ELÍAS Y MOISÉS

EL PROFETA ELÍAS
Y EL PROFETA MOISÉS

Ver también, por favor:
La Resurreccion del Profeta Moisés

La Profecía de las Setenta Semanas
Los Tres Libros 4Q534 Enoch-Noé

¡Son Dos Profetas!
El Maestro de Justicia Esenio
Jesús es Immanu-Él

El Nombre del Padre de Jesús El Cristo

Los Tres Mesías y el Mesías Celeste
La Línea Mesiánica del Linaje de los Tres Mesías

La Cuarta Noche de Pascua

ELÍAS Y MOISÉS

Elías, Helías, Eliyah, Eliyahu, es el Nombre del Profeta Elías.

Moisés, Moshé, Mosheh, es el Nombre del Profeta Moisés.

Estos Dos Profetas siempre han trabajado juntos en todas las épocas. Unas veces el Profeta Elías viene como el Maestro del Bodhisattwa del Profeta Moisés; otras veces el Profeta Moisés viene como el Maestro del Bodhisattwa del Profeta Elías.

En la época del Éxodo el Profeta Moisés fue el Maestro del Bodhisattwa del Profeta Elías que estaba Reencarnado en Phineés o Pinjas, Hijo de Eleazar, Hijo de Aharón.

En la época en la cual se le conoció como el Profeta Elías fue el Maestro del Bodhisattwa del Profeta Moisés Reencarnado en el Profeta Eliseo.

En la época de Isaac Luria (que fue una Reencarnación del Profeta Moisés), vino como Maestro del Bodhisattwa del Profeta Elías, Reencarnado en Su Discípulo Hayyim Vital. En esa época, Isaac Luria escribió muy poco; en cambio Hayyim Vital escribió en varios volúmenes todas las enseñanzas de Isaac Luria.

En este final de los tiempos, el Profeta Elías vino como el Maestro del Bodhisattwa del Profeta Moisés.

Sobre las Almas de Moisés y de Elías de acuerdo a las enseñanzas de Isaac Luria:

Isaac Luria enseña que el Profeta Elías, tomó el "Ruach de Atziluth de Adam HaRishon", convirtiéndose en un Ángel Celestial, el Ángel Sandalphon. Y que "una porción de la Neshamah de Atziluth fue recibida por Henoch...", llegando a ser también un Ángel Celestial, el Ángel Metratón. Más tarde, José el Hijo de Jacob "recibió la Neshamah de Henoch..." Más tarde, "la Neshamah de Henoch también Reencarnó en Yishmael el hijo de Elisha..."

Pinjas el hijo de Eleazar, el Hijo de Aharón, Reencarnó en él varias Almas. Cuando Pinjas nació dos Centellas Almas se incorporaron en Él: una proveniente de la Raíz de José el Justo, y otra Centella de Alma de parte de Jetró. Estas Dos Almas son llamadas "Pinjas". Y en Pinjas, se incorporaron también otras Dos Almas: las Almas de Nadav y Avihu. Y también el Alma de "Eliyahu el Tishbita". Más otra Alma adicional llamada "Eliyahu" de la Tribu de Benjamín. Estas Almas integran cuatro niveles: El Alma con la cual Pinjas nació, que es la combinación de Dos Centellas de Almas: de José el Justo y de Jetró. El segundo nivel son las Centellas de Almas de Nadav y Avihú. El tercero de Eliyahu el Tishbita. El Cuarto de Eliyahu de la Tribu de Benjamin. Más tarde una parte del Profeta Elías se Reencarnó en el Rey Ezequías. Más tarde se Reencarnó en Matatyahú el Alto Sacerdote Hasmoneo y el Rey. Más tarde, en "Rabbí Yohanan ben Zakkai". Más tarde en Akiva Hijo de José (Rabbí Akiva). Después de Reencarnarse continuamente, se Reencarnó en Hayyim Vital.

Lo anterior es de acuerdo a las enseñanzas de Isaac Luria.

En las tradiciones Cristianas, el Profeta Elías estuvo Reencarnado en Juan el Bautista. Y mucho más tarde en Joaquín de Fiore, el Maestro del Hermano Francisco de Asís.

Cada vez que se Reencarnó el Alma del Profeta Elías, también se Reencarnó el Alma del Profeta Moisés.

Isaac Luria fue una Reencarnación del Alma del Profeta Moisés.

Ambas Almas, la del Profeta Elías y la del Profeta Moisés, está escrito y anunciado en textos Proféticos, que estarían Reencarnadas en el final de los tiempos.

Sobre la venida de los Profetas Elías y Moisés o Henoch en el final de los tiempos varias Profecías la han anunciado.

En "Deuteronomio Rabba", 3:17, se habla de la venida de Elías y Moisés "en el mundo futuro":

"YHVH añadió: Moisés, Yo te juro: como tú entregaste tu vida en servicio de ellos en este mundo, así también en el mundo futuro, cuando Yo haga venir a ellos el profeta Elías, los dos vendréis conjuntamente."

En una de las Cartas que nos escribió nuestro Venerable y Amado Maestro Rabolú, nos dice:

"... eso está muy claro, que somos compañeros muy antiguos y que estamos escalando otra vez las posesiones que poseíamos en aquella época..." (Carta 1693 del 14 de diciembre de 1995).

"En aquella época" fue la época del antiguo Egipto.

Los Profetas Elías y Moisés siempre han trabajado "conjuntamente", porque son "compañeros muy antiguos". Y en esta Reencarnación, escalamos nuevamente para lograr las posesiones esotéricas o espirituales que "poseíamos en aquella época" del antiguo Egipto.

El Kabalista y Abad Eliphas Levy, se refiere a uno de estos significados, donde dice:

"Moisés ha de volver junto a Elías cuando se consuma el misterio de la transfiguración de Jesucristo."

"En el Apocalipsis de San Juan se trata de LOS DOS TESTIGOS O MÁRTIRES, a los cuales la Tradición Profética da los Nombres de ELÍAS Y HENOCH: ELÍAS, el Hombre de la Fe, del Celo, y del Milagro; ENOCH (...) El Padre de la Kábala..., dicen las Santas Alegorías que no murió como los otros hombres, mas que fue arrebatado al Cielo para regresar al fin de los tiempos... Esta Resurrección de (...) ENOCH, esperada en el fin de los siglos de ignorancia, será la renovación de su Doctrina por la inteligencia de las Llaves Kabalísticas que abren el Templo de la Unidad y de la Filosofía Universal, por mucho tiempo oculta y reservada solamente a los Elegidos que el mundo hacía morir." (Eliphas Lévi.)

En relación a la interpretación anterior, nos dice nuestro Venerable y Amado Maestro Samael Aun Weor:

"La Transfiguración interpreta con suma inteligencia la Ley de Moisés, enseñando a las gentes y desplegando en su trabajo todo el celo maravilloso de un Elías."

En este final de los tiempos, el Profeta Elías ya vino en nuestro Venerable y Amado Maestro Rabolú; y "conjuntamente" con Él, el Profeta Moisés que realiza "su trabajo" con "todo el celo maravilloso de un Elías." No que Moisés sea Elías, sino que actúa con todo el celo de un Elías.

Isaac Luria explicó a su Discípulo Hayyim Vital, que "en la última generación" estará reencarnado Moisés:

"Porque, en el futuro Mosheh (Moisés) mismo se reencarnará y vendrá en la última generación,..."

Teniendo en cuenta la época en la que vivió Isaac Luria (Siglo XVI), esta profecía, interpretando su cumplimiento "en la última generación", se refiere, a esta "generación" de este final de los tiempos.

En el Targum a Éxodo, "Sección Vaera", está escrito que "Phineas" es Elías ("Elijah"), "el Gran Sacerdote", y vendrá "al fin de los días".

En el "Apoc. Bar. XXVII. 15, XXIX. 8, el tiempo Mesiánico es denotado por la frase "la consumación de los tiempos."

En el "Apocalipsis de Elías", Enoch y Elías son identificados como los "dos testigos" del Apocalipsis.

En uno de los Textos del Zóhar está escrito que el Profeta Elías se revelará "Antes de la llegada de la era mesiánica":

"Tú, Eliahu, (Elías el Profeta)
Precederás a la profecía en la generación
Antes de la llegada de la era mesiánica…
Te revelarás a algunos cara a cara,
A otros te revelarás escondido por el ojo del intelecto, Y a otros te revelarás a través de su sabiduría." (Tikunei Zohar Jadash).

De acuerdo a estos textos, Su revelación de parte de Él, no es pública, no habla "de estas cosas públicamente." A algunos "cara a cara", a otros "escondido", y a otros "a través de su sabiduría".

En uno de los diálogos personales, íntimos, particulares, que tuvimos con nuestro Venerable y Amado Maestro Rabolú, en el año de 1996, le dije:

"Maestro, Usted en el Astral me dijo que Su Real Ser es el Profeta Elías..."

Y el Maestro me respondió:

"Si, así es, el Nombre de Mi Real Ser es el del Profeta Elías, pero no hablo de estas cosas públicamente..."

Varias veces nos confirmó el Maestro aquí en este Mundo Físico, Verbalmente, Personalmente, esta Verdad, la cual ya nos había anunciado en los Mundos Internos Superiores, en el Mundo Astral...

El Maestro nos dijo en varias ocasiones que todo Maestro tiene Dos Nombres: El Nombre del Íntimo que es el Ser, y el Nombre del Real Ser. Nos confirmó que el Nombre de Su Íntimo es el Maestro Rabolú y que el Nombre de Su Real Ser (Logoico) es el del Profeta Elías.

Le dije al Maestro que en Los Mundos Internos, en el Mundo Astral mi Padre Interno me entregó un enorme y antiquísimo Libro, con Letras de Oro en su tapa o portada, cuyo título es "El Árbol Genealógico de la Sabiduría"... Abrí el gran Libro, y ví que al inicio estaban los Nombres Sagrados de los Primeros Maestros, Iniciados o Jerarquías que han venido desde el Inicio de la Humanidad en la Tierra, a Guiar, a Ayudar y a Enseñar a la Humanidad... A medida que iba leyendo el Libro en cada una de sus páginas, aparecían ante mis ojos, los Nombres y la Historia de todos los Grandes Maestros y Salvadores, que han venido a la Tierra: Sus constantes Reencarnaciones, sus muchos y muy variados Nombres... Las continuas Reencarnaciones de "Los Dos Testigos", encontrándose siempre juntos... Ya, Uno como Maestro y Otro como Discípulo... Ya , Uno como Discípulo y Otro como Maestro... pero siempre como "compañeros de trabajo desde tiempo atrás...", como "compañeros muy antiguos... que estamos escalando otra vez las posesiones que poseíamos en aquella época..." (Carta 1693 de 1995) ,para decirlo con las propias Palabras de nuestro Venerable y Amado Maestro Rabolú que nos escribió en las Cartas que nos envió cuando estábamos en misión en el Brasil.

Al llegar a la última página del Gran Libro, ví exactamente al final, Dos Nombres:

"¡Elías y Moisés!"...

Muy emocionado le dije a mi Padre Interior:

"¡Padre, Padre, mira, los dos últimos Nombres que están aquí en el Libro son los Nombres de los Dos Profetas Elías y Moisés!"...

Y mi Padre, sonriendo complacido me dijo:

"¡Sí hijo mío, así es!"...

Al terminar de relatarle lo anterior a nuestro Venerable y Amado Maestro Rabolú, en aquella reunión en la cual estábamos el Maestro, mi persona y mi Esposa, el Maestro nos dijo:

"Son dos Maestros que están cumpliendo Misión: su Padre [Moisés] y el Mío [Elías]..."

Damos Fe, ante Dios y ante la Humanidad, ante el Cielo y la Tierra, de que estos testimonios son Verdaderos.

Algunos años después, y sin tener ninguna información de lo que estaba sucediendo por esos días del mes de Diciembre del año 1999, queríamos con urgencia, regresarnos a volver a trabajar y a vivir en la Ciudad de Bogotá; y al tratar de llegar a un acuerdo con los que nos estaban arrendando o alquilando la casa donde estábamos, les dijimos, que nos teníamos que regresar para Bogotá, porque allá teníamos un Familiar muy querido que estaba Gravemente Enfermo y con peligros de morir...

Aunque no sabíamos absolutamente nada de la situación de Salud del Bodhisattwa de nuestro Venerable y Amado Maestro Rabolú, cuando dijimos eso, nos estábamos refiriendo era a Él..., lo cual, resultó cierto... No mentimos, si bien no sabíamos nada, pero lo que nos hizo hablar así, fue seguramente la Intuición...

Por aquellos días vimos una noticia publicada por la televisión, sobre un Misterioso Objeto Brillante que se vio en el cielo sobre la Ciudad de Bogotá... Recuerdo que le dije a mi Esposa, a nuestro Hijo y a su Esposa que esa Luz era una Señal que anunciaba algo relacionado directamente con nuestro Venerable y Amado Maestro Rabolú...

La noticia hablaba de un extraño cuerpo celeste visto el Viernes 17 de Diciembre del Año 1999, sobre la ciudad de Bogotá. Se informó que unos científicos irían a examinar el vídeo de una filmación de un objeto "demasiado brillante, de más de 100 metros de largo, que generaba su propia luz"... Algunos científicos de Colombia estaban asombrados, pues según se informó "no era un avión, ni un cometa ni ningún otro cuerpo celeste conocido por los astrónomos"... pues no habían visto antes "un caso tan espectacular como éste"... Este misterioso objeto brillante "se desplazaba a gran velocidad, a una altura de 3.500 pies", y sin embargo, "no fue visto por los pilotos de aeronaves comerciales ni captado por el radar de (el Aeropuerto) El Dorado"...

Después de algunas semanas, recibimos la noticia de que nuestro Venerable y Amado Maestro Rabolú había Desencarnado, el día Sábado, "8 de Enero del año 2000"...

No puedo describir aquí el Dolor tan terrible y la Desolación tan espantosa que sentimos...

Volví a sentir una angustia tan grande, como cuando Desencarnó nuestro Venerable y Amado Maestro Samael Aun Weor.

El llanto, la amargura, los remordimientos, han sido y siguen siendo muy amargos...

Se nos fue físicamente, y alzó Su Vuelo, como las "Águilas Rebeldes", para Colgar Su Nido "en las rubias pestañas de los Astros..."

Necesitamos ahora remontar nuestro Vuelo y encontrarlo donde nos espera con ansias, con Infinito Amor, para darnos Su Mano, Sus Enseñanzas, Su Perdón, y Ayudarnos con Su Fuerza, Valor, Fe y Protección, para seguir en el Movimiento Gnóstico de las Dimensiones Superiores de la Naturaleza y del Cosmos... ¡Aunque en realidad es como si no hubiera desencarnado, pues siento Su Viva Presencia ahora con más Fuerza, y mucho más Poderosa que antes!...

Vuelvo a transcribir aquí aquellas palabras que el Maestro nos dijo a finales del mes de Octubre de 1996, cuando le dijimos que le agradecíamos por toda la ayuda que nos estaba dando:

¡Y con mucho gusto se las seguiré dando, porque ahora necesitan mucha Fuerza, porque es muy duro El Camino y necesitan que los Ayude mucho con la Fuerza que se las seguiré dando. Síganle dando duro a la Muerte y al Desdoblamiento Astral, para que puedan ir a cualquier Templo y conversar así como estamos conversando ahora, con cualquier Jerarquía!

Debo decir, que varias veces lo he encontrado, y hemos sido Perdonados... Y puedo dar Testimonio de que nuestro Venerable y Amado Maestro Rabolú, continúa Ayudándonos, como en muchas ocasiones por escrito y verbalmente nos lo prometió...

Aquel "misterioso objeto brillante", nos trae la imagen del Carro de Luz, que arrebató al Profeta Elías en un Torbellino de Fuego...

Algún tiempo después, encarné al Cristo Interior, en el Cuerpo Causal de Oro, en el mes de Septiembre del año 2000. Desde entonces fue creciendo hasta llegar a la "Edad Madura", para vivir la Pasión por el Señor, y el Drama del Calvario, en mi Alma, en mi corazón. Mas mi persona física, sombra pecadora, no tiene ningún valor. Soy tan solamente Su imperfecto instrumento por medio del cual ÉL está realizando la Gran Obra del Padre. Soy, asimismo, el discípulo y fiel servidor de nuestro Señor Jesús El Cristo, de nuestro Amado Gurú el V.M. Moria, de nuestro Venerable y Amado Maestro Samael Aun Weor y de nuestro Venerable y Amado Maestro Rabolú. Y de Sus enseñanzas damos testimonio.

El Kabalista Francés, el Abad Eliphas Levy, refiriéndose a "la llegada de la era mesiánica", escribió en "Claves Mayores y Clavícula de Salomón" en 1860:

"Enoch aparecerá en el año dos mil de la era cristiana. [*] Luego el Mesianismo, del cual tiene que ser el precursor, florecerá sobre la tierra durante mil años. Estas previsiones son el resultado de todas las profecías y de todos los cálculos qabbalísticos..."

[*] (Ver por favor nuestro estudio "Elul 5760", en formato Pdf para descargar.)

Nuestro Señor Jesús El Cristo (el Mesías o Ungido) es el Mesías Supremo, EL CRISTO, El Hijo del Hombre por Excelencia, El Hijo De Dios, El Hijo Unigénito del Padre Celestial Absoluto, que se Encarnó hace unos dos mil años, para La Salvación del Mundo, de toda la Humanidad, y es El Cristo Vivo, que Vive con su mismo Cuerpo Resurrecto e Inmortal con el que Resucitó al Tercer Día de entre los Muertos. Él es el Profeta "igual que" Dios prometido por Él a Moisés, como está escrito en Deuteronomio 18:15; y que es diferente al Profeta prometido por Dios a Moisés "igual que" Moisés del Deuteronomio 18:18. Los "Tres Mesías" son Sus enviados y humildes servidores en la Obra del Padre.

"Mesías" o "Ungido" significa "Cristo", el Cristo Íntimo, Interior, que debemos de buscarlo, encarnarlo y seguirlo dentro de cada uno de nosotros.

Como quiera que nuestro Venerable y Amado Maestro Samael Aun Weor (el Verbo de Dios), nuestro Venerable y Amado Maestro Rabolú (el Profeta Elías) y el Venerable Maestro Thoth-Moisés, han encarnado al Cristo Íntimo, son Tres "Mesías" o "Ungidos", que al venir a cumplir una Misión pública, en sucesivo orden y en una misma época, al cumplirse la llegada del Tercero, y explicarse con las profecías, su venida como Tres Mesías, estas revelaciones son llamadas "Mesianismo", y "era Mesiánica".

Hemos escrito en otros lugares sobre Los Tres Mesías y el Mesías Celeste anunciados en los Textos Esenios hallados en las cuevas de los alrededores de Qumrán, a orillas del "Mar Muerto": El Mesías Rey Sacerdote Guerrero, el Mesías Rey Gobernante, el Mesías Rey Profeta, y el Mesías Celeste o Melkizedek.

El Primer Mesías Rey y Sacerdote Guerrero, se refiere, no al sentido del término "guerrero" meramente literal. sino a Su Misión Espiritual como el "Quinto Ángel del Apocalipsis": nuestro Venerable y Amado Maestro SAMAEL Aun Weor.

"Samael... (es)... el más sabio y el más espiritual de todos los Espíritus..." (H.P. Blavatsky, "La Doctrina Secreta").

En el "Testamento de Leví" (capítulo 8), es Ungido con "tres porciones", siendo la segunda como "Sacerdote", y en la tercera recibe "un nombre nuevo, porque surgirá de Judá como Rey". Más adelante en el capítulo 18, es identificado con la función del Quinto Ángel, donde dice que "Él atará a Beliar", o "Belial", como está escrito en el capítulo 20 del Apocalipsis. Si tenemos en cuenta, también, que nuestro Venerable y Amado Maestro Samael Aun Weor se ha revelado con las siguientes Palabras: "... He aquí el león de la tribu de Judá (el Verbo iniciador de la Nueva Era Acuaria),...", como consta en "El Mensaje de Acuario", "Capítulo XV", "El Libro Sellado", tenemos aquí una clave que lo identifica con el Primero de los Tres Mesías anunciados en los Textos Esenios de Qumrán.

Mas también nuestro Venerable y Amado Maestro Samael Aun Weor es Sacerdote según el Orden de Melkizedek. Porque todo Maestro Cristificado es Ungido Espiritualmente como Sacerdote del Orden de Melkizedek.

En una interpretación de la Profecía de Jacob de Génesis 49:10, en El Zóhar, el Primer Mesías es llamado "el Mesías de la Casa de Judáh", el Segundo Mesías el "Mesías de la Casa de José", y el Tercer Mesías "Shilóh":

"El cetro no partirá de Judá
ni el báculo del gobernante de entre sus pies";
"el cetro" se refiere al Mesías de la casa de Judá,
y "el báculo", al Mesías de la casa de José. "Hasta que viene Shilóh": este es Moisés, siendo el valor numérico de los nombre Shilóh y Moisés el mismo." (El Zóhar).

Estos Tres Mesías trabajan humildemente bajo las Órdenes Superiores de nuestro Señor Jesús El Cristo, y en la Espiritual Orden de Melkizedek, y son Sus enviados en este final de los tiempos.

Estas funciones, identifican claramente a nuestro Venerable y Amado Maestro Samael Aun Weor, con el Primer "Rey Mesías Sacerdote Guerrero" de los Textos de Qumrán.

El Segundo Mesías es llamado el "Mesías Rey Gobernante", con funciones como las de un Nuevo Rey David, que se han correspondido con estas funciones en la Obra y Misión de nuestro Venerable y Amado Maestro Rabolú o el Profeta Elías Reencarnado, que en otras Reencarnaciones -de acuerdo a las explicaciones de Isaac Luria-, el Profeta Elías Reencarnó en el Rey de Judáh Ezequías. Y más tarde en "Mattisyahu" o "Matatyahu", el Sumo Sacerdote Hasmoneo, en una época muy próxima a Su Reencarnación en Juan El Bautista.

El Tercer Mesías es llamado el "Mesías Rey Profeta", claramente identificado con Shilóh o Moisés, y con el "Maestro de Justicia" en el final de los tiempos.

Todo se refiere a la Parte Espiritual, a la Realeza del Real Ser. Pues la parte física o personal, es solamente un instrumento, un guía, un orientador de la parte Espiritual.

Insistimos en la necesidad de comprender que en este final de los tiempos, el "Mesías", el "Ungido" , el "Cristo" Íntimo, Interior, debe de venir dentro de cada uno de nosotros, en nuestra alma, en nuestro corazón, para la salvación de nuestra alma. Todo Iniciado que encarna al Cristo o Mesías Íntimo, Interior, en su corazón, no solamente ha de luchar por la salvación de su Alma, sino que es también su deber, ayudar, como un orientador a otras Almas a luchar, asimismo, por su salvación.

Un Iniciado que encarna al Cristo Íntimo, Interior, es un orientador, un guía, y no quiere que se identifiquen con su persona, porque no debemos ser seguidores de personas. Debemos de buscar a nuestro Padre Interior y Celestial y a nuestra Madre Divina Kundalini, y al Cristo, dentro de nosotros mismos.

El Real Ser, El Padre, el Hijo El Cristo, El Espíritu Santo, la Madre Divina Kundalini, las Partes Superiores del Ser en cada Ser Humano, son Perfectas, son "Dios".

Cuando una persona o Iniciado, comienza a encarnarlas, siendo Perfectas, es como si no lo fueran. Y hasta tanto el Iniciado no haya logrado la eliminación del ciento por ciento de sus defectos psicológicos, las Partes del Ser no podrán expresarse con toda Su Sabiduría y Realeza, sino con todas las limitaciones e imperfecciones de la parte humana terrenal. Si esto es difícil para el propio Iniciado, lo es más para las personas que esperan que sea Perfecto. Y mas si se tiene en cuenta que la disolución de los yoes o defectos más fuertes, difíciles y sutiles, la tiene que realizar el Iniciado, en trabajos esotéricos muy avanzados de la Segunda y hasta de la Tercera Montañas. Es muy diferente con nuestro Señor Jesús El Cristo que ya era un Habitante del Absoluto, un Liberado, que vino ya Perfecto, Completo, y todo lo que realizó fue Vivir el Drama del Cristo, para dejar estas Enseñanzas Esotéricas, como un Drama Público, para toda la Humanidad.

Por eso el "Nacimiento en el Pesebre", indicando la pobreza espiritual del Iniciado cuando en su corazón nace el Cristo Íntimo, rodeado por todos los animales del deseo y de la mente, simbolizados por el "buey" y por el "asno" o la "mula". Luego los "mercaderes del templo" y las multitudes que gritan "crucifixia", son los miles de defectos que cargamos en nuestro interior, y que Él debe eliminar, acompañado y ayudado por la Madre Divina Kundalini. Y aún habiendo sido depositado dentro del Santo Sepulcro, tiene que enfrentarse de instante en instante, en pensamientos, sentimientos y acciones, contra los yoes más difíciles, los "yoes de la cara oculta de la luna psicológica" en los Infiernos de la "Luna Negra". Invitamos al amable lector a leer sobre estos Procesos del Cristo Íntimo, Interior, en las últimas enseñanzas de nuestro Venerable y Amado Maestro Samael Aun Weor, y asimismo en las enseñanzas de nuestro Venerable y Amado Maestro Rabolú el Profeta Elías Reencarnado.

Los dos últimos Nombres que estaban escritos en el final de aquel gran Libro titulado "El Árbol Genealógico de la Sabiduría", que abarcaba toda la Historia desde el Génesis hasta el Apocalipsis, son los Nombres de "Elías y Moisés".

Nuestro Venerable y Amado Maestro Rabolú, lo que más nos exigió y nos sigue exigiendo, es la Muerte de nuestros defectos psicológicos, de instante en instante, de momento en momento, que es realmente lo único que nos sirve en este Camino, como así nos lo dijo nuestro Venerable y Amado Maestro Rabolú en una Carta que nos escribió al Brasil:

"Luis Palacio Acosta
Feira de Santana, Brasil"
"Paz Inverencial!"

"Está viendo usted o le están mostrando lo difícil que es el Camino Directo, pero es el único que verdaderamente nos sirve. Ahí pasa uno miles de pruebas y miles de calamidades, pero hay que tener voluntad de acero para seguir uno adelante, no darse por vencido."

"Tiene que trabajar mucho con la muerte. No olvide este consejo, que lo único que le sirve a uno en este Camino, es la muerte." (Carta "461", con fecha del "29 de marzo de 1995").

Amamos a todos los Seres, a toda la Humanidad.
Cada Ser Humano es también la Humanidad.

"¡Que todos los Seres sean Felices!"
"¡Que todos los Seres sean Dichosos!"
"¡Que todos los Seres sean en Paz!"

De todo Corazón,
Para toda la Pobre Humanidad Doliente,
Luis Bernardo Palacio Acosta
Bodhisattwa del V.M. Thoth-Moisés

Índex -
Guía Práctica del Estudiante Gnóstico