fácil, y ligera Mi carga." (El Santo Evangelio Según San Mateo 11: 28-30).

Orando, Viviendo y Realizando la Schemá Yisrael, adviene a nosotros el Reino de nuestro Padre que está en los Cielos. Realizar la Schemá, es realizar a las Diez Sephiróth del Árbol de la Vida y elevarlas para que integradas en una Unidad se absorban en el "Ain Soph", en el Sagrado Infinito, en el Reino de nuestro Padre que está en los Cielos.

No basta, por lo tanto, solamente pronunciar la "Shemá", porque debemos de realizarla dentro de cada uno de nosotros. El estudio y comprensión de sus significados, meditando en cada uno de ellos, y en el contenido de la Shemá completa, y la recitación, son, obviamente de una gran ayuda. Sin embargo, hay que vivirla y realizarla, y esto solamente es posible por medio de la práctica durante toda la vida de Los Tres Factores de la Revolución de la Conciencia: Negándonos a sí mismos (que es la Muerte Mística de nuestros defectos psicológicos), tomando nuestra propia cruz cada día (que es el Nacimiento Alquímico por medio de la práctica del Tantrismo Blanco o Magia Sexual Blanca), y siguiendo al Cristo (el Sacrificio Consciente por la Humanidad), que es el Camino, y la Verdad y la Vida.

El Segundo Factor de la Revolución de la Conciencia solamente puede ser practicado entre un hombre y una mujer, es decir, entre el esposo con su única esposa, de acuerdo a las Leyes y Reglas de la Santa Alquimia Sexual.

La letra "Sh" (de la "Shemá") se pronuncia como la letra "Sh" en Inglés; y la letra "h" (de "ELOHIM"), se pronuncia como la letra "j" en Español.

La Realización del "Tikkún" (Restauración, Redención) de las Diez Sephiróth del Árbol de la Vida dentro de cada Ser Humano, es el propósito y el objetivo del llamado en la recitación de la "Shemá".

La Restauración y la Unidad del Santo Tetragrammatón YHVH (Yud Hei Vav Hei), dentro de cada Ser Humano que aspiramos a ser un verdadero Israelita, uno de los "144.000" de "las Doce Tribus de Israel", como está escrito en el Libro del "Apocalipsis" o "Revelación" de San Juan de Patmos, es la síntesis de la "Shemá Yisrael".

Las Letras "YH" (Yud Hei,) del Santo Tetragrammatón YHVH, son el "Padre-Madre", nuestro Padre-Madre Divinal, íntimo, interior, particular, individual, dentro de cada Ser Humano.

Las Letras "VH" (Vav Hei) del Santo Tetragrammatón YHVH, son el Novio y la Novia, el Esposo y la Esposa, el Alma Humana y el Alma Divina, dentro de cada Ser Humano.

"ShemÁ", esotéricamente se refiere a la Segunda Letra "H" (Hei) del Santo Tetragrammatón YHVH, llamada "Maljut", la "Reina", la Shejináh "Inferior".

"ScHeMá" ("Oye") está compuesta por las Letras Hebreas "shin mem ayin".

En El Zóhar, Simeón ben Yojai enseña que la Letra "mem intermedia" ("M") de la palabra "Schemá", se refiere a "Maljut"; es decir, a la Shejináh "Inferior", que es la Segunda "H" (Hei) del Santo Tetragrammatón YHVH.

"Yisra'el", significa esotéricamente la "Belleza de Israel", es decir, "Tiféret", la Letra "V" (Vav) del Santo Tetragrammatón YHVH.

"ShemÁ Yisra'el" ("Oye, oh Israel"), significan la Unión de la Esposa con su Esposo, la Unión de las Letras "H" (la segunda "H", (Hei) y la Letra "V" (Vav) del Santo Tetragrammatón YHVH; es decir, la Unión de "Maljut" o la Shejináh "Inferior", la Bien Amada Esposa Espiritual con Su Bien Amado Esposo Espiritual Tiféret. O El Matrimonio Místico de Tiféreth con Maljhut.

"YHVH ELOHIM" (IAO-ELOHIM, IEVE ELOHIM) son El Señor nuestro Dios, nuestro Padre-Madre, indicados asimismo por las Letras "Y" (Yud, el Padre) y "H" (la primera Hei, la Madre, la Shejináh "Superior", nuestra Madre Divina Kundalini.), del Santo Tetragrammatón YHVH.

El Nombre ELOHIM está formado por Dos Nombres: "Mi" y "ELeH".

"Mi" que significa "¿Quién?", es la Shejináh Superior, la Madre Divina Bináh. "ELeH" que significa "Estos", es la Shejináh Inferior, llamada "Maljút" personificada en Rajel. La unión de los Dos Nombres forman el Nombre completo "ELOHIM", que significa Dios, y en plural, "Diosas". Porque es la integración de la Shejináh Superior y de la Shejináh Inferior. Mas el Nombre completo de Dios es IAO-ELOHIM: "El Señor nuestro Dios".

"Mi" o "¿Quién?" es también Leáh.

"EjaD", significa "UNO", el Santo Tetragrammatón completamente Restaurado e Integrado y elevado en una "Unidad" en el "Ain Soph" o Sagrado Infinito.

"EJaD" es el secreto de la unión e integración en una Unidad del Alma Humana o Tiféret que es el "Hermano" ("EJ"), el "Novio", el "Esposo", con Su Bien Amada Espiritual, Celestial, el Alma Divina o Espiritual Guevuráh, el Buddhi, "Maljút", la "Hermana", indicada por la Letra "Dalet" (D) de la palabra "EJaD", que es el secreto del "Hermano" y de la "Hermana" o del "Novio" y la "Novia", el "Esposo" y la "Esposa", dentro de cada Ser Humano que los haya realizado e integrado en una Unidad, como así está escrito en el Cantar de los Cantares del Rey Salomón:

"He venido a mi huerto, hermana mía, novia mía; he recogido mi mirra y mis aromas; he comido mi panal con mi miel; mi vino con mi leche he bebido" (Cantar de Cantares, 5:1).

El término "Hermana", está escrito en el significado de la Esposa o Cónyuge aquí en el mundo físico en una de las Epístolas del Apóstol San Pablo, donde dice:

"¿No tenemos derecho de traer con nosotros una hermana por mujer [por Esposa] como también los otros apóstoles, y los hermanos del Señor, y Cefas?" (1 Corintios, 9: 5).

Y, si a la Esposa aquí en el mundo físico, San Pablo la llama "Hermana", ¡cuánto más ha de ser llamada "Hermana", la Esposa Espiritual, el Alma Divina, llamada en la Kabbaláh "Maljút"!

En El Zóhar se explica que las palabras "he comido mi panal" hacen referencia a la recitación, a la oración de la Shemá: "Oye, oh, Yisrael, IAO ELOHIM, IAO Uno es", y "con mi miel", se refiere a la respuesta que se ora en silencio: "Bendito sea el Nombre de la Gloria de Su Reino por siempre jamás".

Los Sabios de la Kabbaláh enseñan que una de las permutaciones de las Cuatro Letras del Santo Tetragrammatón es "HVYH": "HaVaYáH", el más Sagrado de los Nombres de Dios.

Porque el Santo Tetragrammatón escrito con el orden de las Letras "YHVH", es "su forma revelada"; y escrito con el orden de las Letras "HVYH" (HaVaYáH) "es su forma oculta".

Isaac Luria enseña que la Letra "H" (Hei) del Santo Tetragrammatón "es siempre doble"; es decir, las dos Hei.

Y las dos "Hei" están juntas, cuando los Dos Nombres "Mi", "ELeH", están unidos en el Nombre ELOHIM.

En el orden de las Cuatro Letras del Sagrado Tetragrammatón como Havayáh, la "V" (Vav) o el "Hermano" emana de la primera "H" (Hei) que es la Madre Divina. Y la segunda "H" (Hei) o la "Hermana", emana de la "Y" (Yud) que es el Padre. Por lo cual el orden de las Cuatro Letras: HVYH. Entonces la "Shemá" se pronuncia así:

"ShemÁ Yisrael, HaVaYáH ELOHIM, HaVaYáH EJaD".

"Oye, oh Yisrael, HaVaYáH nuestro Dios, HaVaYáH Uno es."

Al pronunciar la "Shemá" en Hebreo la palabra "EJaD" se prolonga en la Letra "Dalet", por ejemplo: "EJaD-D-D"). Prolongar la Letra "Dalet" (D), es "aclamar a Dios como Rey en lo alto y abajo y en las cuatro direcciones del mundo, como verdaderamente Uno."

Isaac Luria haciendo una revelación se refiere a la permutación del "Nombre HaVaYaH" leído "yud-hei-hei-vav" (YHHV), en cuya permutación la segunda Letra "Hei" (H), está precediendo a la Letra "Vav" (V).

Isaac Luria enseña, asimismo, que fue por causa del pecado original que "la Hei posterior descendió abajo de la Vav..."

Es decir, la dos "Heis" (HH) o la "doble "Hei", que antes estaban juntas, quedaron separadas.

En el "tikkún" o restauración, la segunda "Hei", asciende y se integra en la primera "Hei", quedando entonces juntas y restituidas las dos "Hei", la doble Hei: Yod Hei Hei Vav.

Las Diez Sephiróth del Árbol de la Vida son "un aspecto" del "Divino Nombre HVYH".

La Letra "Y" (Yud) del Nombre Divino HVYH, es la Sephiráh Kether y la Sephiráh Jojmáh. La primera Letra "H" (Hei), es la Sephiráh Bináh, la Shejináh Superior. La Letra "V" (Vav), es la Sephiráh Tiféret. Las seis Sephiróth: Jésed, Guevuráh, Tiféret, Nétzah, Hod y Yesod, son llamadas en conjunto "Zeir Anpín" o "el de Pequeño Rostro", cuyo centro o corazón es Tiféret, el Esposo de la Shejináh. La Segunda y última Letra "H" (Hei), es "Maljút", la Shejináh Inferior, la Esposa de "Zeir Anpín".

Al reintegrarse la última "H" (Hei) con la primera "H" (Hei), dentro de cada Ser Humano que realice el Santo Tetragrammatón, se forma, entonces, el Santo Tetragrammatón en el Nombre "YHHV" (Yod Hei Hei Vav); es decir: Padre-Madre-Hermana-Hermano. Esto es: el Padre Interno y la Madre Divina, y el Alma Divina y el Alma Humana, integrado todo en una Unidad: EJaD.

Ampliando lo expuesto antes: Cuando el Alma Humana o Tiféret, llamado esotéricamente el "Hermano" se integre completamente realizado en Su Alma Divina o Guevuráh, el Buddhi, (o "Maljút": es decir los "Pies" o la Esposa), llamada esotéricamente, espiritualmente la "Hermana", estando dentro de ambos el Padre y la Madre también integrados, y todo integrado en una Unidad se integre en el "Ain Soph" o el Sagrado Infinito, entonces IAO ELOHIM (el Señor nuestro Dios) será UNO: EjaD. Realizando así el Primero y el Principal y el Mayor de todos los Mandamientos, como está escrito con las Palabras de nuestro Señor Jesús El Cristo:

"... El primer mandamiento de todos es: Oye, Israel el Señor nuestro Dios, el Señor uno es. [Shemá Yisrael, IAO ELOHIM, IAO EjaD] Amarás pues al Señor tu Dios de todo tu corazón, y de toda tu alma, y de toda tu mente, y de todas tus fuerzas; este es el principal mandamiento. Y el segundo es semejante á Él: Amarás á tu prójimo como á ti mismo. No hay otro mandamiento mayor que éstos..." (El Santo Evangelio según San Marcos, capítulo 12).

"No está lejos del reino de Dios", quien acoja estas Palabras de nuestro Señor Jesús El Cristo, de todo su corazón, y de toda su alma, y de toda su mente, y de todas sus fuerzas; y quien las viva y las realice completamente, cabalmente, entrará entonces en el Reino de Dios.

Para entrar al Camino que nos conduce al Reino de Dios es necesario practicar "Los Tres Factores" durante toda la vida, con la Ayuda permanente de nuestra Madre Divina Kundalini y del Cristo Íntimo, Interior, que son El Camino del Árbol de la Vida.

Esta Sabiduría no es mía, sino de nuestro Padre que está en los Cielos, el Sagrado de los Sagrados Unos, el Anciano de los Días, la Bondad de las Bondades, la Misericordia de las Misericordias.

Esta "Sabiduría Oculta" ha sido expresada en Su más elevado nivel, por intermedio de Su Hijo Unigénito nuestro Señor Jesús el Cristo, y después, Él mismo hablando por intermedio de la boca de Sus Profetas y de Sus Apóstoles, y en este final de los tiempos, por medio de nuestros Venerables y Amados Maestros, nuestro Venerable y Amado Maestro Samael Aun Weor, nuestro Venerable y Amado Maestro Rabolú, y a quienes todo se lo debemos, y de cuyas Enseñanzas da testimonios fieles y verdaderos el V.M. Thoth-Moisés.

Mi persona no tiene ningún valor, "un vil gusano del lodo de la tierra", "una sombra pecadora", que tiene que seguir Muriendo místicamente todavía y siempre.

Soy solamente un estudiante de "la Sabiduría Oculta", "la Sabiduría de Dios en Misterio", las enseñanzas Esotéricas contenidas en la Sagrada Toráh. Mas estamos trabajando (y cada Ser Humano que se lo proponga puede lograrlo) por la realización y por la unidad de la "Shemá Yisrael", que son el Alma Divina ("Shemá") y el Alma Humana ("Yisrael" o "Tiféret"), y por la realización y la unidad del Señor nuestro Dios (IAO ELOHIM) que son nuestro Padre-Madre Divinal, interior y celestial. Y por la integración del Alma Humana y del Alma Divina, y de todas las Partes del Ser del Pueblo de Israel, interior, dentro de nuestro Padre-Madre interior y Celestial: todo integrado en una Unidad: EJaD.

Víspera del Shabbath del Día Viernes
25 de Mayo del Año 2012
Amamos a todos los Seres, a toda la Humanidad.
Cada Ser Humano es también la Humanidad.

"¡Que todos los Seres sean Felices!"
"¡Que todos los Seres sean Dichosos!"
"¡Que todos los Seres sean en Paz!"

De todo Corazón,
Para toda la Pobre Humanidad Doliente,
Luis Bernardo Palacio Acosta
Bodhisattwa del V.M. Thoth-Moisés

Index