LA RESTAURACIÓN
DE LA IGLESIA INTERIOR

 

- Introducción -

SAN FRANCISCO DE ASÍS
ante la Flama Ardiente del Alverna

"Y Dios estaba en esa llama que tú has visto, que me habló en esa visión igual como antiguamente Él había hablado a Moisés."

***

"Della terza considerazione delle sacre sante stimmate."

["De la Tercera Consideración de los sagrados y santos estigmas"].

"... 'Chi se' tu, dolcissimo Iddio mio, e chi sono io, [*1] vilissimo vermine [*2] e disutile servo tuo?' E queste parole medesime pure ripeteva, e non dicea nessuna altra cosa. Per la qual cosa frate Lione forte maravigliandosi di ciò, levò gli occhi e guatò in cielo; e, guatando, egli vide venire dal cielo una fiaccola di fuoco bellissima ed isplendentissima, la quale discendendo si posò in capo di santo Francesco, e della detta fiamma udiva uscire una voce [*3] la quale parlava con santo Francesco;..."

[...]

["...'' ¿Quién eres tú, Dios mío dulcísimo, y quién soy yo, [* 1] vil gusano [* 2] e inútil siervo tuyo?" Y estas mismas palabras repetía, y no decía ninguna otra cosa. Por lo cual, el Hermano León fuertemente maravillándose de aquello, alzó los ojos y miró al cielo y mirando, vio venir desde el cielo una antorcha de fuego bellísima y esplendorosa, la cual descendiendo se posó sobre la cabeza de San Francisco, y de dicha llama oía salir una voz [* 3], la cual hablaba con San Francisco;..."]

"... E guardando fiso, vide santo Francesco estendere tre volte le mani alla fiamma; e finalmente dopo grande ispazio di tempo e' vide la fiamma ritornarsi in cielo..."

["... Y mirando fijamente, vio a San Francisco extender sus manos tres veces a la llama; y finalmente, después de mucho tiempo vio la llama retornándose al cielo .... "]

[*1] "Entonces Moisés respondió á Dios: ¿Quién soy yo,..." (Éxodo, 3:11).

[*2] "Mas yo soy gusano, y no hombre; Oprobio de los hombres, y desecho del pueblo." (Salmos, 22:6).

[*3] "Y viendo YHVH que iba á ver, llamólo Dios de en medio de la zarza, y dijo: ¡Moisés, Moisés! Y él respondió: Heme aquí."

[...]

"... E in quella fiamma che tu vedesti era Iddio; il quale in quella ispezie mi parlava, siccome avea anticamente parlato a Moisè..."
("Delle S. S. Stimmate di S. Francesco e delle Loro Considerazione, III [p. 222]. "I Fioretti di S. Francesco con Introduzione e Commento per cura di Arnaldo della Torre.)

["... Y en aquella llama que tu viste estaba Dios; el cual en aquella forma me hablaba, así como antiguamente había hablado a Moisés."]

En el Monte Alverna (cual Nuevo Sinaí), y poco antes de la Visión del Serafín con Alas de Luz y de recibir los Estigmas el Hermano Francisco de Asís, en una noche del mes de Septiembre (1224), después de la Visión que tuvo en la que Dios se le apareció en una "llama... igual como antiguamente Él había hablado a Moisés", y de la cual hemos insertado los anteriores párrafos, le dijo al Hermano León, que lo había estado observando:

"Has de saber, hermano, ovejuela de Jesucristo, que cuando yo estaba diciendo esas palabras que oíste, dos luces se me mostraron dentro de mi alma - una, el conocimiento y la comprensión de mí mismo, y el otro, el conocimiento y el entendimiento del Creador. Cuando dije: "¿Quién eres Tú, Dios mío dulcísimo? "Entonces yo estaba iluminado por la luz de la contemplación, en la que vi las profundidades de la bondad infinita y la sabiduría y el poder de Dios. Y cuando dije: "¿Qué soy yo, etc? "Yo estaba en la luz de la contemplación, en la que vi las profundidades deplorables de mi propia vileza y miseria, y por eso dije:" ¿Quién eres Tú, Señor, infinito en bondad y sabiduría, que has concedido visitarme que soy un vil y abominable gusano? "Y Dios estaba en esa llama que tú has visto, que me habló en esa visión igual como antiguamente Él había hablado a Moisés." (De "la Tercera Consideración", "De la Visión del Serafín, y de la impresión de los sagrados y benditos estigmas...", contenida en "Las Pequeñas Flores de San Francisco.")

En las anteriores palabras el Hermano Francisco de Asís se identifica a sí mismo con el Profeta prometido por Dios a Moisés "igual que Moisés" del Deuteronomio 18:18.

- I -

"ES URGENTE EDIFICAR
La Iglesia del Señor"

 

"... El reino de los cielos se ha acercado." (San Mateo, 10: 7.)

"6 Mas id antes á las ovejas perdidas de la casa de Israel. 7 Y yendo, predicad, diciendo: El reino de los cielos se ha acercado." (San Mateo, 10: 6-7 y siguientes.)

***

"Otra vez os digo, que si dos de vosotros se convinieren en la tierra, de toda cosa que pidieren, les será hecho por Mi Padre que está en los cielos. Porque donde están dos ó tres congregados en Mi Nombre, allí estoy en medio de ellos." (El Santo Evangelio según San Mateo, 18:19-20).

Mas, "No todo el que me dice: Señor, Señor, entrará en el reino de los cielos: mas el que hiciere la voluntad de Mi Padre que está en los cielos." (El Santo Evangelio según San Mateo, 7:21).

"Porque la voluntad de Dios es vuestra santificación [negación de sí mismos, eliminación de nuestros defectos psicológicos]: que os apartéis de fornicación [no eyacular nunca el semen, las energías creadoras sexuales]; Que cada uno de vosotros sepa tener su vaso [su Esposa] en santificación y honor; No con afecto de concupiscencia [lujuria], como los Gentiles que no conocen á Dios:..." (1 Tesalonicenses, 4:3-5).

Las Tres Iglesias que Francisco de Asís reparó: la Iglesia de San Damián; la pequeña Iglesia de San Pedro de la Espina (quedando desde hace mucho tiempo abandonada y en ruinas... y convertida en depósito de paja y de implementos de granja...); y la Iglesia de "Santa María de los Ángeles", "Santa María de la Porciúncula", "la Porciúncula" o "la Pequeña Porción" ("... construida en una 'pequeña porción' de tierra dada por los habitantes de Asís a San Benedicto en el siglo sexto"), son simbólicas de la "reparación" o "tikkún" de la "Iglesia", "Casa", "Templo" o "Tabernáculo" del Cristo, la restauración del Templo Interior dentro de cada Ser Humano por medio de la práctica de Los Tres Factores.

"Es necesario convertirnos en morada del Señor. Es urgente edificar la Iglesia del Señor. Es indispensable fundar esa Iglesia Interna sobre la peña viva. Esa peña es el sexo."

"No edifiquéis sobre la arena porque perderéis vuestro trabajo. Edifican sobre la piedra viva los que practican magia sexual. Edifican sobre la arena los fornicarios y todos aquellos que odian y desprecian el sexo."

"Esa es la piedra filosofal de los alquimistas. Sobre esa piedra tenemos que edificar nuestra Iglesia para el YO SOY."

"No olvidéis que el Templo de la Sabiduría tiene siete columnas. Esas son los siete grados del Poder del fuego. Levantad las siete columnas de fuego. Entonces vendrá la navidad del corazón, y ÉL entrará en el templo-corazón de cada uno de vosotros para trabajar en la gran obra. Esa ES LA NAVIDAD DEL CORAZON."

"Antes de Jesús algunos lo encarnaron. Después de Jesús algunos lo hemos encarnado. En el futuro muchos lo Encarnarán. En Egipto Cristo era Osiris. El que lo encarnado era un OSIRIFICADO. Así, pues, el que lo encarna es un Cristificado."

"Si queréis encarnarlo edificad su Iglesia. Esa es la Voluntad del Padre." (Enseñanzas de nuestro Venerable y Amado Maestro Samael Aun Weor).

Pretender "edificar" o "reparar" la "casa", "templo" o "iglesia" del Señor, sin la disolución de nuestros defectos psicológicos, sin la verdadera castidad, sin amor por toda la pobre Humanidad doliente, es "edificar sobre la arena".

La única forma, el único método o proceder para Edificar o Reparar la Casa, Iglesia o Templo del Señor, sobre la Piedra, sobre la Roca, es por medio de la práctica de Los Tres Factores, tal y como nos han sido enseñados por nuestro Venerable y Amado Maestro Samael Aun Weor y por nuestro Venerable y Amado Maestro Rabolú, y de cuyas enseñanzas da testimonios fieles y verdaderos el V.M. Thoth-Moisés.

El Segundo Factor, solamente se puede realizar entre un hombre y una mujer en el matrimonio y el lecho sin mancilla, con castidad, con fidelidad.

En un sentido literal, la palabra "Iglesia", significa "Asamblea", "Comunidad", "Congregación": (San Mateo, 18:17). (Los Hechos de los Apóstoles, 5:11;14:27). (Efesios 6:25). (Colosenses, 1:24).

Exotéricamente, al lugar de reunión de la Congregación Asamblea o Comunidad, se le llama "Iglesia" o "Casa": (Romanos 16:5). (Filemón 1:2). (Colosenses 3:15) (1 Corintios 16:19).

El Templo de Jerusalem fue llamado en los Evangelios "el Templo de Dios", porque mientras nuestro Señor Jesús El Cristo entraba "cada día" a predicar en él, moraba en el Templo la Sagrada Shejináh: (San Mateo 21:12; 11:15-16). San Lucas 19:45-46; 21:37-38; 22:53) San Juan, 2:13-16. Esotéricamente "el Templo de Jerusalem" es el Templo de la Jerusalem Espiritual, Celestial, dentro de todo Maestro Cristificado.

Jesús Cristo (y el Cristo Íntimo) es el Templo de Dios: (San Juan, 2: 20-21).

La Morada del Altísimo: "El Cielo" y "La Tierra": (Hechos de los Apóstoles, 7: 48-5; 17:24-25). En otra explicación, "el Cielo" es Tiphéreth o el Cristo Íntimo, Interior; y "la Tierra" es Maljhut, la Sagrada Shejináh, la Bien Amada Novia y Esposa Espiritual del Cordero.

"... la tierra es Maljhút, y ahora se eleva para ser un trono para Bináh, junto con Zeir Anpín, al cual se le llama 'cielo' para que se pueda decir acerca de él: "El cielo es mi trono", porque los cielos, que son Zeir Anpín junto con Maljhút, se vuelven un trono para Bináh." (El Zóhar).

(Ver, por favor, nuestro estudio titulado "Simjat Toráh, la Alegría de la Toráh")

"Bináh" es el Espíritu Santo, nuestra Madre Divina Kundalini Íntima, Individual, Particular, dentro de cada uno de nos.

Nuestro cuerpo es el Templo del Espíritu Santo, el Templo del Dios Viviente: (1 Corintios, 3:16-17; 6:15,19-20; 2 Corintios 6:16). (1 Timoteo, 3:15).

El Templo como la Iglesia Celestial: (Apocalipsis 3: 12-13. 7:15 11:19. 14:17. 15:5. 21:21-22). El Zóhar habla de "los Templos del Padre en el cielo,..."

"Las siete iglesias que están en Asia", del Apocalipsis de San Juan", esotéricamente son las Siete Iglesias Atómicas dentro de cada Ser Humano, correspondientes con Siete Templos en las Dimensiones Superiores.

La "Iglesia" es la Esposa del Cristo, del Cordero: "Estos, los que siguen al Cordero por donde quiera que fuere": Sus Corderos, Sus Ovejas, la "Ecclesia Spiritual" integrada por Hombres y Mujeres "Vírgenes" (es decir con verdadera Castidad, que nunca fornican, que nunca derraman, emiten o eyaculan el semen), de toda nación y tribu y lengua y pueblo, "Pueblo de Castidad", que hayan recibido en sus frentes la Señal del Cordero, y "el nombre de su Padre escrito en sus frentes", y hayan encarnado en su corazón al Cristo Íntimo, Interior, individual, particular.

"Y MIRÉ, y he aquí, el Cordero estaba sobre el monte de Sión, y con Él ciento cuarenta y cuatro mil, que tenían el nombre de su Padre escrito en sus frentes. Y oí una voz del cielo como ruido de muchas aguas, y como sonido de un gran trueno: y oí una voz de tañedores de arpas que tañían con sus arpas: Y cantaban como un cántico nuevo delante del trono, y delante de los cuatro animales, y de los ancianos: y ninguno podía aprender el cántico sino aquellos ciento cuarenta y cuatro mil, los cuales fueron comprados de entre los de la tierra. Estos son los que con mujeres no fueron contaminados; porque son vírgenes. Estos, los que siguen al Cordero por donde quiera que fuere. Estos fueron comprados de entre los hombres por primicias para Dios y para el Cordero." (Apoc. 14: 1-4).

El Hermano Francisco de Asís realizó la Gran Obra del Cristo, del Padre, con los Misterios de la Cruz, practicando el Gran Arcano con Su Bien Amada Espiritual, con su "Vaso Hermético" o "Esposa Sacerdotisa" en las dimensiones superiores.

"... Francisco ya había Trabajado en vidas anteriores, y en su nueva existencia, tuvo que haber Trabajado con alguna Dakini; eso es obvio. Son casos extraños, que no son comunes, no son comunes..." (Enseñanzas de nuestro Venerable y Amado Maestro Samael Aun Weor).

"Dice la leyenda de los siglos, y esto lo saben los Divinos y los humanos, que cuando nuestro Hermano Francisco de Asís (1186-1226) llegó al ocaso de su vida, se multiplicaron sus éxtasis en el Monte alverno. Su bienamado discípulo, el Hermano León, quien dichoso le llevaba alimentos, le encontraba siempre en estado de arrobamiento fuera de su gruta, a buena altura flotando sobre la perfumada tierra. A veces llegaba hasta las hayas, desaparecía de la vista, se iba por entre la cuarta coordenada" (Enseñanzas de nuestro Venerable y Amado Maestro Samael Aun Weor).

"... En la tierra sagrada de los Vedas, todo auténtico Samyasin del pensamiento puede atravesar instantáneamente la barrera de la velocidad de la luz para viajar por la dimensión desconocida como Francisco de Asís." (Enseñanzas de nuestro Venerable y Amado Maestro Samael Aun Weor).

Así lo hicieron también algunos de los Hermanos Menores de su "Iglesia Espiritual" Esotérica, y entre ellos varios de sus primeros Discípulos, como asimismo, San Antonio de Padua, como "el ilustre adepto Francis Bacon" que "conocía perfectamente la cábala hermética", como Roger Bacon "Doctor admirabilis (1214-1292)", contemporáneo de Dante Alighieri), como "el terciario Beato Raimundo Lulio (1235-1315) "Doctor Illuminatus" Alquimista Franciscano Español del siglo XIV, Discípulo del Alquimista Arnaldo de Vilanova ("Filósofo Catalán" -1238-1316. El Alquimista Arnaldo de Vilanova en España, reconoció en Joaquín de Fiore al precursor de Francisco de Asís).

"Entre sus hijos [dice G.K. Chesterton en "San Francisco de Asís"], figuran san Buenaventura, el gran místico, y Bernardino, el predicador popular, que llenó a Italia con sus bufonadas de juglar de Dios. Y Raimundo Lulio, con su raro saber y sus vastos y audaces planes para la conversión del mundo, un hombre intensamente personal como lo fue Francisco. Y Roger Bacon [*], el primer naturalista, cuyos experimentos con la luz y el agua tuvieron la singularidad luminosa propia de los principios de la historia natural y a quien hasta los más empedernidos materialistas saludan como el padre de la ciencia. Todos ellos fueron hombres que hicieron cosas grandes en beneficio del mundo; pero más verdad es que fueron todos de un temple bien definido donde se conservaba el espíritu y la sapidez de un hombre determinado y en quienes reconocemos el dejo y el saber de la audacia y la simplicidad. Y sabemos que todos son hijos de san Francisco." (G.K. Chesterton.)

[*] "... el ilustre monje inglés Roger Bacon, a quien sus discípulos llaman Doctor admirabilis (1214-1292) y cuya enorme reputación se hace universal." [...] "... Roger Bacon, cuyo genio brilla en el firmamento intelectual del siglo XIII como un astro de primera magnitud..." (Fulcanelli).

Del Alquimista Franciscano Raimundo Lulio nos dice nuestro Venerable y Amado Maestro Samael Aun Weor:

"Raimundo Lulio realizó la Gran Obra: recibió en el Mundo Astral el Gran Arcano, y fue con esa 'Llave Maestra' como pudo trabajar en la Gran Obra. Raimundo Lulio, indubitablemente, conoció fuera del cuerpo físico lo que es la Sagrada Concepción de la Madre Divina, la Kundalini Shakti. Al conocer cómo se realizaba esa Sagrada Concepción, se propuso materializar (desde lo alto) la Sagrada Concepción en sí mismo, hasta que la logró. Indudablemente, la Madre Divina debe concebir (por obra y gracia del Tercer Logos) al Hijo. Ella permanece Virgen antes del parto, en el parto y después del parto. Ese Niño que ella concibe, debe materializarse, cristalizar en nosotros desde arriba, desde lo alto, hasta quedar revestido completamente con nuestro cuerpo físico, con nuestro 'cuerpo planetario'. Al llegar a ese grado puede decirse que la Gran Obra se ha realizado. En otros términos: debemos resucitar a Hiram Abiff dentro de nosotros. He dicho." (Enseñanzas de nuestro Venerable y Amado Maestro Samael Aun Weor).

Francisco de Asís nunca apartó o separó al Eterno Femenino ni en su existencia terrenal, ni en su vida espiritual, siguiendo el ejemplo de nuestro Señor Jesús El Cristo y de sus Apóstoles; y como el Nuevo Jacob-Moisés, tuvo también a su "Rajel" representada en Clara de Asís, y a su "Leáh" representada en Jacoba de Settesoli.

"El hecho es que tan pronto admitamos por un momento como hipótesis lo que Francisco y Clara admitieron siempre como algo absoluto, o sea, que hay una relación divina directa más gloriosa que cualquier romance, la historia de la fuga de santa Clara se convierte simplemente en un romance con final feliz..." ("San Francisco de Asís". G.K. Chesterton).

"Si a uno le cabe la duda de ser digno de escribir una palabra sobre san Francisco, para hablar de la amistad de san Francisco y santa Clara necesitará ciertamente palabras mejores que las propias. Más de una vez he señalado que los misterios de esta historia se expresan mejor simbólicamente a través de ciertas actitudes y acciones calladas. Y no conozco símbolo mejor para esta relación que el que traduce muy felizmente la leyenda popular cuando refiere de una noche donde los habitantes de Asís, a la vista de un gran resplandor, imaginaron que los árboles y la santa casa eran presa de las llamas y corrieron sin pausa para apagar el incendio. Pero, una vez dentro, todo lo encontraron tranquilo y a Francisco partiendo el pan con santa Clara en uno de sus raros encuentros y discurriendo acerca del amor de Dios. Para expresar una pasión tan profundamente pura e incorporal será difícil encontrar una imagen tan cargada de simbolismo e imaginación como la del halo rojo en torno de las figuras extáticas en la colina: una llama que se alimenta de nada y que infama el aire mismo." ("San Francisco de Asís". G.K. Chesterton).

El Alquimista Franciscano del siglo XIV, Giovanni di Rupescissa (Jean de Roquetaillade), mencionado por Fulcanelli en "Las Moradas Filosofales", en uno de sus escritos en Latín: "Sexdequiloquium, (fol. 92r (VI.3.2.1.1-3)", dice:

"8 Sexdequiloquium, fol. 92r (VI.3.2.1.1-3): «Primo, quia sicut Adam factus est sexto die [cf. Gen. 1, 26-28]; ita pater noster Franciscus sexta etate Ecclesie fuit missus in mundo. – Secundo, quia sicut Adam factus est ad ymaginem et similitudinem Dei [cf. Gen. 1, 26]; ita, quantum fas est, pater noster seraphicus Franciscus vixit ad ymaginem et similitudinem vite Christi, sicut inferius distinguetur. – Tertio, quia sicut Eva assumpta et facta est de Adam [cf. Gen. 2, 21-22]; ita sancta Clara mater nostra per manum potentis Dei formata est de perfectione Francisci.»

Los textos anteriores dicen que "en primer lugar", así como Adam "fue hecho en el Sexto Día", así también "nuestro Padre Francisco fue enviado en la Sexta Edad…". "En segundo lugar", así como Adam "fue hecho a imagen y semejanza de Dios", "el seráfico Francisco vivió en la imagen y semejanza de la vida de nuestro Padre Cristo,…". Y, "En tercer lugar", "al igual que Eva fue hecha a partir de Adam,…" , "Santa Clara, Madre nuestra, de la mano potente de Dios fue formada a partir de la perfección de Francisco."

La Virgen Clara de Asís, es interpretada por el Alquimista Franciscano Rupescissa, en un sentido, "al igual que Eva...", el Alma Gemela de Adam-Francisco.

En el "Paraíso" de la "Divina Comedia", Dante describe a Santa Clara de Asís, en un Cielo más elevado, que el Cielo de la Luna:

"Perfecta vida y méritos encumbran 97
-me dijo- a una mujer [*] por cuya regla
se visten velo y hábito en el mundo, 99"
("Paraíso", Canto III, 97-99,
"Divina Comedia" de Dante Alighieri).
[*] Santa Clara de Asís.

La "Tercera Edad", o el "Tercer Estado" o "Status", o la "Edad del Espíritu Santo", inicia también con el "Sexto Período" de los "Tiempos Cristológicos" de acuerdo a Joaquín de Fiore.

Esta "Tercera Edad" o "Sexto Tiempo", se inició, en una fase, en el Antiguo Testamento con el Profeta Eliseo, y en otra fase, en nuestra Era Cristiana, a partir de San Benedicto de Nursia, y dura hasta la consumación de los tiempos, cuando dará sus Frutos.

La Tercera "Edad", "Era" o "Tiempo" del Espíritu Santo, que en una fase comenzó con el Profeta Eliseo, y en otra, con Benedicto de Nursia, continuó -todavía en sus inicios- en Francisco de Asís (y Clara de Asís): el "Nuevo Moisés" (así como San Bernardo de Claraval fue llamado por Joaquín de Fiore " el "Otro Moisés") y el "Nuevo Eliseo".

San Buenaventura dice de Francisco de Asís que fue como Moisés, como Eliseo (Leyenda Mayor), y que "... se hacía patente comprobar que sobre él descansaba el doble espíritu de Elías con tanta plenitud, que podían sentirse muy seguros quienes marchaban tras su doctrina y ejemplos de vida." (Leyenda Menor).

Claramente dice Buenaventura de Bagnoregio, que sobre Francisco de Asís descansaba plenamente "el doble espíritu de Elías", así como en Eliseo.

Eliseo fue una reencarnación de José el Justo, o del Alma de Metratón. Y en él se reencarnaron las Almas de "Nadav y Abihú" o el "doble Espíritu" que estaba en el Profeta Elías.

El Profeta Eliseo (el Fiel Discípulo del Profeta Elías), fue una reencarnación del Alma del Profeta Moisés, de José el Justo, de Metratón o Metatrón (Henoch), y del "Doble Espíritu" que antes estaba en el Profeta Elías.

Isaac Luria enseña que en Eliseo había una combinación de "dos niveles", y explica que la principal "centella" de su Alma provenía de "José el Justo" el Hijo de Jacob en quien estaba reencarnada la Neshamáh de Henoch o Metratón que es también Moisés.

En las Sagradas Escrituras se establece que "Moisés tomó con él los huesos de José". Isaac Luria explica que su significado (esotérico) es que "Moisés... quedó vestido en José...", y que Moisés "lo tomó a él, con él, personalmente." En otras palabras, que en Moisés se reencarnó José el Justo, el Hijo de Jacob.

"Osarsiph", egipcianización del nombre de Jehoseph o José, fue uno de los nombres de Moisés, según el sacerdote Egipcio Manetón, citado por Flavio Josefo en "Contra Apión".

Hay que tener en cuenta que los "Libros de Moisés", su escritura es atribuida a Moisés. Y Moisés, en clave esotérica, se refirió también a otras existencias o reencarnaciones de él, como Yacov o Jacob, como Jehoseph o José, entre otras.

En los Himnos Órficos, Dyonisus o Bacchus es llamado "Liberador Yaco" (Himno XLII, "A Mise"); el "estruendoso Yaco" (Himno XLIX "A Hipta".)

J.F.M. Noël, en su "Diccionario de Mitología Universal", dice que:

"IACCO" es "Uno de los nombres de Baco".

"Yacov" (escrito también "Yaacov" y "Yaacob"), es una de las varias transliteraciones del Hebreo, del nombre de "Jacob".

"Yaco" (Ιακχος, en Griego), es una de las formas del nombre de "Iacchus", (Bacchus o Baco), "Iakchos", o "Iakkhos".

"Hace muchos siglos que las fábulas orientales atribuían a Baco todo lo que los judíos han dicho de Moisés..." (H.P. Blavatsky).

Yaco, Yaaco, Yaacov o Jacob, fue Moisés en una reencarnación anterior.

"... San Francisco, en el comienzo de la fundación de su Orden, escogió doce compañeros que abrazaron la altísima pobreza..." (De "Las Florecillas de San Francisco").

"108. Al notar que era ya inminente el último día -de esto estaba advertido por revelación divina desde hacía dos años-, llamó a los hermanos que él quiso y bendijo a cada uno según le venía inspirado del cielo, como, tiempos atrás, el patriarca Jacob a sus hijos (Gén 49,1-27); o mejor si se quiere: como otro Moisés que, antes de subir al monte que le mostraba el Señor, colmó de bendiciones a los hijos de Israel (Dt 33,1)..." (Celano: Vida primera de San Francisco PARTE SEGUNDA - Capítulo VII).

(Nota: en los momentos en que estaba revisando este capítulo titulado "La Restauración... del Templo Interior" en el párrafo siguiente, y mientras escuchábamos la Sonata para Piano # 31 Opus 110 compuesta por Luis van Beethoven en el año de 1821 dedicada en su corazón a Su Bien Amada Eterna Josephine, y llamada "Música de Amabilidad, de Lamento y de Restauración"... "similar en su contenido al ciclo de la canción 'A la Amada Lejana [Josephine]'...", mi Amada Esposa que estaba en la terraza me llama para avisarme que había aparecido una Astronave. Salí a la terraza con nuestra cámara y vimos una hermosa Astronave de Luz que se veía como una estrella blanca irradiando destellos de luz, cuyas fotografías pueden verse publicadas ingresando en el siguiente link: Astronave de Luz 5 de Octubre 2013, 13:10 Horas.)

Francisco de Asís, cual Nuevo Jacob-Moisés o Bacchus-Moisés, también tuvo en su vida a "Rajel" representada en Clara de Asís, y a "Leáh" representada en Jacoba de Settesoli.

El Zóhar explica que Rajel fue sepultada "junto al Camino", y que Leáh fue sepultada en donde Jacob también fue sepultado.

Clara de Asís fue sepultada en la "Basílica de Santa Clara".

Jacoba de Settesoli, fue sepultada en la Basílica en donde también fue trasladada la urna con el cuerpo de Francisco de Asís.

Se le atribuye al Hermano Francisco de Asís haber dispuesto que su sepultura estuviera en la entonces llamada "Collis Inferni"; y aunque la urna de piedra que contenía su cuerpo fue colocada en la Iglesia de San Jorge, más tarde, fue trasladada a la "Collis Inferni", llamada después "Collis Paradisi", y en donde se construyó la Basílica en la que ahora reposa, cumpliéndose así, también en Francisco de Asís, como en nuestro Señor Jesús El Cristo la Profecía del Profeta Isaías:

"Y dispúsose con los impíos su sepultura, mas con los ricos fué en su muerte; porque nunca hizo él maldad, ni hubo engaño en su boca." (Isaías, 53: 9).

En las enseñanzas esotéricas del Zóhar, Rajel y Leáh, representan Dos Templos o Iglesias: el Templo "Inferior" y el Templo "Superior", construidos o levantados, esotéricamente por "Zeir Anpín" que en la Kabbaláh es identificado con Jacob y con Moisés o Tiphéreth, que es el Cristo Íntimo, Interior, individual, particular, en un Iniciado que lo haya encarnado.

"118. El bienaventurado Francisco llegó un día al eremitorio del monte Alverna, lugar que le agradó tanto por su aislamiento, que decidió hacer allí una cuaresma en honor de San Miguel Había llegado al lugar antes de la fiesta de la Asunción de la gloriosa Virgen María; contó los días que separaban la fiesta de Santa María de la de San Miguel: más cuarenta. Entonces dijo: "En honor de Dios y de la bienaventurada Virgen María, su Madre, y del bienaventurado Miguel, príncipe de los ángeles y de las almas, quiero hacer aquí una cuaresma"

"118. Entró en la celda que pensaba ocupar continuamente durante todo ese tiempo; la primera noche rogó al Señor que le diera una señal de si era voluntad divina que él se quedara allí. Es que, cuando el bienaventurado Francisco se detenía en algún lugar para orar o cuando iba por el mundo a predicar, se preocupaba siempre de conocer la voluntad del Señor para poder agradarle más. Temía algunas veces que, so pretexto de retirarse a la soledad para orar, su cuerpo buscase en realidad descansar y rehuir las fatigas de ir por el mundo a predicar, que es por lo que Cristo bajó del cielo a éste mundo. Incluso hacía que los que él estimaba queridos del Señor rogaran para que les revelara si su deseo era que fuese a predicar por el mundo o si en alguna ocasión quería que quedara en un lugar solitario para dedicarse a la oración."

"118. Estaba orando al despuntar el día, cuando pájaros de todas clases vinieron a posarse sobre la celda que habitaba. Pero no todos al mismo tiempo: venía uno, que desgranaba su dulce melodía y se retiraba; venía otro, cantaba y remontaba el vuelo, y así los demás. Este hecho fue para el bienaventurado Francisco motivo de gran admiración y de inmenso consuelo. Como quería saber lo que esto significaba, oyó interiormente la voz del Señor: "Esto es señal de que el Señor te hará bien en esta celda y en ella te concederá muchos consuelos". Y así fue en verdad. Efectivamente, entre otras muchas consolaciones ocultas o manifiestas que le otorgó el Señor, destaca la visión del serafín: inundó su alma de un inmenso consuelo, que, renovando los lazos de sus relaciones con el Señor, perduró a lo largo de su vida. Cuando su compañero le trajo la comida aquel día, le contó todo lo acontecido." [*]

"118. Fueron muchas las consolaciones que conoció en esta celda; pero, según refirió a su compañero, los demonios le hicieron sufrir muchas tribulaciones por las noches. Por eso dijo una vez: "Si supieran los hermanos todo lo que me hacen sufrir los demonios, ninguno de ellos me negaría su piedad y compasión". Por eso, según hizo saber muchas veces a sus compañeros, no podía él prestar a sus hermanos la atención que requerían ni mostrarles la familiaridad que deseaban." (Leyenda de Perusa).

[*] 69. Pues, como se sintiera arrebatado hacia Dios por seráficos y ardorosos deseos y, por dulce amor de compasión, se fuese transformando en quien, por su inmensa caridad, quiso ser crucificado - dos años antes de su muerte, próxima ya la fiesta de la Exaltación de la Santa Cruz, estando una mañana en oración en la falda del monte Alverna -, se le apareció un serafín con seis alas, que exhibía entre ellas la figura de un hermosísimo hombre crucificado, con las manos y los pies extendidos en forma de cruz, y que claramente descubría la imagen del Señor Jesús Dos alas cubrían su cabeza; otras dos, el resto del cuerpo hasta los pies, y las otras dos se extendían para volar.
69. Al desaparecer la visión, quedó su alma prendida de un admirable ardor de caridad, y en su cuerpo apareció la impresión, todavía más admirable, de las llagas del Señor Jesucristo. El varón de Dios las ocultó cuanto pudo hasta su muerte, resistiéndose a manifestar el sacramento del Señor, aunque no pudo ocultarlas del todo y sin que quedara de manifiesto a algunos de sus compañeros más familiares." (Leyenda de los Tres Compañeros).

En "la Tercera Consideración" "De la Visión del Serafín, y de la impresión de los sagrados y benditos estigmas...", contenida en "Las Pequeñas Flores de San Francisco, y de la que citamos algunos párrafos al inicio, antes de la Visión del Serafín con Alas de Luz, San Francisco tuvo la Vivencia en la cual "... Dios [que] estaba en [una] llama [le] habló en esa visión igual como antiguamente Él había hablado a Moisés."

Un poco después, y todavía un poco antes de la Visión del Serafín Alado de Luz:

"... estando San Francisco en oración secretamente en su celda, le apareció el Ángel de Dios y diciéndole de parte de Dios: 'Yo te conforto y aviso, que te prepares y dispongas humildemente con toda paciencia, a recibir lo que Dios querrá hacer en ti'. San Francisco respondió: 'Estoy preparado a soportar pacientemente cualquier cosa que mi Señor me quiera hacer'; y, dicho esto, el Ángel partió..." (De "La Tercera Consideración".)

Cuando Francisco de Asís recibió los Estigmas y vivió la Experiencia del Serafín con Alas de Luz, quedó Cristificado y "reparó" dentro de él los Dos Templos: el "Inferior" y el "Superior, siendo el propio Francisco el Templo del Cristo Íntimo que tuvo que reparar.

"Todos los vehículos internos del hombre, cuando ya están Cristificados y estigmatizados, resplandecen con la gloria del Cordero. Realmente ese es el Santo Tabernáculo de Dios con los hombres. El Señor mora en su Santo Tabernáculo. Esa es la Jerusalém Celestial dotada de poderes terriblemente divinos. Y la Jerusalém Celestial no tiene necesidad de sol ni de luna para que resplandezca en ella, porque la claridad inmaculada del Eterno la ilumina, y el Cordero es su lumbrera." (Enseñanzas de nuestro Venerable y Amado Maestro Samael Aun Weor).

"No es posible la Resurrección sin haber previamente formado los estigmas del Adorable en el Cuerpo Astral... Así formé yo mismo mis estigmas, así los han formado los Místicos de todos los tiempos..." (Enseñanzas de nuestro Venerable y Amado Maestro Samael Aun Weor).

"1.- Esos son los estigmas que más adelante recibirá y eso es muy doloroso, pero nunca hay que quitarse uno esos clavos sino soportar el dolor como sea." (Carta 1479 del 1° de noviembre de 1995).

Ver, por favor, nuestros estudios sobre "El Camino Iniciático Esotérico, Capítulo XII-2".

- II -

LA IGLESIA Y EL TEMPLO

"Mas Yo también te digo, que tú eres Pedro, y sobre esta piedra edificaré Mi Iglesia; y las puertas del infierno no prevalecerán contra ella. Y á ti daré las llaves del reino de los cielos; y todo lo que ligares en la tierra será ligado en los cielos; y todo lo que desatares en la tierra será desatado en los cielos." (San Mateo, 16:18-19).

La Interpretación y Explicación Esotérica de las anteriores Palabras de nuestro Señor Jesús El Cristo a la luz de "la Sabiduría Oculta", está en las enseñanzas del Apóstol San Pablo, en El Zóhar, y en las enseñanzas de nuestro Venerable y Amado Maestro Samael Aun Weor:

"20 Edificados sobre el fundamento de los apóstoles y profetas, siendo la principal piedra del ángulo Jesucristo mismo; 21 En el cual, compaginado todo el edificio, va creciendo para ser un templo santo en el Señor: 22 En el cual vosotros también sois juntamente edificados, para morada de Dios en Espíritu". (La Epístola del Apóstol San Pablo á Los Efesios, 2:20-22).

"... Pero de Dios está escrito: "Dios construyó Jerusalem", es decir, Vav, que es el hijo, es construido por Yod Hé, que son el Padre y la Madre. De ahí que se dice: "Y el Señor Dios construyó el lado que había tomado del Hombre", es decir, la Columna Central, "y lo trajo al Hombre", es decir, él trajo hacia el lado que había tomado de Hé su doncella, y de ella está dicho: "Y Yo le seré, dijo el Señor, un muro de fuego en su derredor" (Zacarías II, 9). Porque el futuro Templo será construido sobre esta roca por las manos del Santo, Bendito Sea, él perdurará por todas las generaciones. De este Templo está escrito: 'Mayor será la gloria de esta última casa que de la primera', pues la primera fue construida por las manos del hombre, pero ésta será construida por las manos del Santo, Bendito Sea..." (El Zóhar).

"La piedra angular de la Gran Obra es Lucifer-Náhuatl. Sobre esta piedra maestra, ubicada por los sabios en el fondo mismo de nuestro sistema sexual, el gran Kabir Jesús edificó su Iglesia. La piedra bruta, antes de ser tallada para la Gran Obra, es ciertamente impura, material y grosera; motivo intrínseco por el cual recibe el nombre de Diablo." (Enseñanzas de nuestro Venerable y Amado Maestro Samael Aun Weor).

"28 Vosotros mismos me sois testigos que dije: Yo no soy el Cristo, sino que soy enviado delante de Él. 29 El que tiene la Esposa, es el Esposo [El Cristo]; mas el Amigo del Esposo, que está en pie y le oye, se goza grandemente de la voz del Esposo; así pues, este mi gozo es cumplido." (San Juan, 3: 28-29).

"En la Iglesia de Oriente se asocia el Bautismo a las Bodas de Caná. En la Iglesia de Occidente se asocia el Bautismo al Matrimonio de Jesús con su Iglesia;..." (Enseñanzas de nuestro Venerable y Amado Maestro Samael Aun Weor).

"Gocémonos y alegrémonos y démosle gloria; porque son venidas las bodas del Cordero, y su esposa (el alma), se ha aparejado" (Ap. 19: 7)." (Enseñanzas de nuestro Venerable y Amado Maestro Samael Aun Weor).

El Cristo, el Hijo del Hombre, el Alma Humana, Tiphéreth, es el Esposo de la Esposa, el Alma Espiritual, el Buddhi, la Bien Amada Espiritual. En la Kabbaláh se refiere al Matrimonio de "Zeir Anpín" con Su Novia "Nukvah" o la Shejináh.

"Zeir Anpín" es el Hombre Interior con el Cristo encarnado, que tiene, Espiritualmente, "Dos Esposas": Rajel y Leáh, que representan a los Dos Templos, a las Dos Casas.

"… Rabbí Simeón discurrió sobre el texto: "¿Quién es esta (zot) que aparece como el alba, hermosa como la luna, esclarecida como el sol, imponente como tropas provistas de banderas?" Dijo: Las palabras "Quién" y "Esta" designan los dos mundos: "Quién" simboliza la esfera suprema [Leah], el comienzo incognoscible de todas las cosas, y "Esta" designa una esfera inferior [Rajel], el llamado "mundo inferior"; y las dos están indisolublemente vinculadas entre sí. Cuando se unen primero, este mundo inferior "aparece como el alba" cuando procura tornarse brillante; cuando se aproximan más, es tan "hermosa como la luna" cuando caen sobre ella los rayos del sol; y, finalmente, es "como el sol", cuándo se hace plena su luz lunar. Entonces, es "imponente como tropas provistas de banderas"; sí, potente como para proteger a todos, con poder provisto por el mundo superior; a través de "Jacob", el "completo", que unía los dos mundos como uno. Los unió arriba y los unió abajo, y de él salieron las doce tribus según la pauta superior, es decir, simbolizando las doce permutas del Tetragramma [YHVH]. Jacob, que era "un hombre íntegro" (Génesis XXV, 27), trajo armonía a los dos mundos, como ya se explica en otra parte, al casarse con Lea y Raquel. […] "Quién" y "Esta"' se llaman "hermanas", porque están unidas en amor y afecto…" (El Zohar).

Así como en el Patriarca Jacob las Dos "Hermanas" Rajel y Leáh fueron las "Dos Esposas" de Jacob (lo cual es una alegoría de los Dos Aspectos de la Shejináh, que en otro significado representan respectivamente a la Vida Contemplativa o "Rajel", y a la Vida Activa o "Leáh"), en nuestro Señor Jesús El Cristo, Rajel y Leáh estuvieron representadas simbólicamente en Dos Hermanas: María y Martha las Hermanas de Lázaro:

"Y aconteció que yendo, entró Él en una aldea: y una mujer llamada Marta, le recibió en su casa. Y ésta tenía una hermana que se llamaba María, la cual sentándose á los pies de Jesús, oía su palabra. Empero Marta se distraía en muchos servicios; y sobreviniendo, dice: Señor, ¿no tienes cuidado que mi hermana me deja servir sola? Dile pues, que me ayude. Pero respondiendo Jesús, le dijo: Marta, Marta, cuidadosa estás, y con las muchas cosas estás turbada: Empero una cosa es necesaria; y María escogió la buena parte, la cual no le será quitada." (San Lucas, 10: 38-42).

En Dante Alighieri los Dos Aspectos de la Shejináh estuvieron representados en Beatriz y Matelda.

Isaac Luria enseña que "el santo Templo" o "Casa" es "una manifestación de Rajel". Mas también que "Bináh y Maljuth" son "las dos Casas de Israel".

"... la Shejináh está aquí abajo y en lo alto. La Shejináh en lo alto mora en los doce carros sagrados y las doce Jayot superiores; la Shejináh inferior está entre las doce tribus, y así están entrelazadas la Shejináh superior y la Shejináh inferior y ambas operan juntas y simultáneamente..." (El Zóhar).

"Cuando los hijos de Israel abandonaron Egipto, Dios quiso hacer de ellos sobre la tierra como son los ángeles asistentes arriba y construir para ellos una casa santa que hubo de ser bajada del cielo de los firmamentos v establecer a Israel como un retoño santo según la pauta del prototipo celestial. Así está escrito: "Los harás entrar y los plantarás en el monte de Tu heredad, el lugar, oh Señor, que preparaste para Tu habitación" —este es el primer templo— "el santuario, oh Señor, que establecieron Tus manos", (Exodo XV, 17) y éste es el segundo Templo; y ambos hubieron de ser la obra del Todopoderoso. Pero, como ellos provocaron a Dios en el Desierto murieron allí y Dios trajo a sus hijos al país, y la casa fue construida por manos humanas, y por eso no resistió. También en los días de Ezra, ellos, por causa de sus pecados, estuvieron forzados a construirlo con sus manos y por eso no resistió. Todo ese tiempo el primer edificio planeado por Dios aún no había sido erigido. Y del tiempo futuro está escrito "El Señor es el que edifica Jerusalem", (Salmos CXLVII, 2.) Él, y no otro. Este es el edificio que estamos esperando, no una estructura humana que no puede resistir. El Santo, Bendito Sea, nos enviará juntas la primera Casa y la segunda Casa, la primera ocultamente y la segunda abiertamente. La segunda será revelada para mostrar a todo el mundo la obra del Santo, Bendito Sea, en perfecto gozo y alegría. La primera que estará oculta, ascenderá alto por encima de la revelada, y todo el mundo verá las nubes de gloria rodeando a la revelada y envolviendo a la primera que asciende a la altura de los cielos gloriosos. Ese es el edificio que esperamos. Aun la futura ciudad de Jerusalem no será la obra de manos humanas, y más aún será así con el Templo, habitación de Dios. Esta obra hubo de haberse completado cuando Israel primero salió de Egipto, pero ha sido diferida hasta los días postreros en la última liberación." (El Zóhar).

En un sentido o clave esotérica "la última Liberación" es la Cristificación total que logra un Iniciado Cristificado después de la Resurrección Esotérica, que es cuando los Dos Templos, las Dos Casas o Santuarios interiores, quedan totalmente construidos, reparados, glorificados e integrados.

En otra clave se refiere a la Comunidad de Hombres y de Mujeres, al "Resto", al "Remanente", a "las Reliquias", a "la Generación del Desierto", a la "Nueva Progenie", "la Progenie de Metratón" (el Ángel de la Faz del Señor, el Espíritu Santo, el Consolador, que es asimismo la Sagrada Shejináh, Padre y Madre, el Señor nuestro Dios, IEVÉ ELOHIM), que logren por medio de la práctica de LOS TRES FACTORES su Cristificación en el final de los tiempos, en la "Última Liberación", que es ahora en estos tiempos.

- III -

"¡FRANCISCO
vete y repara Mi Casa,..."!


Capilla de San Damian

- La Iglesia de San Damián -

LA CAPILLA DE SAN DAMIAN

- La Pequeña Capilla de San Damián -

"1.5 Salió [Francisco] un día al campo a meditar -, y, paseando junto a la iglesia de San Damián - que por su excesiva antigüedad amenazaba ruina -, movido por el Espíritu, entró en ella a orar. Postrado ante una imagen del Crucificado, se sintió inundado durante la oración de una gran dulcedumbre y consolación. Fijó sus ojos, arrasados de lágrimas, en la cruz del Señor, y he aquí que oyó con sus oídos corporales una voz salida de modo maravilloso desde la misma cruz, que por tres veces le dijo: "Francisco, vete, repara mi casa, que - como ves - está a punto de derrumbarse Francisco, vete, repara mi casa, que - como ves - está a punto de derrumbarse toda ella!"

"1.5 Ante la admirable advertencia de voz tan singular, el varón de Dios se sintió al principio estremecido de terror, luego se llenó de gozo y asombro, y se levantó en seguida, todo dispuesto a dar cumplimiento al mandato de reparar la fábrica material de la iglesia, aunque aquellas palabras se referían principalmente a la Iglesia, que Cristo había adquirido con el precioso intercambio de su sangre, según el Espíritu Santo se lo dio a entender y él mismo lo reveló más tarde a sus compañeros más íntimos." ("Leyenda Menor", "1. Conversión de Francisco", San Buenaventura.)

"18. La primera obra que emprendió el bienaventurado Francisco al sentirse libre de la mano de su padre carnal fue la construcción de una casa del Señor; pero no pretende edificar una nueva; repara la antigua, remoza la vieja. No arranca el cimiento sino que edifica sobre él, dejando siempre, sin advertirlo, tal prerrogativa para Cristo: Nadie puede poner otro fundamento sino el que está puesto, que es Jesucristo (1 Cor 3,11). Como hubiese retornado al lugar donde, según se ha dicho, fue construida antiguamente la iglesia de San Damián, la restauró con sumo interés en poco tiempo, ayudado de la gracia del Altísimo." (Tomás de Celano: Vida Primera de San Francisco, Cap. III, 18).

"21. Entre tanto, el santo de Dios, cambiado su vestido exterior (37) y restaurada la iglesia ya mencionada, [la Iglesia de San Damián] marchó a otro lugar próximo a la ciudad de Asís; allí puso mano a la reedificación de otra iglesia muy deteriorada y semiderruida [*]; de esta forma continuó en el empeño de sus principios hasta que dio cima a todo."

*[... otra iglesia, dedicada a San Pedro, que se hallaba algo distante de la ciudad. La devoción especial que con fe pura y sincera profesaba al príncipe de los apóstoles le movió a emprender dicha obra." "Leyenda Mayor" de San Buenaventura].

LA PORCIUNCULA EN TIEMPOS DE SAN FRANCISCO

"Aquí ellos construyeron rudas cabañas [o chozas, "sukkot"] y plantaron un cercado [un seto vivo] y lo hicieron un hogar para ellos, que llamaron la Porciúncula, la pequeña porción..."

"De allí pasó a otro lugar llamado Porciúncula, donde existía una iglesia dedicada a la bienaventurada Virgen Madre de Dios (39), construida en tiempos lejanos y ahora abandonada, sin que nadie se cuidara de ella. Al contemplarla el varón de Dios en tal estado, movido a compasión, porque le hervía el corazón en devoción hacia la madre de toda bondad, decidió quedarse allí mismo."

"Cuando acabó de reparar dicha iglesia, se encontraba ya en el tercer año de su conversión. En este período de su vida vestía un hábito como de ermitaño, sujeto con una correa; llevaba un bastón en la mano, y los pies calzados." (Tomás de Celano: Vida Primera de San Francisco, Capítulo IX.)

«¡Francisco, vete y repara mi casa, que, como ves, está a punto de arruinarse toda ella!»

"Francisco, vete, repara mi casa, que - como ves - está a punto de derrumbarse toda ella!"

Estas palabras de la Voz Divina procedentes de la misma Cruz (del Cristo Interior) evocan las palabras escritas en el Libro del Profeta Amós, donde dice:

"... Lo mismo acontecerá en los días por venir, de los que está escrito: "en ese día levantaré el Tabernáculo de David que ha caído." (Amós, 9: 11). (El Zóhar).

"Y YHVH te anuncia (al Rey David) que te construirá una casa (11) y Yo suscitaré tu descendencia después de ti y estableceré el Trono de tu Realeza por siempre. ("En aquel día Yo levantaré el tabernáculo de David, caído, y cerraré sus portillos, y levantaré sus ruinas, y edificarélo como en el tiempo pasado;..." (Amós, 9: 11)Yo seré para él (para Salomón) un Padre y él será para Mí un hijo (2 Samuel 7, 11-14) Esto se refiere al "Retoño de David", que se alzará con el Intérprete de la Ley que surgirá en Sión en los últimos días como está escrito: "Haré alzarse la cabaña de David que está caída". (Amós 9, 11) Esto se refiere a "la cabaña de David que está caída", que Él pondrá en pie para salvar a Israel." (Texto Esenio de Qumrán, "4Q174").

En un significado se refiere al propio Francisco de Asís, cuyo Bodhisattwa estaba caído, y la Voz Divina procedente de la Cruz, del Cristo Íntimo, Interior, le urgía a que reparara su "casa" o "tabernáculo" (Sukká) "tres veces", porque estaba "a punto de derrumbarse" o "arruinarse".

"Tres veces" significa las tres rectificaciones o reparaciones, las "tres purificaciones" del Templo interior:

"Antes de que cante el gallo, dijo Cristo a Pedro, me negarás Tres veces. Primera Negación, Primera Purificación: el Iniciado debe bajar a los Mundos Infiernos a trabajar con el Fuego y el Agua, origen de mundos, bestias, hombres y dioses; toda auténtica Iniciación Blanca comienza por allí. Allí baja Marte a retemplar la Espada para conquistar el corazón de Venus, Hércules para limpiar los establos de augías, Perseo para cortar la cabeza de la Medusa con su Espada flamígera. En la Segunda Purificación el Adepto debe trabajar en los Mundos Infiernos en las Esferas de Luna, Mercurio, Venus, Sol, marte, Júpiter, Saturno, Urano y Neptuno, enfrentarse a todos los horrores del cosmos, pasar más allá del aqueronte, pasar en la Barca de Carón a la "Otra Orilla", sufrir lo indecible en el trono de dite, en la ciudad maldita, vivir por un tiempo entre los condenados, he ahí los horrores. En la tercera Purificación debe hacerle frente a horrores que ni remotamente sospecha. Muchas veces les he dicho a ustedes aquí que la luna psicológica tiene dos aspectos que se conocen: el visible y el oculto. En el aspecto oculto de la luna psicológica tenemos elementos que nunca aceptaríamos y solamente pueden ser disueltos con la Iniciación de Judas Iscariote."

"Así hermanos, una vez que el Adepto ha pasado por las Tres Purificaciones a base de Hierro y Fuego consigue la Ascensión del Crestos dentro de sí mismo, la Resurrección del Logoi Íntimamente, dentro de lo psicosomático, dentro de lo místico-sensorial, dentro de lo meramente psíquico, psicológico, trascendental. Entonces será convertido en Columna del Templo. Por eso dice el Apocalipsis: "Al que venciere le haré Columna del Templo de Mi Dios y no saldrá de allí jamás". Convertirse uno en Columna Viva del Templo del Dios y no salir jamás de allí, he ahí lo grandioso. De manera que es bueno que ustedes entiendan lo que es el Cristo." (Enseñanzas de nuestro Venerable y Amado Maestro Samael Aun Weor, Conferencia sobre "La Cristificación").

"... Obviamente se necesitan Tres Purificaciones para lograr la Resurrección a base de Hierro y Fuego. Si observan cuidadosamente, podrán ver por sí mismos que en la Cruz están los Tres Clavos de Hierro. Eso significa, pues, las Tres Purificaciones por el Hierro y por el Fuego. Sobre la Cruz está la palabra "INRI" que significa "Fuego": "Igne Natura Renovatur Integra": "El Fuego renueva incesantemente la Naturaleza".

"Así, pues, son necesarias Tres Purificaciones antes de la Resurrección. Esos son los Tres Días a la luz de la Alquimia."

"El Primer Día corresponde a la Primera Montaña, en que el Ser Humano tiene que pasar por las Iniciaciones, por el Camino de la Iniciación Esotérica."

"El Segundo Día corresponde ciertamente a la Segunda Montaña, en que el Iniciado tiene que descender a los Infiernos y ascender de Esfera en Esfera hasta el Empíreo."

"El Tercer Día está sobre la Cumbre misma de la Segunda Montaña, corresponde a los Ocho Años de la Gran Obra... Ocho Años sufrió el Patriarca Job enfermo de Lepra, pero no una lepra física, sino esa Lepra Interior, es la Lepra del ego... Cuando se dice que quedó limpio de Lepra, murió su ego y todo le fue devuelto al Patriarca.

"Son Ocho Años de Lepra, Ocho Años del Patriarca Job. Durante esos Ocho Años se realiza toda la Gran Obra." (Enseñanzas de nuestro Venerable y Amado Maestro Samael Aun Weor, en una Plática Esotérica.)

"Entre los fondos profundos de los santos más venerables, viven los YOES del prostíbulo, del robo, del homicidio, etc."

"Acompañantes infrahumanos escondidos entre las insondables profundidades del inconsciente."

"Mucho sufrieron por tal motivo los diversos santos de la historia; recordemos las tentaciones de San Antonio, todas aquellas abominaciones contra las que tuvo que luchar nuestro hermano Francisco de Asís."

"Sin embargo, no todo lo dijeron esos santos, y la mayor parte de los anacoretas callaron."

[...]

"Cuando Francisco de Asís y Antonio de Padua, insignes Maestros Cristificados, descubrieron dentro de su interior los yoes de la perdición, sufrieron lo indecible y no hay duda de que a base de trabajos conscientes y padecimientos voluntarios lograron reducir a polvareda cósmica a todo ese conjunto de elementos inhumanos que en su interior vivían. Incuestionablemente esos Santos se Cristificaron y regresaron al punto de partida original después de haber sufrido mucho." (Enseñanzas de nuestro Venerable y Amado Maestro Samael Aun Weor, en una Plática Esotérica.)

"La Voz Divina" de Jesús El Cristo nuestro Señor que le habló a Francisco de Asís, le dijo "tres veces": «¡Francisco, vete y repara mi casa...".

Francisco, inspirado por el Espíritu Santo entendió que se refería también a "apacentar" "la iglesia del Señor,...", como asimismo le dijo tres veces nuestro Señor Jesús El Cristo, después de la Resurrección, al Apóstol. Pedro: "Apacienta Mis corderos", "Apacienta Mis ovejas", "Apacienta Mis ovejas"...

"... Ésta era ya la tercera vez que Jesús se manifestó á sus discípulos, habiendo resucitado de los muertos. Y cuando hubieron comido, Jesús dijo á Simón Pedro: Simón, hijo de Jonás, ¿me amas más que éstos? Dícele; Sí Señor: tú sabes que te amo. Dícele: Apacienta mis corderos. Vuélvele á decir la segunda vez: Simón, hijo de Jonás, ¿me amas? Respóndele: Sí, Señor: tú sabes que te amo. Dícele: Apacienta mis ovejas. Dícele la tercera vez: Simón, hijo de Jonás, ¿me amas? [*] Entristecióse Pedro de que le dijese la tercera vez: ¿Me amas? y dícele: Señor, tú sabes todas las cosas; tú sabes que te amo. Dícele Jesús: Apacienta mis ovejas. De cierto, de cierto te digo: Cuando eras más mozo, te ceñías, é ibas donde querías; mas cuando ya fueres viejo, extenderás tus manos, y te ceñirá otro, y te llevará á donde no quieras. Y esto dijo, dando á entender con qué muerte había de glorificar á Dios. Y dicho esto, dícele: Sígueme." (San Juan, 21: 14-19).

[*] "|17| Rebbe, Melech HaMoshiach says to him the shlishit time, Shimon Ben Yochanan, do you have ahavah for me?..." ("Ortodox Jewish Bible").

Tres veces Jesús el Cristo le dijo a Francisco de Asís "repara Mi casa". Francisco repara "tres" "iglesias", "... aunque la voz divina se refería principalmente a la reparación de la Iglesia que Cristo adquirió con su sangre, según el Espíritu Santo se lo dio a entender y el mismo Francisco lo reveló más tarde a sus hermanos...", "... para apacentar la iglesia del Señor, la cual ganó por su sangre." (Hechos, 20:28).

Tres veces le dijo nuestro Señor Jesús el Cristo al Apóstol Pedro que apacentara Su Rebaño o Su Iglesia, llamándole por tres Veces: "Simón hijo de Jonás", o "Shimon Ben Yochanan"...

El Cristo Íntimo, Interior, encarnado dentro de un Iniciado, es el Pastor de nuestra Alma y de otras Almas que escuchen Su Voz.

"1Consideremos todos los hermanos al buen pastor, que por salvar a sus ovejas sufrió la pasión de la cruz. 2 Las ovejas del Señor le siguieron en la tribulación y la persecución, en la vergüenza y el hambre, en la enfermedad y la tentación, y en las demás cosas; y por esto recibieron del Señor la vida sempiterna. 3 De donde es una gran vergüenza para nosotros, siervos de Dios, que los santos hicieron las obras y nosotros, recitándolas, queremos recibir gloria y honor." ("Escritos de San Francisco de Asís", "Cap. VI: De la imitación del Señor").

"25 Por lo tanto, hermanos todos, guardémonos mucho de perder o apartar del Señor nuestra mente y corazón so pretexto de alguna merced u obra o ayuda. 26 Mas en la santa caridad que es Dios (cf. 1 Jn 4,16), ruego a todos los hermanos, tanto los ministros como los otros, que, removido todo impedimento y pospuesta toda preocupación y solicitud, del mejor modo que puedan, hagan servir, amar, honrar y adorar al Señor Dios con corazón limpio y mente pura, que es lo que él busca sobre todas las cosas; 27 y hagámosle siempre allí habitación y morada (cf. Jn 14,23) a aquél que es Señor Dios omnipotente, Padre e Hijo y Espíritu Santo, que dice: Vigilad, pues, orando en todo tiempo, para que seáis considerados dignos de huir de todos los males que han de venir, y de estar en pie ante el Hijo del Hombre (Lc 21,36). 28 Y cuando estéis de pie para orar (Mc 11,25), decid (Lc 11,2): Padre nuestro, que estás en el cielo (Mt 6,9). 29 Y adorémosle con puro corazón, porque es preciso orar siempre y no desfallecer (Lc 18,1); 30 pues el Padre busca tales adoradores. 31 Dios es espíritu, y los que lo adoran es preciso que lo adoren en espíritu y verdad (cf. Jn 4,23-24). 32 Y recurramos a él como al pastor y obispo de nuestras almas (1 Pe 2,25), que dice: Yo soy el buen pastor, que apaciento a mis ovejas y doy mi alma por mis ovejas. 33 Todos vosotros sois hermanos; 34 y no llaméis padre a ninguno de vosotros en la tierra, porque uno es vuestro Padre, el que está en el cielo. 35 Ni os llaméis maestros; porque uno es vuestro Maestro, el que está en el cielo (cf. Mt 23,8-10). 36 Si permanecéis en mí, y mis palabras permanecen en vosotros, pediréis todo lo que queráis y se os dará (Jn 15,7). 37 Dondequiera que hay dos o tres congregados en Mi Nombre, allí estoy en medio de ellos (Mt 18,20). 38 He aquí que Yo estoy con vosotros hasta la consumación del siglo (Mt 28,20). 39 Las palabras que os he hablado son espíritu y vida (Jn 6,64). 40 Yo soy el camino, la verdad y la vida (Jn 14,6)." ("Escritos de San Francisco de Asís", Cap. XXI: De la alabanza y exhortación que pueden hacer todos los hermanos").

En la Toráh y en el Zóhar se habla de "tres Tabernáculos":

"... R. Yose preguntó a R. Simeón: ¿cómo es que la Escritura parece hablar de tres Tabernáculos, al decir: "Y en el día en que se ha erigido el Tabernáculo, la nube cubrió el Tabernáculo que servía de tienda para el testimonio; y al anochecer, permanecía sobre el Tabernáculo como si fuese la apariencia de fuego, hasta la mañana...? (Números IX, 15)." (El Zóhar).

En el Monte de la Transfiguración el Apóstol Pedro le dice a nuestro Señor Jesús El Cristo, por inspiración, hacer "tres Pabellones" o "tres Tabernáculos": Uno para Jesús El Cristo, otro para Moisés y otro para Elías:

"1 Y DESPUÉS de seis días, Jesús toma á Pedro, y á Jacobo, y á Juan su hermano, y los lleva aparte á un monte alto: Y se transfiguró delante de ellos; y resplandeció su rostro como el sol, y sus vestidos fueron blancos como la luz. Y he aquí les aparecieron Moisés y Elías, hablando con Él. Y respondiendo Pedro, dijo á Jesús: Señor, bien es que nos quedemos [a morar] aquí: si quieres, hagamos aquí tres pabellones ["three tabernacles" - King James Bible-, o *sukkot]: para ti uno, y para Moisés otro, y otro para Elías. Y estando aún Él hablando, he aquí una nube de luz que los cubrió; y he aquí una voz de la nube, que dijo: Este es mi Hijo amado, en el cual tomo contentamiento: á él oíd. Y oyendo esto los discípulos, cayeron sobre sus rostros, y temieron en gran manera. Entonces Jesús llegando, los tocó, y dijo: Levantaos, y no temáis. Y alzando ellos sus ojos, á nadie vieron, sino á solo Jesús. Y como descendieron del monte, les mandó Jesús, diciendo: No digáis á nadie la visión, hasta que el Hijo del hombre resucite de los muertos." (San Mateo, 17: 1-9).

[*] "... If you wish, I will make shalosh sukkot here: one for you, and one for Moshe Rabbenu, and one for Eliyahu HaNavi." "OJB"

La "Nube" representa a la Shejináh, el Espíritu Santo.

La Transfiguración anunció la Resurrección de nuestro Señor Jesús El Cristo y de Sus Dos Testigos Elías y Moisés, y la Glorificación del Espíritu Santo.

"La Transfiguración interpreta con suma inteligencia la Ley de Moisés enseñando a las gentes y desplegando en su trabajo todo el celo maravilloso de un Elías."

Francisco de Asís "con todo el celo maravilloso de un Elías", reparó y levantó dentro de él la "Casa del Señor", realizando el "tikkún" o "restauración" del "Templo Inferior" o "Rajel", y del "Templo Superior" o "Leáh", representadas en Clara de Asís y Jacoba de Settesoli.

Francisco de Asís apacentó el "Rebaño del Cristo" de la "Ecclesia Spiritual" integrada por sus Discípulos o "Viri Spirituales" (tanto de Hombres como de Mujeres) que entraron en el Camino Esotérico e Interior de la Cristificación, la pequeña manada, rebaño o "remanente" de "la Religión de los hermanos".

"112. Un día, viendo y oyendo que algunos hermanos daban mal ejemplo en la Orden y que otros hermanos se apartaban de la cima de su profesión, con el corazón dolorido se dirigió al Señor en la oración para decirle: "Señor, te confío la familia que me diste". El Señor le respondió: "Dime: ¿por qué estás tan triste cuando un hermano abandona la Religión u otros no van por el camino que te mostré? Dime: ¿quién ha plantado la Religión de los hermanos? ¿Quién hace que el hombre se convierta para que en la religión haga penitencia? ¿Quién da la fuerza para perseverar? ¿No soy yo?"

"112. Y le fue dicho en espíritu: "No escogí en tu persona a un sabio, ni a un hombre elocuente para gobernar mi familia religiosa, sino a un hombre simple, para que sepas tú y sepan los demás que soy yo quien vigilaré sobre mi grey. Te puse en medio de los hermanos como un signo para que las obras que hago en ti las vean ellos y las pongan, a su vez, en práctica. Los que andan por mis caminos me poseen y me poseerán más plenamente aún; pero los que no quieren andar por ellos serán desposeídos de lo que creen tener. Por eso, te digo que no te aflijas tanto; haz bien lo que haces, trabaja bien lo que trabajas, pues yo he plantado la Religión de los hermanos en la caridad perpetua. Has de saber que la amo tanto, que, si alguno de los hermanos vuelve a su vómito y muere fuera de la Religión, llamaré a otro para que reciba la corona que le estaba designada a aquél. Y, aun en el caso de que ese otro no hubiera nacido, haré que nazca. Y has de saber que amo de corazón la vida y religión de los hermanos; y tanto la amo, que, aun en la hipótesis de que en la Religión de los hermanos no quedaran más que tres, no la abandonaré jamás".

"112. Estas palabras confortaron el ánimo del bienaventurado Francisco, que quedaba muy contristado cada vez que tenía noticias de que los hermanos habían dado algún mal ejemplo. Y, aunque no podía impedir del todo la tristeza cuando le contaban alguna falta de los hermanos, sin embargo, después que el Señor le animó con las dichas palabras, las evocaba en su recuerdo y se las repetía a sus hermanos." (De la "Leyenda de Perusa".)

"... Dime: ¿quién ha plantado la Religión de los hermanos? ¿Quién hace que el hombre se convierta para que en la religión haga penitencia? ¿Quién da la fuerza para perseverar? ¿No soy yo?"

("Y YHVH le respondió (a Moisés): ¿Quién dió la boca al hombre? ¿ó quién hizo al mudo y al sordo, al que ve y al ciego? ¿No Soy Yo YHVH?" Éxodo, 4: 11).

"112. Y le fue dicho (a San Francisco de Asís) en espíritu: "No escogí en tu persona a un sabio, ni a un hombre elocuente para gobernar mi familia religiosa, sino a un hombre simple,..."

("... Y, sin embargo, Jacob es designado 'hombre simple',..." (El Zohar, Volumen II, Toldoth).

("- ¡Ay Señor! yo no soy hombre de palabras de ayer ni de anteayer, ni aun desde que tú hablas á tu siervo; porque soy tardo en el habla y torpe de lengua..." "-Ahora pues, ve, que Yo Seré en tu boca, y te enseñaré lo que hayas de hablar..." Éxodo, 4: 10, 12; Jeremías, 1: 4-10).

"... para que sepas tú y sepan los demás que Soy Yo quien vigilaré sobre Mi grey."

"Te puse (Jesús-Cristo a Francisco de Asís) en medio de los hermanos como un signo..."

("Profeta les suscitaré de en medio de sus hermanos, como tú; y pondré Mis palabras en su boca, y él les hablará todo lo que Yo le mandare." Deuteronomio, 18: 18; Jeremías, 1: 9).

"... para que las obras que hago en ti las vean ellos y las pongan, a su vez, en práctica. Los que andan por mis caminos me poseen y me poseerán más plenamente aún; pero los que no quieren andar por ellos serán desposeídos de lo que creen tener."

("Mas será, que cualquiera que no oyere Mis palabras que él hablare en Mi Nombre, Yo le residenciaré." Deuteronomio, 18: 19).

"Por eso, te digo que no te aflijas tanto; haz bien lo que haces, trabaja bien lo que trabajas, pues Yo he plantado [*] la Religión de los hermanos en la Caridad perpetua (Amor Perpetuo). Has de saber que la amo tanto, que, si alguno de los hermanos vuelve a su vómito y muere fuera de la Religión, llamaré a otro para que reciba la corona que le estaba designada a aquél. Y, aun en el caso de que ese otro no hubiera nacido, haré que nazca." "Y has de saber que amo de corazón la vida y religión de los hermanos; y tanto la amo, que, aun en la hipótesis de que en la Religión de los hermanos no quedaran más que tres, no la abandonaré jamás".

[*] "Y daréles un corazón, y un camino, para que me teman perpetuamente, para que hayan bien ellos, 40 y sus hijos después de ellos. Y haré con ellos pacto eterno, que no tornaré atrás de hacerles bien, y pondré mi temor en 41 el corazón de ellos, para que no se aparten de mí. Y alegraréme con ellos haciéndoles bien, y los plantaré en esta tierra 42 en verdad, de todo mi corazón y de toda mi alma." (Jeremías, 32: 39-42).

"En aquel día yo levantaré el tabernáculo de David, caído, y cerraré sus portillos, y levantaré sus ruinas, y edificarélo como en el tiempo pasado; Para que aquellos sobre los cuales es llamado Mi Nombre, posean el resto de Idumea, y á todas las naciones, dice YHVH que hace esto. He aquí vienen días, dice YHVH en que el que ara alcanzará al segador, y el pisador de las uvas al que lleva la simiente; y los montes destilarán mosto, y todos los collados se derretirán. Y tornaré el cautiverio de Mi pueblo Israel, y edificarán ellos las ciudades asoladas, y las habitarán; y plantarán viñas, y beberán el vino de ellas; y harán huertos, y comerán el fruto de ellos. Pues los plantaré sobre su tierra, y nunca más serán arrancados de su tierra que Yo les dí, ha dicho YHVH Dios tuyo." (Amós, 9: 11-13).

"El justo florecerá como la palmera: Crecerá como cedro en el Líbano. Plantados en la casa de YHVH, En los atrios de nuestro Dios florecerán. Aun en la vejez fructificarán; Estarán vigorosos y verdes; Para anunciar que YHVH mi fortaleza es recto. Y que en él no hay injusticia." (Salmos, 92; 12-15).

Los anteriores textos que hemos citado de Jeremías, Amós, y de los Salmos, se refieren a la plantación, crecimiento y edificación del Templo Interior.

Solamente quienes levantan o restauran interiormente, espiritualmente "el Tabernáculo" o "Sukkáh", "la Casa del Señor", "el Templo Interior", forman parte de "la Religión de los Hermanos", los "Viri Spirituales", la "Ecclesia Spiritual", y esto es solamente posible practicando durante toda la existencia, "Los Tres Factores de la Revolución de la Consciencia."

Joaquín de Fiore (reencarnación del Profeta Elías) y Francisco de Asís (reencarnación del Profeta Moisés), y más tarde Isaac Luria y Hayyim Vital, prepararon, para el final de los tiempos, y en los cuales ahora estamos, la Obra y Misión del Quinto Ángel del Apocalipsis nuestro Venerable y Amado Maestro Samael Aun Weor y los Dos Testigos del Cristo, los Profetas Elías (reencarnado en nuestro Venerable y Amado Maestro Rabolú) y Moisés (reencarnado en el V.M. Thoth-Moisés), los Tres Mesías y el Mesías Celeste (Melkizedek) enviados por nuestro Señor Jesús El Cristo el Hijo Unigénito del Padre Celestial Absoluto.

"7.- Un Señor me mostró [en el Mundo o Dimensión Astral] las ruinas de una Antigua Ciudad y me dijo que esa Ciudad era una Necrópolis o Inmenso Cementerio de los Antiguos Hebreos. Sobre este Inmenso Cementerio estaba siendo Levantada una Ciudad Nueva con un Gran Muro a Su Alrededor. Sobresaliendo del Muro se veía el Cuello y la Cabeza de una Mujer con una Cinta en la Frente."

Respuesta de nuestro Venerable y Amado Maestro Rabolú, a la anterior vivencia esotérica que le escribí en una carta:

"7.- Esa ciudad nueva es el Movimiento Gnóstico que dejó el V.M. Samael. Edificarlo totalmente, purificarlo, poniendo bases fundamentales para que la pobre Humanidad no sucumba, lo mismo que sucedió en el pasado."

"Lo felicito por sus buenas experiencias, simbólicas, por la cual tiene que pasar usted mañana o pasado, si sigue trabajando fuertemente." (Carta "1396" del 15 de Noviembre de 1994)

La "Necrópolis" de los "Antiguos Hebreos", son "las Reliquias", "el Resto", "el Remanente", "Pueblo de Castidad", que al Despertar para Vida Eterna, integran la "Ciudad Nueva" Espiritual.

Las "bases fundamentales" son Los Tres Factores, que al practicarlos "definitivamente", "de hechos y no de palabras" producen "Flores", "Frutos", y "Semillas Fértiles", las "Semillas" de la Futura Humanidad, "la Progenie de Metratón", "el Mayab de los Andes" "de la Nueva Civilización".

- Nueva revisión y ampliación realizada con la Ayuda de Dios en los días Sábado 5 y Domingo 6 de Octubre del Año 2013 -

Estos estudios han sido terminados de escribir en la Víspera del Shabbath del Día Viernes 19 de Octubre del Año 2012.

Amamos a todos los Seres, a toda la Humanidad.
Cada Ser Humano es también la Humanidad.

"¡Que todos los Seres sean Felices!"
"¡Que todos los Seres sean Dichosos!"
"¡Que todos los Seres sean en Paz!"

De todo Corazón,
Para toda la Pobre Humanidad Doliente,
Luis Bernardo Palacio Acosta
Bodhisattwa del V.M. Thoth-Moisés

Índex -
Guía Práctica del Estudiante Gnóstico